Cómo Gestionar Mejor el Tiempo

Gestionar Mejor el Tiempo

Una habilidad imprescindible para cualquier etapa de la vida es aprender a gestionar el tiempo y se refiere a la habilidad que tenemos para determinar cómo invertimos o gastamos nuestro tiempo; de tal manera que logremos cumplir con los objetivos propuestos o las tareas pendientes, al punto de maximizar nuestra productividad.

En el trabajo, por ejemplo, a veces no se trata de que mi compañero tenga menos trabajo o sea más fácil, la diferencia fácilmente la puede marcar en que sabe gestionar mejor su tiempo. Y así como pasa en el ambiente laboral, también pasa durante la etapa escolar y hasta en la vida persona; por eso compartimos estos consejos muy prácticos que nos ayudarán a gestionar mejor el tiempo.

Consejos para Gestionar Mejor el Tiempo

¿En Qué Pierdes el Tiempo?

Una cosa es invertir el tiempo y otra cosa es perder el tiempo. Identifica en qué pierdes el tiempo, es decir, a qué actividades le estás dedicando un tiempo considerable; y que no aportan en nada o muy poco para cumplir con esa actividad, tarea u objetivo.

Por ejemplo, cuánto tiempo le dedicas, a manera de ocio, a mirar tu celular, navegar en redes sociales, mirar videos, etc. Suma el tiempo total de cada pausa y te darás cuenta que pierdes un tiempo considerable, que le podrías invertir a otras actividades. Y es que, se calcula que se llegan a perder hasta 3 horas días en estas actividades que nos hacen perder tiempo. (Ver También: Cómo Ser más Asertivos.)

Planifica tu Día

Definitivamente, si quieres gestionar mejor tu tiempo, te recomendamos que planifiques tu día, si puedes tu semana y hasta tu mes; siempre dándole tiempo a cualquier urgencia o novedad. Esto es importante, primero, porque nos ayuda a visibilizar todo lo que debemos hacer, luego a darle un orden y, por último, a que nada se nos olvide.

Si prefieres planear tu día, tómate 20 minutos a primera hora y haz una lista con todo lo que tienes que hacer; así desde el comienzo sabrás qué tanto tiempo tienes disponible para cada actividad, incluso, si lo puedes alcanzar a hacer ese día o debes planificar la semana. Siempre en tu planificación, incluye un tiempo para los imprevistos, por ejemplo, reuniones, llamadas, etc.

Este consejo va de la mano con otra habilidad muy útil para gestionar el tiempo y es, aprender a darle límites de tiempo a las tareas que lo ameriten.

Por ejemplo, puede ser rutinario llegar a la oficina y revisar el correo, pero no puedes dedicarle media mañana solo a eso (a menos que tu trabajo dependa de eso); entonces lo que debes hacer es fijarle un tiempo a revisar correos, por ejemplo, 20 a 30 minutos al día, o 15 minutos en la mañana y 15 minutos en la tarde, etc.

Aprende a Priorizar

Importante no es lo mismo que urgente, así que si quieres aprender a gestionar mejor tu tiempo debes comenzar a identificar cuáles pendientes son importantes y cuáles, realmente, son urgentes. Esto nos ayuda a planificar mejor nuestras actividades, porque de esta manera le damos prioridad a lo urgente para después hacer lo importante.

Evita la Procrastinación

Si de verdad quieres gestionar mejor tu tiempo, tienes que evitar a toda costa la procrastinación, que no es sino la tendencia a posponer, postergar o retrasar las cosas pendientes. Tres consejos muy prácticos para evitar la procrastinación es programarse, recompensarse por cumplir con la tarea y descansar adecuadamente.

Aprende a Pedir Ayuda y Decir No

Este punto es muy importante en varios temas como competencias de vida, gestión emocional y por supuesto, para aprender a gestionar mejor nuestro tiempo. Si ves que algo te está costando más de lo esperado, pide ayuda, no dejes que el tiempo avance y se convierta en tiempo perdido. (Ver También: Gestión Emocional.)

Pedir ayuda no está mal y tampoco debería darte pena, al contrario, aprovecha la oportunidad para aprender al máximo y así mejorar el tiempo que inviertes en esa tarea; todos tenemos destrezas y debilidades, si en este momento te cuesta más tiempo y trabajo hacer algo, aprende de alguien que lo hace más fácilmente y así la próxima vez tú también lo harás.

Y finalmente, decir no es un buen aliado que te ayudará a gestionar mejor tu tiempo, y solo por el simple hecho, de que de no aceptas algo nuevo, cuando aún tienes cosas pendientes por hacer.

Por ejemplo, tienes todavía actividades pendientes de las que planificaste para el día, llega tu compañero de trabajo a pedirte que hagas algo por él; no te de pena ni temor decir que no, explica asertivamente por qué te niegas o dile que lo podrás ayudar tan pronto acabes con tu trabajo.

Más Temas de Competencias para la Vida AQUÍ

Autor: Agustín Guevara

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!