Perforaciones Esofágicas

Perforaciones Esofágicas

Estas lesiones son afortunadamente más bien raras, pues a pesar de todos los adelantos modernos (nuevos antibióticos, soporte nutricional, cuidado crítico) la morbimortalidad sigue siendo importante; por ejemplo el evento es de difícil diagnóstico por lo que este se retarda, además que por otro lado los cirujanos en general no tienen gran experiencia debido a lo poco frecuente de la patología. Con el fin de analizar la experiencia de los cirujanos del Hospital San Vicente de Paúl, Carlos H. Morales, José A. Uribe y Fernando Gómez publicaron un trabajo sobre este tema en la Revista Colombiana de Cirugía.

Lo que los especialistas hicieron fue revisar retrospectivamente las historias de los pacientes que se intervinieron durante 42 meses en la institución universitaria. Las características de los pacientes y de la lesión fueron analizadas estadísticamente con las pruebas apropiadas. Cuarenta y cinco enfermos presentaron trauma esofágico, de los cuales 37 eran hombres y la edad promedio, 31. Hubo trauma penetrante en 75.6%, lesión iatrogénica en 17.8% y por cuerpo extraño en 6.7% de los casos. La mayoría tuvieron perforación del esófago cervical, seguido en frecuencia por el torácico y finalmente por el abdominal. La mortalidad corregida fue del 22.5%. En cuanto a las complicaciones graves, hubo 19 en 15 pacientes que sobrevivieron. El mayor riesgo de complicación lo presentaron los pacientes con lesiones torácicas y los que fueron intervenidos más de 24 horas después de ocurrido el evento; por fortuna, los casos más frecuentes de lesión cervical fueron los que presentaron menor riesgo de morir.