Cultura Empresarial

Cultura Empresarial

La cultura empresarial se define como ese conjunto de valores, creencias, lineamientos, conductas, actitudes, políticas y normas que caracterizan a una empresa en diferentes vías; estilo de dirección, organización de la empresa, imagen corporativa, comportamiento de la empresa, asignación de recursos y en general, el posicionamiento, en todos los niveles, de los trabajadores.

De hecho, con base en diferentes estudios, la cultura empresarial se ha convertido en un elemento importante e indispensable en diferentes estrategias empresariales; pues se traduce como el ADN de la empresa, es decir, esa característica que lo diferencia de otras empresas. (Ver También: Política de Salud Mental en las Empresas.)

Cultura Empresarial: Todo lo que Debes Saber

Tipos de Cultura Empresarial

Existen varias clasificaciones de los tipos de cultura empresarial, por ejemplo, la cultura del club en donde la antigüedad del empleado es relevante y se fundamenta en la lealtad y el compromiso. O la cultura de la academia, en donde se valoran los conocimientos y la capacidad técnica de los empleados, se genera un ambiente estable y se incentivan las promociones.

También existe la cultura del proceso que se caracterizan porque la comunicación, especialmente la retroalimentación entre los trabajadores es escaza casi nula; o la cultura del trabajo duro, en donde si bien hay una carga de trabajo alta, también se incentiva el trabajo en equipo, la colaboración y la solidaridad.

Sin embargo, la clasificación más frecuente de los tipos de cultura empresarial es la que se plantea en las teorías organizacionales, donde se encuentra: la cultura burocrática, la cultura autoritaria, la cultura de motivación, la cultura profesional, la cultura por objetivos y la cultura de producción.

La cultura burocrática se encuentra en empresas en donde se requiera personal altamente cualificado dada la complejidad de las funciones. Por su parte, la cultura autoritaria se caracteriza porque el poder se encuentra muy concentrado; por ejemplo, las decisiones las toma solo una persona, frenando, de cierto modo, el desarrollo y la innovación.

La cultura de la motivación es una cultura en donde se tiene la creencia, de que las personas motivadas tienen mejor desempeño laboral; por lo que se incentiva la motivación y creatividad. Por otra parte, la cultura profesional se desarrolla en un ambiente empresarial en donde se prefiere un personal capacitado, experto y especializado.

Finalmente, la cultura por objetivos se basa en la competitividad y la exigencia de resultados para conseguir los objetivos empresariales y laborales; y, la cultura de producción le apuesta a implementar tecnología y estandarizar procesos para emplear trabajadores menos cualificados.

Elementos y Componentes

Para establecer una cultura empresarial es indispensable tener en cuenta 7 elementos o componentes básicos, que se pueden ajustar según la necesidad o preferencia de la compañía; más allá de lo general que se conoce como la misión y visión. Se trata de: la identidad, la estructura, el reconocimiento, la autonomía, el apoyo, la tolerancia al conflicto y al riesgo.

La identidad se refiere a ese elemento que indica la forma en la que los trabajadores perciben a la empresa en conjunto; muy relacionado con el sentido de pertenencia. La estructura se refiere a las directrices de control y/o supervisión que se practique en la empresa y a las políticas, normas y reglas que rijan en la compañía.

El reconocimiento, como su nombre lo indica, se refiere a las políticas que tenga la empresa para reconocer el desempeño de los empleados; por ejemplo, entregas de premios, bonificaciones, días libres, etc. La autonomía es la directriz que indica el nivel de independencia y delegación que se tenga en el trabajo, así como el nivel de participación de los trabajadores. (Ver También: Fomentar la Inclusión en el Ambiente Laboral.)

El apoyo es la directriz que determina principalmente la relación interpersonal entre los trabajadores y sus superiores. Finalmente, la tolerancia al conflicto determina las normas y políticas con las que la empresa afronta los posibles conflictos; y la tolerancia al riesgo es ese lineamiento o directriz que tiene la empresa frente a la innovación empresarial y la creatividad de los empleados.

Importancia y Beneficios

Los beneficios de la cultura empresarial son claros, primero, genera ese sentido de pertenencia e identificación de los trabajadores hacia la organización; también crea la diferenciación con la competencia, consigue una afinidad y conexión entre todos los trabajadores de la empresa, sin importar su cargo o jerarquía.

Adicionalmente, la cultura empresarial genera motivación entre todos los colaboradores, porque se sienten como parte de la compañía, capaces, aceptados y bienvenidos. Y es que una buena alineación de la cultura genera valores como el respeto, motivación, tolerancia, esfuerzo, autoconfianza, trabajo en equipo, creatividad, etc.

Más Temas de Recursos Humanos AQUÍ

Autora: Isabella Bernal

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!