Medidas de Manejo: Enfermedades del Maíz

Manejo de Enfermedades Foliares.

Las enfermedades foliares de origen fungoso en maíz en su gran mayoría son causadas por microorganismos capaces de sobrevivir en residuos de cosecha por algún tiempo.

Las siguientes medidas culturales son un mecanismo eficiente en la reducción de fuentes de inóculo:

  • La rotación de cultivos con especies diferentes a gramíneas.
  • Eliminación o incorporación de los residuos de cosecha en lotes donde la incidencia de la enfermedad ha sido muy alta. En algunas zonas del Departamento del Valle del Cauca donde hay cultivos manejados con labranza de conservación, se pueden realizar algunas prácticas como la aplicación de agentes biológicos para la descomposición rápida de los residuos de la cosecha anterior.
  • Uniformidad de siembras en fincas y en zonas maiceras, lotes muy adelantados o muy atrasados son generalmente más afectados y contribuyen a la diseminación de estos patógenos.
  • No sembrar en lotes con antecedentes de prevalencia de enfermedades y cercanos a las riberas de los ríos y con tendencia a encharcamiento.
  • Realizar monitoreo frecuente en el cultivo desde su emergencia, con mayor énfasis a partir de los 40 días después de la germinación, con el fin de detectar los síntomas iniciales oportunamente.
  • En presencia de infecciones tempranas y en lotes con antecedentes de alta incidencia de enfermedades, es conveniente la utilización de fungicidas.
  • La enfermedad se puede prevenir con fungicidas protectantes, o controlar eficientemente con productos sistémicos. Para evitar crear resistencia de los hongos a los fungicidas es conveniente mezclar un protectante con un sistémico, cuando la severidad de la enfermedad obliga a realizar más de una aplicación por ciclo.

Manejo de Enfermedades Causadas por Cromistas.

Hasta el momento las especies de cromistas que afectan el maíz en Colombia son consideradas las menos agresivas, por consiguiente, medidas preventivas como el tratamiento de la semilla con Metalaxil, protegen la planta durante los primeros 30 días de desarrollo. Por otro lado, la erradicación oportuna de plantas enfermas antes de la necrosis de los tejidos, contribuye a la disminución de la infección en los lotes. La eliminación de hospederas como pasto Johnson y la rotación de cultivos con especies diferentes a gramíneas disminuyen la fuente de inóculo en el campo. Los residuos de cosecha de las plantas erradicadas deben ser incinerados fuera del lote, dado el mecanismo de supervivencia del patógeno.

Manejo De Enfermedades Bacteriales. enfermedades foliares

Para disminuir incidencia de la pudrición suave en maíz, es conveniente la detección oportuna de la enfermedad; erradicación temprana de plantas afectadas y su correspondiente eliminación fuera de los lotes; evitar regar en horas de intenso calor, y evitar altas densidades de siembra.

Manejo de Enfermedades Virales, Espiroplásmicas y Fitoplásmicas.

Las plantas que se afectan con enfermedades de origen viral nunca se recuperan; por el contrario, el carácter sistémico de la enfermedad le confiere la capacidad de mantenerse durante todo el desarrollo vegetativo y reproductivo de las plantas; y a medida que crecen, los síntomas son más evidentes y severos.

El manejo de las enfermedades está encaminado a la integración de medidas que permitan reducir las fuentes de inóculo; la incidencia de la enfermedad en el campo y los insectos vectores, entre éstas las de tipo cultural y el uso de germoplasma con resistencia a las enfermedades; desempeñan un papel importante.

Las fuentes de inóculo se pueden reducir mediante la rotación de cultivos diferentes a gramíneas, la estandarización de las épocas de siembra en un área dada; y la eliminación de especies hospederas de los patógenos y los insectos vectores.

Se recomienda evitar la presencia de plantas gramíneas principalmente; así como la nacedera, o plantas espontáneas dentro del cultivo, o en los canales de riego y alrededores de los lotes donde se planea sembrar maíz.

El uso de productos químicos para disminuir las poblaciones de insectos vectores no ha sido muy eficiente en la mayoría de los casos; debido a que los insectos migratorios son los que transmiten las enfermedades en las primeras etapas de desarrollo del cultivo.

Actualmente se aplican productos químicos a la semilla para proteger las plantas durante los primeros días después de su germinación.

Aunque la mayoría de los genotipos que se siembran en el Valle del Cauca son susceptibles a las diferentes enfermedades virales y al achaparramiento; el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT); cuenta con líneas avanzadas que muestran resistencia al virus del mosaico del enanismo del maíz y al achaparramiento.

Más Temas de Agroindustria AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!