Maniquíes Didácticos

Maniquíes Didácticos

Bogotá. En alguna época en que el editor de Tensiómetro fue encargado del decanato de una importante facultad de medicina, el primer problema que se presentó fue el de la falta de cadáveres para la enseñanza de anatomía. No podía creer que en un país lleno de muertos por la violencia no hubiese cuerpos que se pudiesen utilizar en docencia. Muchos años más tarde –por más veras en Barranquilla, donde nació este editor- se conoció la tétrica historia de unos vigilantes que asesinaban mendigos –llamados acá desechables- para surtir el anfiteatro de anatomía de una universidad local. Este preámbulo nos indica que había un buen mercado para maniquíes didácticos que –sin pasar por estos dramas- podrían adquirir las incontables facultades de medicina y de ciencias naturales que hay en el mundo, particularmente el sub-desarrollado.

El Tiempo trae un artículo del periodista Enrique Patiño sobre laboratorios de simulación que poseen algunas universidades de la capital, que tienen muñecos donde pueden aprender desde poner una inyección hasta atender un parto complicado o descubrir raros males cardíacos. La facultad de medicina de El Bosque –cuenta el cardiólogo Hernando Matiz- tiene cerca de doscientos modelos a escala, para que los estudiantes adquieran habilidades antes de llegar a los escasos pacientes reales disponibles para docencia. Noel simula partos y Harvey sufre de veintisiete cardiopatías congénitas. ¿Sabrán los estudiantes que Sir William Harvey fue un importante fisiólogo que descubrió la circulación mayor? Puede que no. Años después de que el cardiólogo Libardo Meléndez inaugurara un salón con ese nombre para la enseñanza se esta especialidad –tenía equipos especiales- los estudiantes lo llamaban el salón Juan Harvey, confundiendo el nombre del científico inglés con el de un popular periodista colombiano de televisión. Ahora corre el riesgo de convertirse en un fabricante de muñecos. Hay maniquíes para aprender sobre enfermedades del tímpano, retinopatía diabética, para intubación, respiración asistida, para diversas situaciones de emergencia, etc. En la nueva escuela médica de la Universidad de los Andes además de trabajar con muertos como todas las universidades, tendrán un centro de habilidades con maniquíes de diferentes marcas, incluido uno llamado Meti. Este modelo habla, parpadea, respira, responde a anestésicos y medicamentos avanzados, permitirá exámenes en genitales, tendrá cambios de tensión arterial, pupilas que reaccionan ante la luz, computadores conectados en los que se podrá simular una enfermedad, pulso, simuladores de ruido, latidos del corazón y decenas de funciones más.

Existen varias empresas que se dedican a la manufactura de material didáctico para carreras de la salud, ciencias naturales, antropología y en general lo que se pueda manejar con muñecos y programas de computadores. www.meti.com muestra una amplia variedad de lo que se puede comprar, desde luego a precios bastante altos. Están el HPS (simulador de un paciente humano, que tiene intricados programas para casi todas las especialidades y órganos del cuerpo), ECS (para simular lo que se presenta en una sala de urgencias), PediaSIM (para enseñanza de la pediatría), simuladores quirúrgicos que enseñan toda clase técnicas comunes (herniorrafias, safenectomías, la forma de anudar, etc.) y el PelvicExamSIM, para ginecología de consultorio. La región latinoamericana con seguridad representa un estupendo mercado, pues la proliferación de escuelas de medicina y la falta de hospitales universitarios ha multiplicado los clientes potenciales. Aunque no es el ideal, sí es una gran ayuda para evitar exceder el número de personas permitidas dentro de un quirófano, pues estos muñecos sufren eternamente –y hasta mueren, cuando no se toman las medidas adecuadas- y por medio de un clic resucitan, para comenzar de nuevo las prácticas. Y si se rompe –es decir se enferma de verdad- tiene su Gepetto en el servicio de mantenimiento de la compañía Meti.

tenciometro45-fig6tensiometro45-fig6

2 COMENTARIOS

  1. Buenas tardes: estoy interesado en saber si tienen representante en Barranquilla o a cómo me costaría un maniquí didáctico del cuerpo humano.
    Gracias.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!