Cómo Acompañar a una Persona que está en Duelo

Acompañar a una Persona en Duelo

El duelo es un proceso por el que todas las personas pasamos o pasaremos, cada quien tiene su forma de llevar el duelo, pero cómo acompañar a una persona que está pasando por este proceso. En esta publicación te vamos a contar algunos consejos que puedes tener en cuenta a la hora de acompañar a una persona en duelo.

Ten en cuenta que, aunque todos viven de manera diferente el duelo, hay etapas que pueden que se presenten como otras que no. Las etapas del duelo son: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Es importante que conozcas cuáles son las etapas del duelo para que logres comprender el proceso de la persona; especialmente para que puedas entender sus reacciones, comportamientos y emociones. (Ver También: ¿Cómo Afrontar un Duelo?)

Consejos para Acompañar a una Persona en Duelo

Estar presente

Estar presente es la mejor forma de acompañar a una persona en duelo, brindando el apoyo que necesiten, tanto físico como emocional. Muchas veces las palabras sobran, solo con el hecho de estar presentar acompañando a la persona en duelo es suficiente para ella.

Estar presente significa ayudar a la persona en duelo en todo lo que necesita, escuchar cuando lo necesite, ser un consuelo, un hombro para llorar; hasta actividades diarias que la persona en duelo deje de hacer, como pasear a la mascota, cocinar, limpiar, ayudar con los hijos, etc.

Escuchar

Algo tan sencillo como escuchar todo lo que la persona en duelo nos quiera decir es una forma muy recomendada para acompañar a una persona en duelo. Escucha con atención, con mucho amor y paciencia, es la forma en la que la persona en duelo recurre a ti para desahogarse y sanar en cierta medida su dolor.

Es muy importante que escuches con mucha atención y respeto, habla lo que la otra persona quiera hablar; es decir, no la obligues a hablar del duelo o a hablar de algo como si no hubiera pasado nada.

La persona que está pasando por el duelo tiene sus propios tiempos, cuando lo sienta adecuado, hablará de esa persona que murió, o de la relación que se terminó, de la mascota que falleció, etc. La mejor forma de acompañar a una persona en duelo es estar ahí para escucharla cuando quiera hablar.

Acompañamiento en las diferentes etapas

Como te contamos antes, existen diferentes etapas en un duelo, en términos generales la persona que acompaña en un duelo debe siempre procurar que esa persona sienta la confianza y la libertad para expresar sus emociones, nunca juzgues sus reacciones o sus comportamientos.

Durante la etapa de la negación se recomienda que la persona que acompaña a la otra en duelo respete los tiempos del proceso de duelo. No se debe presionar para que la persona deje de llorar, porque lo único que se conseguirá es que llore a escondidas.

Durante la etapa de la ira, se debe tener mucha paciencia y respeto por los sentimientos de la persona, no busques minimizar sus emociones; por el contrario, expresa que comprendes sus sentimientos y dale el espacio necesario para que descargue su ira.

 

Sé más empático

Muchas veces en situaciones de duelo no sabemos qué decir, en esos casos es mejor no decir nada y solo abrazar o apoyar tu mano en el hombro de la persona; a decir cosas que carezcan de bondad y empatía.

Ten muy presente que el dolor es de la otra persona, la conversación no se debe centrar en tí ni en tus preocupaciones. Frases como “entiendo tu dolor porque yo pasé por lo mismo”, “qué fuerte, yo no podría soportarlo” son totalmente inapropiadas, porque estás buscando centrar la atención en ti y no en la persona que está en duelo.

Antes de hablar recuerda que la otra persona está devastada, por eso piensa si tú, en esa situación vas a realmente querer escuchar frases como: “por lo menos tienes más hijos”, “estás joven, te puedes volver a enamorar”, “él/ella ya está descansando y ahora tú también lo vas a poder hacer”.

No es apropiado buscar el lado positivo en situaciones de duelo, porque por un lado buscas minimizar los sentimientos de la persona; y por el otro, la persona quiere sentir su dolor.

Tampoco es recomendado decirle o sugerirle a la persona cómo debe sentirse o cómo debe afrontar su duelo. Por ejemplo, frases como “no llores más”, “debes ser muy fuerte”, son frases que no ayudan para nada.

Más Temas de Competencias para la Vida AQUÍ

Autor: Agustín Guevara

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!