Disfunción Temporomandibular

RESULTADOS:

Se evaluaron 160 personas ( toda la población disponible) distribuidas así: 20 estudiantes de primer semestre de Bacteriología , 18 de octavo semestre de Bacteriología (Grupo 1), 6 estudiantes de primer semestre de Bacteriología, 8 de séptimo de fonoaudiologia (Grupo 2), 54 profesionales activas de Bacteriología, distribuidas así: De 5 a 10 años de ejercicio profesional (Grupo 3), de 11 a 15 años (Grupo 5), Mas de 16 años de ejercicio laboral (Grupo 7) y 54 profesionales activas de Fonoaudiologia, distribuidas así : de 5 a 10 años de ejercicio profesional (Grupo 4), de 11 a 15 años (Grupo 6), de mas de 16 años (Grupo 8). Todas las profesionales de Bacteriología y Fonoaudiologia laboraban tiempo completo. Se analizaron los datos pertenecientes al grupo de Bacteriólogas con diferentes tiempos de ejercicio profesional; y posteriormente se compararon los resultados de este grupo poblacional con los provenientes de Fonoaudiologas con tiempos similares de ejercicio profesional.

Al observar los resultados de los grupos de Bacteriólogas según el tiempo de ejercicio profesional, desde estudiantes de primer y octavo semestre, hasta profesionales de más de 16 años de ejercicio profesional, se encontró que a pesar de que las Bacteriólogas con mayor tiempo de ejercicio profesional presentaron mayor frecuencia de signos y síntomas de DTM, y mayor frecuencia de severidad en los diferentes índices, también presentaron una alta proporción de individuos libres de signos y síntomas, así como los grupos de menor tiempo presentaron signos y síntomas de DTM. Razones por las cuales el índice de disfunción clínica, la sensibilidad a la palpación de los músculos de la masticación, ruidos articulares, y desgastes dentarios no evidenciaron relación con el tiempo de ejercicio profesional. Solamente el índice anamnésico parece tener relación con el tiempo de ejercicio profesional (p<0.05). Estos resultados se compararon con los provenientes de un grupo de Fonoaudiologas consideradas no sometidas al factor postural (posición adelantada de cabeza), con tiempos similares de ejercicio profesional. Se compararon los grupos de la siguiente forma: estudiantes de octavo semestre de Bacteriología con estudiantes de séptimo semestre de Fonoaudiologia, Bacteriólogas y Fonoaudiologas de 5 a 10 años, de 11 a 15 y de mas de 16 años de ejercicio profesional.

En la tabla # 1, podemos observar que al comparar las Bacteriólogas con las Fonoaudiologas por grupos según el tiempo de ejercicio profesional, los grupos de Fonoaudiologas, a excepción de las de 5 a 10 años de ejercicio profesional presentaron mayor frecuencia de individuos sanos según el índice de disfunción anamnésica. No se observaron diferencias significativas entre la proporción de Bacteriólogas y Fonoaudiologas con presencia de disfunción leve, mientras que la proporción de Bacteriólogas con disfunción anamnésica severa resultó ser significativamente mayor (p<0.05). Al someter los datos del índice de disfunción anamnésica para todas las Bacteriólogas y todas las Fonoaudiologas a la prueba estadística de Chi- cuadrado, se encontró una dependencia estadísticamente significativa (P < 0,05) entre las variables ocupación y presencia de disfunción anamnésica, lo que indica que la presencia de disfunción anamnésica de DTM podría estar relacionada con el ejercicio profesional. Con respecto al índice de Disfunción clínica, las Bacteriólogas presentaron a excepción de los grupos de estudiantes, menor proporción de individuos sanos que las Fonoaudiologas, mientras que los grupos de Fonoaudiologas presentaron proporciones ligeramente mayores de individuos con disfunción clínica leve; la proporción de individuos con disfunción moderada fue mayor en las Fonoaudiologas en los dos primeros grupos , y mayor en las Bacteriólogas en los dos últimos es decir los de mayor tiempo de ejercicio profesional. A excepción de los grupos de 5 a 10 años de ejercicio profesional, las Bacteriólogas presentaron mayor proporción de individuos con disfunción clínica severa en todos los grupos. Las Bacteriólogas presentaron proporciones significativamente mayores de disfunción clínica moderada y severa ( P < 0,01) y se encontró una dependencia altamente significativa (P < 0,01), entre la presencia de disfunción clínica y el tipo de ejercicio profesional en este caso Bacteriología.

