Descripción de las Relaciones Óseas

DISCUSIÓN

Diversos y variados estudios han hecho relación al plano SN (base de cráneo), dentro de sus análisis, puesto que según la embriología medica de José Hib, la base craneana es un factor significativo en el desarrollo de la cara, puesto que su crecimiento actúa como un estímulo que influencia al complejo nasomaxilar.

Al comparar los valores obtenidos en la distancia Silla-Nasion en la población de niños de la comuna uno de Manizales con los registrados por los estudios de Riolo y Bolton, se observa que el estudio de Riolo y Col. reporta una base de cráneo de mayor longitud tanto para hombres como para mujeres. El comportamiento de esta medida en relación con el estudio de Bolton en 1975, es muy similar tanto en hombres como en mujeres.

Esto indica que los niños de la comuna uno de la ciudad de Manizales presentaron un crecimiento menor de la base del cráneo en sentido anteroposterior en relación con los niños de ascendencia americana, que fueron los utilizados en el estudio de Riolo. Esta marcada diferencia se debe probablemente al tipo de raza presente en cada estudio, además de las características significativamente diferentes en cuanto a nutrición, situación geográfica, clima, estilo de vida, etc. y demás que pueden ejercer variación en el crecimiento y desarrollo craneofacial.

El hecho de que no hayan sido tenidos en cuenta los mismos criterios de inclusión en cada uno de los estudios y que el tamaño de las muestras sean diferentes, también pudo llevar a encontrar poco relación entre sí; aunque las edades utilizadas fueron las mismas.

Además del plano SN que presentó la mayor diferencia en relación con las medidas presentadas en anteriores análisis, se debe decir que variables como los planos Ena-Enp, GoGn, GoCc, NEna, EnaMe, presentaron también valores menores que los mostrados en las tablas de Riolo, Steiner, Moyers, McNamara y Stuart.

Enlow, en su libro sobre crecimiento craneofacial expone que el crecimiento de los huesos del complejo nasomaxilar es de origen intramembranoso y que se ve afectado por el crecimiento cartilaginoso de la base craneana ya que existe una teoría que dice: cuando hay crecimiento por aposición de hueso existe desplazamiento. Por lo tanto es posible que al existir poco crecimiento cartilaginoso de la base craneana, según las medidas de este estudio, va a existir poco desplazamiento en el maxilar superior, subsecuentemente en mandíbula y estructuras adyacentes. Probablemente esto significaría que la población de 6 años de Manizales presenta un crecimiento más lento y/o menor que los niños escogidos para las muestras de los análisis anteriormente mencionados, resultado que se ve apoyado en lo encontrado por Lema y Col. en 1968, que destacan que los factores ambientales (nutrición, clima, enfermedades.) pueden retrasar a acelerar el proceso de crecimiento.

Existe la presencia de medidas similares entre este estudio y los ya mencionados. Las similitudes se presentan en variables que indican relaciones anteroposteriores como lo son los ángulos SNA, SNB y ANB. Esto indica que el crecimiento del maxilar superior e inferior con relación a la base del cráneo es proporcional en los grupos que se compararon. Esto es debido, probablemente al crecimiento y desarrollo autóctono y propio de la raza humana en toda su dimensión.

Un hecho de suma importancia encontrado en este estudio y al compararlo con el de Riolo y Col. entre 1953 y 1974, radica en la diferencia existente entre las medidas angulares que indican crecimiento en sentido vertical en la investigación puesto que presentan valores mas elevados, lo que lleva a poner en discusión el hecho de que los niños de esta edad en la población de la comuna uno manizaleña presentan una tendencia mayor hacia el crecimiento en sentido vertical que en sentido anteroposterior.

De acuerdo a un estudio del CES en 1993, realizado en la población de Damasco-Antioquia, se encontró que el crecimiento y desarrollo es un fenómeno sistemático gradual y multifactorial cuyas expresiones a nivel individual muestran gran variabilidad. En este caso, al comparar los valores obtenidos Silla-nasión en la población de la comuna uno de la ciudad de Manizales con los del estudio del CES, se encontró que presentan valores muy similares haciendo la comparación con los hombres. Por el contrario, las mujeres reportan una base de cráneo menor que la de las mujeres de Damasco-Antioquia.

