Observar Los Objetos en el Museo

Observar Los Objetos en el Museo

La técnica de OBSERVACIÓN es el punto de partida para visitar el Museo, cualquiera que sea la actividad a desarrollar o el recurso metodológico a utilizar.

Con la observación directa, el niño participa activamente en la elaboración del conocimiento como resultado de analizar la realidad y reconstruirla.

El alumno debe aprender a ver y ser capaz de acercarse críticamente al objeto.

Lo importante del acercamiento a un objeto es aprender a sentir placer y gusto por la interpretación. Es necesario aprender a pensar sobre el significado de cada uno de los elementos que lo conforman y relacionarlos con los conocimientos previos, mediante la ampliación de éstos con lecturas, observación de videos, visitas a museos y galerías.

Los objetos/ documentos/ animales/ plantas, así como los recursos naturales deben ser tema de indagación o investigación por parte del docente y del educando. Como lo anota Bachelard, “todo conocimiento es una respuesta a una pregunta”, por lo tanto, para conocer algo, es necesario preguntarse acerca de ello.

Por medio de la observación las personas determinan las características de las cosas, se informan de las transformaciones ocurridas, se conocen costumbres, etc.

Observar no es solamente un acto visual sino un acto en el que intervienen todos los sentidos cuando es posible; supone un proceso mental. La mirada debe superar el nivel de las explicaciones espontáneas y evidentes y ver cosas distintas en lo mismo, desarrollando un espíritu de búsqueda. Que lo importante esté en tu mirada no en el objeto observado.

La observación supone una educación científica que se construye mediante la razón y debe ir acompañada del desarrollo de experiencias estéticas adquiridas por los conocimientos de cada individuo. De esta manera se enriquece la experiencia sensible y se favorece el desarrollo de la creatividad y del juicio apreciativo.

La observación debe realizarse con un propósito definido, ser hábilmente dirigida y cuidadosamente registrada. No tiene sentido observar indiscriminadamente si no se sabe con exactitud qué es lo que se va a observar

Requiere que el docente guíe al alumno mediante estímulos a través de actividades prácticas que le proporcionen gusto y placer. De esta manera, los alumnos despiertan su sensibilidad para interpretar los elementos básicos de apreciación para entender la función del objeto: el tema, lo estético, lo pictórico o plástico.

Para completar el trabajo de observación, los alumnos deben no sólo registrar los datos al tomar notas o contestar un cuestionario, sino también deben hacer dibujos, esquemas , comparaciones y sacar conclusiones.

La experiencia de apreciar un objeto artístico o de interés histórico y cultural, como un cuadro, una escultura, un grabado, un dibujo, una pieza precolombina, un fósil, un documento, etc., que forme parte de la colección o esté integrado a un edificio o un parque, consiste en poder captar el mayor número de detalles y características, cualidades y valores de las formas, materiales y colores para llegar a la identificación, análisis y valoración de los componentes y facilitar su interpretación.

Los ejercicios de observación en los primeros años escolares parten de lo que conoce el niño o de su cotidianidad para ir progresivamente introduciéndolo en terrenos menos conocidos.

Si la observación se convierte en un medio progresivo, se hará del niño un observador metódico, analítico y objetivo.

Enriquecer la experiencia no significa poner en contacto al niño con el objeto físico sino tratar que el niño formule interrogantes que van más allá del objeto en sí mismo, en otras palabras, de ver cosas distintas del mismo objeto.

El proceso de observación-objeto, comienza de lo particular y lo físico para llegar a lo general, a las causas, a establecer relaciones, a su sentido, en suma, a descubrir la idea que confiere unidad al objeto. De lo observado hay que sacar conclusiones.

La observación es igualmente útil para acercarse a películas, fotografías, grabaciones, etc., y para que aprenda a pensar sobre éstas.

Para “observar” un documento tenga presente estos 6 puntos:

1. Ubique el documento dentro de un contexto temporal y espacial.
2. Lea el documento o fragmento las veces que considere necesario.
3. Analice cada uno de los personajes o hechos que actúan.
4. Revise y aclare el significado de los conceptos claves del documento.
5. Analice el contenido del texto.
6. Concluya sobre el contenido fundamental y valore el documento como fuente de información.

Un documento no es significativo sino para quien sabe interrogarlo e interpretarlo.

Existen diferentes formas de realizar la observación:

• Observación directa: se realiza en contacto con la naturaleza y permite al alumno conocer mejor lo que le rodea.
• Observación indirecta: se da cuando es necesario recurrir a dibujos, gráficas, diapositivas, láminas, esquemas.
• Observación dirigida: se utiliza para iniciar a los niños en el correcto uso de la técnica de la observación y centrar las observaciones en lo esencial y no en lo accesorio.
• Observación libre: es la que realiza el alumno sin ayuda del profesor el cual sólo orientará en caso de dificultades.