Repuesta Pulpar a los Cambios Mecánicos y Térmicos

REPUESTA PULPAR A LOS CAMBIOS MECÁNICOS Y TÉRMICOS PRODUCIDOS DURANTE LOS PROCEDIMIENTOS RESTAURADORES

Dra. Carmen Yamili Páez
Dr. Edgar García H.
*Odontólogos de la Universidad Nacional de Colombia

RESUMEN

Este artículo es una revisión bibliográfica que describe la respuesta pulpar ante cambios mecánicos y térmicos iatrogénicamente durante los procedimientos restauradores. Los estudios indican que ante el aumento no controlado de temperatura y el estímulo mecánico se produce una respuesta inflamatoria pulpar, un desplazamiento de los núcleos odontoblásticos hacia los túbulos dentinarios como resultado del aumento de presión pulpar y lesión de la membrana celular. En cavidades profundas se pueden llegar a lesionar directamente las prolongadas odontoblásticas. Estas lesiones pueden ser evitadas usando refrigeración adecuada, no utilizando fresas o instrumentos desgastados, no excederse en la presión y no permitir que se produzca deshidratación dentinal.

Durante la realización de los procedimientos restauradores encontramos diferentes factores que nos pueden llevar a producir alteraciones a nivel de la pulpa dental, dentro de las cuales encontramos:

FACTORES EXOGENOS

A. Física

1.Mecánicas
2.Térmicas
3.Eléctricas
4.Radiaciones

B. Químicas
1.Citocáusticas
2.Citotóxicas

C. Biológicas

1.Bacterias
2.Micóticas

FACTORES ENDOGENOS

• Procesos regresivos
• Idiopáticos esenciales
• Enfermedades generales

En el proceso de realización de cavidades y preparaciones dentarias intervienen factores.

1. Conocimiento de la morfología pulpar y cálculo correcto del corte dentinario.
2. Tipos de material, tamaño, dureza, filo y forma de los instrumentos usados.
3. Velocidad de rotación (medidas en revoluciones por minuto).
4. Duración del tiempo de trabajo activo.
5. Presión empleada.
6. Calor generado por la fricción de los instrumentos rotatorios.
7. Desecación de las preparaciones.

Los principales tópicos investigados son calor producido por la fricción, velocidad, presión y duración en el empleo de puntas, fresas y discos. Refrigeración del calor producidos por medio del aire, agua y desecación de la preparación.

FISIOLOGÍA PULPAR

Sabemos que la pulpa es un tejido conectivo con sus componentes básicos celulares (friblastos, odontoblastos, fibras colágenadas reticulares, elásticas y sustancia fundamental, una irrigación que corresponde básicamente a arteriolas, capilares y vénulas, una inervación parasimpatica colonérgica. (38).

El dolor dentinal es presumiblemente debido a un diminuto flujo a través de los túbulos dentinales abiertos a la pulpa donde se activan fibras Ar las cuales sirven como mecanoreceptores y también debido a la liberación de neuropéptidos que contribuyen a proceso inflamatorio. (38).

La permeabilidad de la dentina es en teoría directamente proporcional al número de túbulos expuestos a su diámetro es inversamente proporcional al grosor de la dentina. (39)

La permeabilidad es muy grande en los cuernos y menos en el centro, este fenómeno no es debido a diferencias en el grosor sino a una propiedad intrínseca de la dentina, por lo tanto las preparaciones dentarias deben evitar las áreas de mayor permeabilidad de la pulpa.

Es muy importante tener en cuenta la estrecha relación que existe entre los odontoblastos y la dentina. Marien y colaboradores (31) encontraron que los odontoblastos a nivel de los cuernos pulpares aparecían alargados como peras y estaban en intimo contacto unos con otros y con la dentina en la zona, a nivel proximal los odonblastos se encontraban menos empacados que a nivel de los cuernos y los espacios intercelulares eran llenados con estructuras fibrilares, a nivel del canal radicular se encontraban ampliamente distribuidos con grandes espacios intercelulares y gran cantidad de material fabrilar.

Se ha demostrado el flujo del líquido de la pulpa a través del esmalte y la dentin (59) (39). Al parecer las moléculas grandes de proteína del liquido, no pueden penetrar la unión odontoblástica.

El corte de los túbulos dentarios o las prolongaciones odontoblasticas, origina cambios en el protoplasma lesionado, que a su vez causa la salida del liquido. El movimiento de líquidos desplaza el núcleo odontoblástico al interior de los túbulos dentarios mediante una acción capilar. (6).

Cuando se examina histológicamente la pulpa dental después de una operación, como el corte dentinario, la capa odontoblastica, subyacente a la preparación muestra cambios característicos que pueden atribuirse al exudado líquido e incluyen: desplazamiento de los núcleos odontoblásticos, alteración de la membrana pulpo-dentaria y diferentes grados de inflamación pulpar. (47).

Se ha observado que el grado de desplazamiento celular de los núcleos odontoblásticos hacia los túbulos dentinarios cortados es la mejor indicación de la gravedad de la inflamación pulpar (58). Ellos consideran que este desplazamiento de células se debe al aumento de la presión intrapulpar por una reacción inflamatoria, y que el edema, la hiperemia y el exudado que se presentan en las proximidades de la pulpa fuerzan literalmente el paso de los núcleos odontoblásticos y los eritrocitos hacia los túbulos dentinarios.

Anexo 3: A continuación consideraremos cada uno de los factores que intervienen durante la presentación dentaria y la respuesta pulpar a cada uno de ellos.

A. EFECTO DE LA VELOCIDAD ROTACIONAL

Entre los trabajos más destacados que analizan el efecto de la velocidad rotacional encontramos el elaborado por Laungelad (25) (23), él estudió las relaciones de 1000 dientes que se debieron ser extraídos posteriormente con fines ortodónticos. Se realizaron preparaciones con velocidades de 6,30 y 300.000 rpm posteriormente fueron extraídos y examinados histopatológicamente con la obtención de los siguientes resultados:

1. A 6.000 rpm, bajo chorro de aire aparecen los capilares llenos de sangre y migración odontoblastica en los canalículos dentinales, cambiando el chorro de aire por uno de agua no aparece reacción alguna.
2. A 50.000 rpm, y chorro de agua continuo, no hubo reacción posible.
3. Con airotor a 300.000 r.m.p., a pesar del chorro de agua puede aparecer una reacción pulpar a nivel de los canalículos seccionados con ocasional migración eritrocítica indicando leve hemorragia y si no es fuerte el chorro de agua, puede producirse migración de los núcleos odontoblásticos.

Stanley mostró que a 20.000 r.p.m. hay daño odontoblástico, se usen o no refrigerantes, sin embargo notó reacciones mucho más intensas en las muestras sin aerosol, con velosidades de 50.000 a 250.000 r.p.m. las reacciones son mínimas si se usa la refrigeración apropiada (56) (54).

Marsland y Shovelten mostraron que las velocidades muy bajas (300-500r.p.m.) reducen las reacciones odontoblásticas o no las causan(29).

Podemos observar que los instrumentos de rotación para cortar la dentina causan una reacción odontoblástica. La magnitud del daño es mayor a velocidades de hasta 50.000 generadas por instrumento operados con turbinas o cuerdas. El daño más leve ocurre con velocidades de 3.000 r.p.m. o menores y de 2.000 r.p.m. o mayores siempre y cuando se use la refrigeración adecuada.

Las velocidades entre 3.000 y 50.000 r.p.m. son las más dañinas a la pulpa inclusive con enfriamiento.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!