Palacino y Arias en 1996, refieren que el crecimiento en sentido anteroposterior es mayor en hombres que en mujeres, y que esta diferencia se empieza a marcar a partir de los 4 años de edad. De acuerdo a esta apreciación, se encuentra que se hace real para el tamaño de la base del cráneo, no así para la longitud del maxilar superior e inferior en los cuales, las mujeres presentan medidas mayores a las de los hombres, aunque no de una manera estadísticamente significativa. Además, los tercios faciales son de mayor longitud en mujeres que en hombres según los resultados encontrados en esta investigación. Esta diferencia de resultados con los estudios de Palacino y Arias, puede tener su fundamento científico en los resultados expuestos en un estudio cefalométrico longitudinal realizado por estudiantes del CES, entre 1992 y 1996, donde anotan que tradicionalmente se ha dicho que los picos de crecimiento facial se logran durante la adolescencia, pero que su estudio demuestra que hay individuos con incrementos notables alrededor de los 6, 7 y 9 años de edad. También, puede ser un fundamento para esta discusión lo encontrado por Echeverry en 1989, donde encontró que el pico máximo de crecimiento y desarrollo craneofacial se daba en edades más tempranas en las mujeres.

De acuerdo a la expresado por McNamara sobre la longitud del tercio facial inferior, en el cual los hombres presentaban medidas mayores que las mujeres, 59.9 mm y 57.2, respectivamente; podemos pensar en la diferencia que presenta esta población con la estudiada por McNamara. En la población de la comuna uno de Manizales, las mujeres presentaron una longitud de tercio inferior mayor que la de los hombres, siendo en las mujeres de 59.7 y en los hombres de 58.5.

Existe diferencia entre los niños evaluados por McNamara y los de este estudio, tal vez, por que la muestra fue mucho menor a la nuestra (111-139) y/o porque dentro de las características manejadas para escoger los niños por McNamara estaba que debían ser con buena oclusión y caras balanceadas. En nuestro estudio no eran requisito para participar.

Desafortunadamente, en Colombia no existen estudios como el propuesto en el que hayan analizado las variables cefalométricas, por medio de programas estadísticos que faciliten el análisis multivariado de los datos en los niños de 6 años. Esta situación no facilita la discusión con otros autores y nos obliga a concluir, únicamente, con los resultados encontrados.

Por todo lo relacionado a lo largo de esta investigación, se concluye que las medidas en sentido anteroposterior como el Plano SN, EnaEnp y GoGn; y medidas en sentido vertical como los ángulos SNGn, SNEnaEnp, SNGoGn, SNFrankfort y SNOclusal, son las que presentan mayor variación.

Además, el grupo de niños de la comuna uno de la ciudad de Manizales que hicieron parte de esta investigación presentan una tendencia significativa al crecimiento en sentido vertical más que en sentido anteroposterior.

Los promedios internacionales para los ángulos SNA, SNB y ANB propuestos por Riolo y col en 1974 son aceptados para nuestra población.

BIBLIOGRAFÍA

* BHOPAL, R y RANKIN, J. Concepts and terminology in ethnicity, race and health: be aware of the ongonig debate. En : British Dental Journal University of New Castle. Vol. 186, No. 10 (may. 1999). Inglaterra. 1999.
* ENLOW, Donald H. Crecimiento Maxilofacial. Philadelfia : Editorial Interamericana. 1992. Pág 378-391
* HIB, José. Embriología Médica. Bogotá : Interamericana –McGraw Hill. Quinta Edición. 1993. Pág. 53-60
* MOYERS, Robert E. Manual de Ortodoncia. Chicago : Editorial Medica Panamericana. 1992. Pág 58-61.
* PALACINO, D.C y ARIAS, M.I. Estudio cefalométrico en niños con dentición decidua entre los 3 y los 5 años de edad del municipio de Envigado. En : Tesis de Postgrado. Medellín. 1996.
* RIOLO, M.L; et al. An atlas of craniofacial growth cephalometrics standars from the University School Growth Study, the University of Michigan. En : Craniofacial Growth series. 2da. Edición. (1974). Michigan. Pág 221-230.
Comentarios, sugerencias u opiniones sobre los artículos publicados en esta revista dirigirlos a la doctora Dora Cardona Rivas:
E-mail: [email protected]

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!