Al observar los resultados de acuerdo a algunos signos y síntomas aisladamente se encontró que teniendo en cuenta la sensibilidad a la palpación y manipulación funcional de los músculos de la masticación y la intensidad de la misma según la escala análoga visual que para efectos de unificación de datos se presenta así:

0 = Ausencia de dolor, 1 = Dolor de 1 a 4 en la E.A.V (Leve), 2 = Dolor de 5 a 7 en E.A.V (Moderado), 3 = Dolor de 8 a 10 en la E.A.V (Severo). Al comparar los grupos de Bacteriólogas y Fonoaudiologas con tiempos similares de ejercicio profesional, todos los grupos de Fonoaudiologas presentaron la mayor frecuencia de individuos sin dolor a la palpación, el dolor leve se presentó en algunos grupos con mayor proporción en Bacteriólogas y en otros con mayor proporción en Fonoaudiologas; mientras que el dolor moderado y severo a la palpación muscular se presentó con mayor frecuencia en todos los grupos de Bacteriólogas. Es así como las Bacteriólogas presentaron una proporción significativamente mayor (P<0.01) de individuos con sensibilidad moderada y severa a la palpación que las Fonoaudiologas y se observó una dependencia altamente significativa ( P < 0,01) entre las variables ocupación y sensibilidad a la palpación de los músculos de la masticación, la cual estuvo mas asociada a las Bacteriólogas. Algo similar sucedió con la cantidad de músculos sensibles a la palpación: 1 a 5, 6 a 10 y más de 11 músculos sensibles, se encontró que los grupos de Fonoaudiologas presentaron la mayor frecuencia de individuos sin dolor y con dolor en 1 a 5 músculos a excepción del grupo de 11 a 15 años de ejercicio profesional. Mientras que los grupos de Bacteriólogas presentaron proporciones mayores de individuos con dolor a la palpación en 6 a 10 y en más de 11 músculos; se encontró significancia (P<0.05) entre las proporciones de Bacteriólogas y Fonoaudiologas con dolor en 6 a 10 músculos y mas de 11 músculos, siendo siempre mayor la proporción de Bacteriólogas con dolor en esta cantidad de músculos. Para la presencia de ruidos articulares no se evidenció diferencia estadísticamente significativas ( P > 0,05) entre las proporciones de Bacteriólogas y Fonoaudiologas con ruidos articulares, al igual que la presencia de desgastes dentarios.

Con respecto a la Anamnesis cervical se encontró que a excepción de los grupos de estudiantes, los grupos de Fonoaudiologas presentaron proporciones mayores de individuos sanos y con disfunción anamnésica cervical leve que los grupos de Bacteriólogas, la disfunción anamnésica cervical severa fue referida en mayor proporción en todos los grupos de Bacteriólogas. Las Bacteriólogas presentaron proporciones de disfunción cervical severa significativamente mayores (P<0,05) que las Fonoaudiologas y la prueba estadística Chi cuadrado mostró una relación altamente significativa (P<0,01) entre el tipo de ejercicio profesional y la disfunción anamnésica cervical, siendo mayor en las Bacteriólogas a . Sin embargo excepción de las estudiantes todos los grupos de Fonoaudiologas, presentaron con mayor frecuencia sensibilidad leve y moderada, a la palpación de los músculos cervicales, mientras que la sensibilidad severa se presentó en mayor proporción en los grupos de Bacteriologas, hallazgos no significativos (P>0,05). Las Fonoaudiologas presentaron mayor frecuencia de individuos con rango normal de movimiento de la cabeza, mientras que el rango reducido en los movimientos de la cabeza y la restricción severa fue mayor en los grupo de Bacteriólogas. Las Bacteriólogas presentaron una proporción significativamente mayor de individuos con restricción severa en los movimientos de la cabeza que las Fonoaudiologas. Sin embargo no se encontró una relación estadísticamente significativa ( P> 0,05) entre el tipo de ejercicio profesional y el rango de movimiento de la cabeza.

