Startup y Lean Startup

Startup y Lean Startup

Startup se puede definir como una empresa emergente o una compañía de arranque en donde el factor tecnológico es su principal característica. Por su parte, Lean Startup se define como una metodología de trabajo que busca aumentar las probabilidades de éxito de este tipo de proyectos o empresas que están comenzando en el mercado.

El método Lean es muy claro: busca eliminar todos aquello que no genera valor, que es inadecuado o inútil durante todo el proceso de producción. (Ver También: Emprendimiento Social)

¿Qué es una Startup y sus Características?

Como lo acabamos de mencionar, las Startup son esas empresas emergentes que tienen una idea innovadora, ya sea de un producto o servicio; y que, gracias al uso e implementación de la tecnología, sobresalen en un mercado cada vez más competitivo.

Una característica importante del Startup es que están enfocados al cliente, es decir, que sus ideas innovadoras de negocio están enfocados a satisfacer alguna necesidad de los usuarios; y es que, tanto su diseño, su objetivo y su comercialización, están orientados al cliente final.

Otra característica que define a una Startup es que inicialmente suelen operar con pocos recursos, recursos limitados o costos mínimos; pero que, gracias a su idea innovadora, las ganancias crecen de manera rápida, principalmente porque sus soluciones, productos o servicios, están orientados a la masificación. (Ver También: Consejos para Innovar en Productos.)

En términos generales, las Startup pueden compartir otras características como: su ambiente laboral está enfocado al trabajo y al mérito y no a la persona; es decir, que se reconoce y se valora la idea, sin importar quién la creó.

Adicionalmente, todos dentro del proyecto juegan un papel importante, como los recursos son limitados, no hay espacio para el derroche ni el desperdicio; característica que también se ve reflejada en el aporte de trabajo y entrega que hace cada persona dentro del Startup.

Lean Startup: En Qué Consiste Esta Metodología

Como lo mencionamos anteriormente, el método de Lean Startup busca eliminar de la cadena producción todo aquello que no genere valor o que se inútil dentro del mismo proceso. En ese orden de ideas, esta metodología se divide en tres pasos: crear, medir y aprender.

Creación

Este paso va acompañado de la innovación, primero se necesita tener la idea innovadora que permita satisfacer la necesidad de un mercado que aún se encuentra sin respuesta; luego es momento de crearla o materializarla.

Pero como en una Startup los recursos son limitados, lo que se recomienda hacer es crear un prototipo a pequeña escala, sacarlo al mercado y estudiar la dinámica con el consumidor; a esto es lo que se le conoce como Producto Mínimo Viable. Esto es muy importante porque sirve para confirmar, por ejemplo, si el producto o servicio responde a las necesidades del cliente.

Medición

Un paso muy importante, porque es el que permite entender la realidad de la idea innovadora; y es que, de esa interacción del producto o servicio con los posibles clientes, podemos obtener información importante y relevante, lo que se conocen como los KPI´s o los indicadores de desempeño.

A través de la medición y de los indicadores, podemos determinar si la Startup está progresando, sin embargo, es importante determinar los KPI´s adecuados. Por ejemplo, se pensaría que un indicar de progreso es la cantidad de ventas de un producto, sin embargo, podemos ir más allá y medir la acogida del producto entre quienes lo compraron.

Un ejemplo muy interesante de determinar los indicadores adecuados es Facebook, que más allá de medir la cantidad de suscriptores, el KPI que manejan es el tiempo de permanencia de los usuarios; pues entre mayor tiempo, mayor espacio para publicidad.

Aprendizaje

Después de crear y medir, llegó el momento de aprender con base en los resultados, nada mejor que tomar decisiones sobre información real. Lo que algunas empresas utilizarían en estudios de mercado, que sería todo de manera hipotética, en la metodología de Lean Startup, se podrán tomar decisiones con información real, certera y relevante.

Finalmente, es importante repetir todos estos pasos constantemente, pues se entiende que el cliente es dinámico, sus necesidades, gustos y prioridades cambian; y asimismo lo deben hacer los productos y servicios. Cada vez, en cada ciclo de cambio, se le debe ir agregando valor y perfeccionando la idea innovadora que se le entrega al cliente final.

Más Temas de Innovación Empresarial AQUÍ

Autor: Marcelo Parra

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!