Concepto de Salud de Diferentes Cabezas Medicas

11 MORIN E. 1995. Sociología. Madrid: Tecnos.
12 CARDONA D. Y col. 1998. La salud: Una experiencia de satisfacción vital. Trabajo de investigación presentado en las IX jornadas de Epidemiología. Santafé de Bogotá.
13 MORIN, E. 1994. El Método. El conocimiento del conocimiento. Madrid: Ediciones Cátedra S.A.
14 LOSEV A.F. 1998. Dialéctica del Mito. Traducido del texto Dialektika Mifa por Marina Kuzmina. Santafé de Bogotá: TM Editores e Impresores.
15 MORIN, E. 1990 . Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Gedisa. .
16 FRITJOF C. 1985 El punto crucial. Ciencia, Sociedad y Cultura Naciente. Barcelona: Integral.
17 Texto de Valorie Hunt citado por BRENAN A. Viviendo en un planeta de energía.
18 Conceptos expresados por un Jairo Lizaralde pastor de una comunidad religiosa que practica la sanación.
19 SHRIVER, JR. DW. 1980.. The interrelationships of religion and medicine. In :Medicine and Religion. Some definitions and goals, en Shriver, Jr. DW ed. Medicine and Religious Strategies of Care. Pittsburgh, Pensylvania, University of Pittsbourgh Press. Citado en Memdicina y Sociedad: las corrientes de pensamiento en el campo de la salud. Tomado de: Educación Médica y salud. 1983 17: 363-397
20 LA PATRA, J Healing. 1978. Nueva York: McGrawHill. Citado en: Educación Médica y salud. 1983 17: 363-397.
21 SANCHEZ G. M. El concepto de Salud: Análisis de sus contextos, sus supuestos, sus presupuestos y sus ideales. Departamento
22 SAGRERA F.J. 1991. Diagnóstico por el iris. Enciclopedia de Medicina Natural. Colombia: Ediciones Lerner Ltda.
23 CONGHUO T. 1992. 101 Enfermedades tratadas con Acupuntura y Moxibustión. República Popular China: Ediciones en lenguas extranjeras.

3. RESULTADOS

Es bastante común en nuestro medio que al hablar de salud, encontremos entre los profesionales que la ejercen desacuerdos de diferente naturaleza. Ello se debe a que si bien etimológicamente la palabra salud deriva del latín “saluus”, (del griego:olos) que significa todo y hace referencia a una condición ideal total, los conceptos de salud han tenido históricamente diferentes definiciones, contextos y presupuestos que revelan las cosmovisiones dominantes en un momento y un tipo de sociedad determinado.

1. Entre las definiciones se encuentran aquellas:

· que se restringen solamente a lo corporal, y que tienen una gran tradición histórica desde la antigüedad;
· las que incluyen los factores psíquicos
· las que incluyen los aspectos sociales como la promulgada por la OMS en 1946, la salud como bienestar y
· las definiciones influídas por los anhelos de calidad integral de la vida

2. Igualmente, salud tiene una significación u otra dependiendo del contexto en el que se use: médico asistencial, económico-político,filosófico y antropológico y el ideal o utópico.

Entendiendo las variaciones de la idea de salud como proceso y resultado de los diferentes contextos histórico-culturales, hoy, en Colombia y en general en los países subdesarrollados se requiere una nueva mirada, una nueva perspectiva, que por utópica que parezca permita trascender al mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones. Cuanto más estudiamos la salud humana más nos percatamos que esta se constituye en un asunto que no puede ser comprendido fuera de la vida misma, aisladamente.

Los conceptos básicos, el lenguaje científico, el modo de pensar (racional, analítico, lineal y reduccionista de la tradición positiva) son inadecuados para comprender la vida y en ella la salud. El énfasis sobre las partes producto de la modernidad y de la explosión del conocimiento: mecanicista, atomista y reduccionista ha venido siendo reemplazado por un enfoque sistémico1 . Hoy no podríamos hablar del hombre y de la salud al margen de la discusión actual, que intenta superar la compartimentalización que de la vida humana ha hecho la ciencia, en la medida que a mayores niveles de profundización en los objetos de estudio de las disciplinas, mayor fragmentación de lo humano, mayor conocimiento de las partes y menor comprensión sobre el todo. Lo que hoy requerimos es buscar relaciones entre sistemas “reemplazando la concepción “estratigráfica” de las relaciones que guardan entre sí los aspectos de la existencia humana” (Geertz C., 2000)2

El ser humano es proceso y resultado de las relaciones entre dos sistemas hipercomplejos (Morin E., 1980, p 482 )3 , cuyo fin es vivir, sobrevivir, acceder a una vida buena. En este contexto, la salud es condición sinequanon de la vida misma. La salud es condición de la vida de cada día, de todos los días. El fin de la

Para la comprensión de la SALUD como condición inherente a la vida misma, debemos hacer relación a los sistemas del ser humano a los que alude Morin. Los dos tipos de sistemas son el sistema biológico y el sistema cultural. Ambos son sistemas abiertos al flujo constante de materia, energía e interacciones con el medio. Tanto en el uno como en el otro, lo esencial no es lo estructural funcional sino los procesos y relaciones entre procesos realizados entre los componentes de cada sistema y entre los sistemas.