DISCUSIÓN:

Laskin, en 1969 escribió “hay dos aspectos para un manejo exitoso en cualquier proceso patológico: el primero es establecer un diagnóstico acertado y el segundo es el entendimiento de su etiología, para que pueda formularse un plan de tratamiento racional”. Desafortunadamente en el manejo de muchos problemas que involucran la Articulación Temporomandibular, no se ha logrado el éxito en ninguno de estos dos aspectos. Una postura normal observada de lado debe verse como una línea que puede dibujarse aproximadamente interceptando oreja, hombro, cadera, rodilla, y tobillo, y sentado debe tener la misma relación entre oreja hombro y cadera; vista de frente la postura normal presenta la cabeza erguida y derecha, los hombros a la misma altura, y las caderas al mismo nivel. El oficio de las Bacteriólogas clínicas requiere de posiciones rígidas de cabeza adelantada. Si la cabeza se flexiona hacia delante las partes blandas submentonianas tienden a desplazar la mandíbula hacia adelante de su posición postural; posición que deberá ser compensada por los músculos elevadores mandibulares5 . La posición de cabeza y hombros hacia adelante genera un biomecanismo inapropiado, lo cual dará lugar a palancas que ejercen múltiples cargas a los sistemas articulares , si el comportamiento es crónico y se repite habitualmente en el tiempo, el sistema puede iniciar procesos remodelativos o romperse, lo cual depende de la intensidad, dirección, y frecuencia de la carga, y de la susceptibilidad del huésped. Won you Lee y col. reportaron hallazgos mixtos en cuanto a las medidas que determinan la posición de la cabeza con respecto al cuerpo y la presencia de DTM, a excepción del ángulo oído-séptima vertebra-y plano horizontal, no encontraron diferencias estadísticamente significativas para la posición de la cabeza entre un grupo de pacientes con DTM y un grupo control, mientras que Zonnenberg 16 después de medir en fotografías las relaciones entre la línea bipupilar los hombros y la cadera, dorsal y frontalmente, en pacientes con y sin DTM, concluyó que hay una diferencia significativa de los parámetros posturales entre individuos con DTM, y sin DTM, al igual que Urbanowicks 17, determinó que un hallazgo común en los pacientes con disfunción craneocervical, es la presencia de una posición adelantada de la cabeza, lo cual determinará la posición de la mandíbula en relación al cráneo. En este estudio aunque el propósito no fue establecer si anatómicamente existía una posición anterior de la cabeza, se consideró que el oficio podría ser el responsable de mantener dicha posición, y se evidenció que posiblemente la postura mantenida por las Bacteriólogas podría generar un biomecanismo que altera las cargas en el sistema, lo cual daría explicación a la mayor prevalencia de signos y síntomas en esta población al compararla con una población no sometida a dicha postura. Los resultados sugieren que los imbalances posturales en los pacientes se convierten en la base para desarrollar DTM, así como lo afirma Mannheimer 4 las anormalidades posturales que producen hiperactividad muscular pueden alterar las relaciones anatómicas normales entre la cabeza el cuello y los hombros, y frecuentemente se convertirán en la fuente primaria de dolor y disfunción craneocervical. A pesar de lo anterior, en este estudio es de destacar que dentro de la misma población sometida por su oficio a posiciones adelantadas de cabeza ( Bacteriólogas), si bien se presentaron diferencias que evidencian un aumento de la sintomatología en el tiempo, estas diferencias no fueron en su mayoría significativas, lo cual nos lleva a pensar en factores individuales que varían la respuesta del sistema a la alteración de las cargas. Retomando los estudios de Miralles 10 , podría afirmarse que a pesar de que experimentalmente se registran cambios EMG, en las actividades de los músculos de la masticación , al cambiar la posición de la cabeza, dichos cambios podrían a la luz de los resultados de este estudio ser compensados por el organismo de manera adaptativa.

CONCLUSIONES:

El índice de disfunción anamnésica, la sensibilidad a la palpación de los músculos cervicales, y la disfunción anamnésica cervical evidenció relación entre la frecuencia de síntomas de desordenes temporomandibulares y el tiempo de ejercicio profesional.