El sistema biológico está constituído por los subsistemas: digestivo, excretor, respiratorio, locomotor, a través de los cuales, el hombre, se vincula a la cadena trófica en la cual se encuentran todos los seres vivos; los subsistemas endocrino, inmunológico y nervioso y reproductor a través de los cuáles responde a los estímulos y condiciones ambientales para supervivir y dar la vida.

Característica esencial del sistema biológico es la red de interacciones entre los subsistemas que mantienen el sistema en un estado de equilibrio dinámico. Uno de los ejemplos de las relaciones entre los subsistemas nervioso, endocrino e inmunológico, del sistema biológico en el hombre, ha sido bellamente descrito por Capra (1998).

“Al interconectar células inmunológicas, glándulas y cerebro, los péptidos forman una red psicosomática que se extiende por todo el organismo. La mayoría de las señales procedentes del cerebro son transmitidas por péptidos emitidos por células nerviosas…Los péptidos son la manifestación bioquímica de las emociones…las células de defensa tienen receptores para los péptidos y a la vez los producen… Las percepciones sensoriales, todos los pensamientos y de hecho todas las funciones corporales estarían teñidas por las emociones, puesto que en todas ellas intervienen los péptidos”5 (p294). ….”la inteligencia, la memoria, las decisiones humanas no son enteramente racionales, sino que estan siempre influenciadas por emociones como sabemos por nuestra propia experiencia. Nuestro pensamiento está siempre acompañado de sensaciones y procesos corporales….(p86). Las emociones, se viven,.son dinámicas que están en continuo flujo, que tiene que ver con lo que las personas hacen en el mundo, con las relaciones con los demás, con el proceso de vivir.

Cada uno de los componentes o subsistemas del sistema biológico constituyen estructuras de diferentes niveles, formando cada uno un todo y siendo simultáneamente parte del todo superior: el hombre.

Diríamos con Maturana6 : “Todo depende de todo. Dada la multidimensionalidad de lo humano –instintos, huesos, emociones, quehaceres, acciones, fracturas, dolores, alegría, rubios, negros, rojos, blancos, flacos, grandes, insolentes, tímidos, fuertes, paganos, puritanos- “el convivir que conserva el gozo de vivir”, como dices, sólo puede darse en la cooperación, en la ternura, en el respeto por la diferencia. Nada peor que la indiferencia, el no oírse, el no tocarse, el no mirarse, el no verse. El convivir se da en el espacio emocional, como tú dices, en el “coemocionar armónico”.

Al iniciar a hablar del hombre asumimos con Morin, que, el hombre es un ser biológico y cultural, en el que estos dos constituyentes se remiten y coproducen mutuamente. Aludiremos ahora a lo cultural. Todas las dimensiones del comportamiento humano, afectivas, intelectuales, espirituales y culturales son producto de la evolución biológica; pero la cultura da lugar a características originales que retroactúan sobre el ser biológico. “Todo lo que es biológico en el hombre está al mismo tiempo embebido, enriquecido, mezclado con la cultura, y forma parte de la cultura…. Se puede decir incluso que lo más irremediablemente biológico es al mismo tiempo lo más irreductiblemente cultural” 7 . Lo biológico se inscribe en un proceso histórico-cultural, social y abierto a la influencia de múltiples elementos en permanente relación. En la vida, la salud, como su condición necesaria y suficiente está permanentemente atravesada por las tensiones y conflictos propios de la sociedad y la cultura.

Por ello, el proceso biocultural hace parte del devenir cotidiano de las personas, los grupos y la sociedad: lo humano, la vida de las ideas, del espíritu y de la sociedad se configuran en lo cultural. A través de las interacciones comunicativas y de las asociaciones entre las personas ….. emerge la sociedad, cuyas cualidades, retroactúan sobre los individuos transformándolos en miembros de la misma. Tales “interacciones no sólo son cooperativas/solidarias, sino también concurrentes/antagonistas, y producen dominaciones, sojuzgamientos y sometimientos”8 (p 294). Cada individuo social lleva en sí la presencia del ser societal, a través de la cual la sociedad se afirma a sí misma. . En el sistema social, los individuos dependen de la sociedad y la sociedad depende de ellos. Individuo y sociedad interactúan y se coproducen.

Para Morin9 , la cultura pone en comunicación una experiencia existencial con un saber constituído (lenguaje, sistemas de signos y símbolos extralinguísticos) que constituye los patrones, marcos y estructuras de las relaciones hombre-sociedad.-mundo. “La cultura aparece ligada a la organización autoperpetuadora o autodesarrolladora de la sociedad (no es una superestructura)”10 (P149). La sociedad, está constituída por las interacciones, y estas interacciones producen un sistema social, que retroactúa sobre sus constituyentes, sobre la organización, la producción, reproducción de las interacciones y en la autoproducción y reorganización del sistema social. Como sistema abierto, la sociedad se encuentra en permanente relación entre sus componentes y el entorno, lo cual la ubica dentro de una categoría más compleja aún que es el ecosistema.

Este proceso de complejización creciente de las sociedades humanas lleva a considerar, hoy, al sistema social como sistema cultural y a éste como un sistema de carácter hipercomplejo, abierto, en el que se entrecruzan la reproducción económica, política, religiosa, social en interacción permanente, generadores de conflicto y desorden que desencadenan la autoorganización, la retroalimentación y el equilibrio dinámico. En este proceso los desórdenes que funcionan en una sociedad, generan procesos permanentes de reorganización. Las perturbaciones que provienen del entorno natural, la degradación de las herramientas y artefactos creados por el hombre, los antagonismo entre individuos , grupos y clases de una sociedad, la muerte de los individuos son elementos esenciales para la renovación social y la reproducción cultural a través de la socialización, el aprendizaje y la educación. La desorganización o desintegración del sistema, genera una nueva reorganización11

Con base en los sistemas que configuran la vida humana (sistema biológico y el sistema cultural) y su condición, la salud, las concepciones de los diferentes grupos humanos coinciden en la idea de complejidad. No se puede entender la salud en términos de elementos separados, porque en ella se incorporan la experiencia de la satisfacción de las necesidades materiales (básicas), afectivas, sociales y espirituales12 ; las relaciones con el entorno natural y social se influyen mutuamente. La experiencia más completa de salud se alcanza cuando estas dimensiones están bien equilibradas e integradas.

Las partes, aunque dotadas de relativa autonomía, establecen redes intercomunicativas que implican el intercambio de organización y son capaces de dar cuenta del todo.

Como ejemplo de las complejas redes de interacción existentes en los seres humanos, entre cerebro y espíritu, se ha establecido que las depresiones psicológicas afectan negativamente al sistema inmunológico; los estados psicológicos dependen de determinados complejos neuronales como la serotonina; las enfermedades espirituales pueden convertirse en enfermedades corporales (piscosomáticas); la hipnosis puede desencadenar alteraciones fisiológicas y somáticas; la autoeducación de la voluntad puede controlar los latidos del corazón; los tabués y maldiciones pueden matar o la fe curar13 (p.82).

Los descubrimientos realizados sobre la complejidad y amplitud de la red psicosomática, desde principios de los años ochenta, llevan a reconocer como cada uno de los eventos que tienen lugar en el proceso de despliegue de la vida humana hacen parte de la salud humana.

La complejidad e integralidad de la vida humana, es sentida desde diversas perspectivas, expresa Losev14 “Se dice que la gripe se origina en el resfriado. No sé. Quizás es así. Pero que el mismo resfriado resulta de un estado anímico, de una contrariedad o una desgracia – esto lo he vivido muchas veces. Usualmente, cuando comienzan a echarlo a uno del trabajo, allí mismo se resfría uno…..Se dice que lo psíquico no ocupa espacio, que no tiene extensión ¿pero cómo es posible? Yo, o cualquier otro distinguimos perfectamente el dolor sordo del dolor agudo, el cortante del punzante, el dolor de los huesos de un pinchazo, etc, etc. ……. Usted probablemente dirá que el alma no puede caer a los talones. En lo que a mí se refiere, -ay- demasiadas veces se me ha caído el alma a los pies, como para que yo lo tomara como una metáfora o una mentira” (p71).

La relación entre los sistemas biológico y cultural involucrados en la salud, es reconocida de diversas maneras en los llamados sistemas médicos, entendidos estos, como sistemas culturales a los que subyacen realidades simbólicas al interior de los cuales se percibe, interpreta e interviene sobre los procesos que interfieren con la salud.

A continuación, se muestran algunas de las concepciones predominantes en algunas de las prácticas médicas, ninguna de las cuáles agota por sí misma la complejidad de la salud. Su articulación en una visión compleja, nos permite conceptualizar una visión sistémica de la salud en la cual cobran vida los principios: hologramático, dialógico y recursivo del paradigma de la complejidad planteado por Morin.

Veamos expresiones del principio hologramático.