Se encontró diferencias entre las proporciones de Bacteriologas y Fonoaudiologas para la presencia de disfunción anamnésica severa, disfunción clínica moderada y severa, sensibilidad muscular moderada y severa, cantidad de músculos sensibles ( 6- 10, 11), disfunción cervical leve y severa, y restricción severa en los movimientos del cuello, siendo mayor la proporción de Bacteriologas.

Se evidenció dependencias entre la disfunción anamnésica, disfunción clínica, sensibilidad muscular, y disfunción cervical con la ocupación. ( Bacteriologas)

Comentarios, sugerencias u opiniones sobre los artículos publicados en esta revista dirigirlos a la doctora Dora Cardona Rivas:
E-mail: [email protected]

REFERENCIAS

1 MONSON, G.S, Applied mechanism to the teory of mandibular movement, EN: Dent Cos. 1932; 74(11): 1039-1053.
2 SHERRINGTON, CS, Reflexes cheitable in the ear from pinna, vibrissaie and jaws, EN : J Physiol Lond. Citado por WALLACE, C, BDS, MDSc. Management of craniomandibular disorders. Part 1 : A craniocervical Dysfunction Index, EN : J. Orofacial pain. Vol 7 No 1 1993.
3 HASSLER, R, Walker AE, Trigeminal Neuralgia. Philadelphia , W.B. Saunders Co. , 1970.Citado por MANNHEIMER, Jeffrey S, and Regina M. Rosenthal, Acute and Chronic postural abnormalities as related to craniofacial pain and temporomandinular disorders, EN : Dental clinics of North Ameririca- Vol 35, N 1, 1991.
4 MANNHEIMER, Jeffrey S. Acute and chronic postural abnormalities as related to craniofacial pain and temporomandibular disorders, EN: Dental clinics of north America. Vol 35 # 1. 1991
5 HUGGARE, Jan, Head Posture and cervicovertebral and craniofacial morphology in patients with craniomandibular dysfunction, EN : Journal of Craniomandibular Practice. Vol 19, No 3. July 1992
6 LEE, Won You, The relationship between forward head posture and temporomandibular disorders, EN : Journal of Orofacial Pain. Volume 9, Number 2, 1995.
7 HACKNEY, Jim, Daniel Bade et al, Relationship between forward head posture and diagnosed internal derangement of the temporomandibular joint, EN: Journal of orofacial pain. Vol 7, No 4, 1993.
8 PALAZZI, Carmen y Col, Body position effects on EMG Activity of Sternocleid and masseter muscles in patients with myogenic cranio-cervical-mandibular dysfunction, EN : Journal of Craniomandibular practice. Vol 4, No 3. July 1996.
9 WIJER, Et al, Symptoms of the cervical spine in temporomandibular and cervical spine disorders. Vol 23 1996.
10 BAZZOTTI, Lorenzo, Mandible Position and head posture : Electromyography of sternocleidomastoids, EN : Journal of Craniomandibular practice. Vol 16, No 2. April 1996.
11 HEISE, Andrew, Incidence of Temporomandibular Joint Symptoms Following Whiplash Injury, EN: Journal of Oral Maxilofacial Surgeon. 1992
12 TADDEY, John, Musicians and temporomandibular disorders: Prevelence and occupational etiologic considerations, EN : Journal of craniomandibular practice. July 1992. Vol 10, # 3.
13 KOVERO, Outi and Mauno Kononen, Signs and symptoms of temporomandibular disorders and radiologically observed abnormalities in the condyles of the tempormandibular joints of professional violin and viola players, EN: Acta odontologica scandinava. 1995.
14 HELKIMO, Martti, Studies on function and dysfunction of the masticatory system. Swed, EN : Dent j. 67 165- 182 1974.
15 OKESSON, Jeffrey, Orofacial Pain Guidelines for assessment, Diagnosis, and management. Quintessence publishing. 1996
16 ZONNENBERG, Van Maanen, Body posture photographs as a diagnostic aid for musculoskeletal disorders related to Temporomandibular disorders. EN: Craniomandibular practice. July 1996.
17 URBANOWICKS, M: alteration of the vertical dimension and its effect on head and neck posture. EN: J. Craniomandibular practice 1991; 9.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!