El principio hologramático alude a la relación parte-todo: el todo está en la parte y la parte está en el todo. La riqueza de las organizaciones hologramáticas consiste en que cada célula u órgano es singular y original, al mismo tiempo que contiene los caracteres generales del sistema viviente como un todo. “La idea de holograma trasciende el reduccionismo que no ve más que órganos y sistemas, y al holismo que no ve más que el todo15 (p107).

El pensamiento sobre la vida busca esclarecer el pensamiento sobre el hombre. Las tradiciones teóricas de la antigua China consideran al hombre como un microcosmos del universo. Para ellos, el cuerpo humano es un sistema indivisible formado por componentes relacionados entre sí, como una red compleja e intrínsecamente dinámica16 . La referencia a la vida humana, desde una perspectiva compleja, propone superar la racionalización de la vida ya que ni el universo físico, ni el universo antropológico, ni la vida misma pueden ser expresados totalmente en un sistema coherente de ideas.

Hoy, conceptos tales como partícula elemental, sustancia material, etc, han perdido significado. El universo se presenta como un todo dinámico, como una trama de pautas energéticas inseparables. Los componentes del universo no son partes separadas de un todo, sino un todo. Aquí, el concepto de holograma especifica que cada pieza es una representación exacta del todo y se puede utilizar para reconstruír el holograma completo. Las investigaciones sobre el cerebro humano han demostrado que no sólo el universo puede ser descrito a través del holograma, la estructura profunda del cerebro también es holográfica. Es más, cada célula del organismo humano contiene la información genética de todo el organismo.

Igualmente se reconoce que los sistemas están regulados no sólo por factores energéticos y materiales conocidos, sino también por campos invisibles de organización. Estos campos generan componentes causales de modificaciones en los patrones estructurales y comportamentales de los sistemas.

El campo energético del hombre incluye componentes electrostáticos, magnéticos, electrónicos, sónicos, térmicos y visuales, cuyas mediciones coinciden con procesos fisiológicos normales. Para algunos estudiosos del tema “se puede considerar el cuerpo desde un concepto cuántico de energía que surge de la naturaleza celular atómica del cuerpo en funcionamiento y que atraviesa los tejidos y los sistemas”17 (p45) Esta perspectiva articula la biología y la física en un sistema abierto.

Para Ruíz G., “cuando me situé en la física … y…. en la física cuántica, empecé a mirar lo sutil…lo energético.. ; la salud, no se trata de esta arteria, este hueso, de esto tan denso….,” el aprendizaje sobre el universo, “le permite a uno..aprenderse complementamente,..comprenderse.. recomprenderse…”

La relación entre las partes y el todo o principio dialógico y el principio recursivo está igualmente presente con el principio hologramático. Algunas evidencias de lo anterior se expresan en los textos de diferentes representantes de los sistemas médicos que vehiculizan la atención a la salud en Colombia.

Desde otra perspectiva, la religiosa18 , la salud es vista en dos dimensiones la física y la espiritual. “Muchas personas …viven enfermas porque quizás en su vida interior están enfermas…. Por ejemplo, una persona no perdona a otra y maneja resentimientos y amarguras, el cuerpo mismo asume una actitud y el cuerpo mismo se enferma..” . Para solucionar estas situaciones los sanadores utilizan como mediadores de sanación la oración y la imposición de manos. A través de estas prácticas las personas recuperan la salud.

Existe un elemento que prima en los procesos de sanación, la fé. “Dios trabaja en equipo conmigo, yo creo que Dios me usa para sanar a las personas. Cuando yo oro por una persona enferma yo tengo fé en que esa persona va a ser sanada…pero aquí está la otra parte, …la persona debe tener fé para recibir la sanidad”.

La relación entre salud y religión es normal para los seres humanos. Shriver y col19 , (1980) señalan que ” los sentimientos y las ceremonias religiosas y los religiosos profesionales estarán siempre presentes cuando la gente se encuentre enferma. Estamos en presencia de un fenómeno humanístico amplio, no de un interés exótico presente esporádicamente en la historia de la humanidad”. Las prácticas de cuidado de la salud en las que subyace el aspecto moral y religioso se ha denominado medicina holística20 . Las perspectivas holísticas actuales provienen de la filosofía, la psicología humanista o las prácticas alternativas no validadas21

La perspectiva holística para un gran número de miembros de la sociedad implica incluír como componentes constitutivos esenciales de la salud, el cuerpo, la mente, la cultura y la dimensión trascendente del ser humano, que están directamente relacionados con la sensación de armonía y satisfacción personal y social. Se entremezclan aquí las relaciones que se dan entre el sistema biológico y el sistema cultural. El segundo retroactúa sobre el primero propiciando el logro de la salud, del bienestar en sus dimensiones, tal como en esta perspectiva se señala, física y espiritual.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!