Citas de los Niños con el Oftalmólogo y Optómetra

Citas de los Niños con el Optómetra

Las citas con los profesionales de la salud visual, como lo son el optómetra y oftalmólogo, son muy importantes porque permiten identificar de manera temprana cualquier problema visual u ocular que tengan los niños.

La primera cita con ambos profesionales es cuando el bebé nace, es súper importante que esto ocurra, pues al momento del nacimiento los recién nacidos presentan errores refractivos que el optómetra debe revisar; y por su parte cuando el bebé es prematuro o la familia tiene historial de glaucoma, cataratas o tumores en los ojos el oftalmólogo debe revisar al recién nacido.

Y es que debes comprender la importancia de una buena salud visual en la vida de una persona, en este caso de los niños. No solo afectará su proceso de aprendizaje, también su vida social, su desempeño en el deporte o cualquier actividad que quiera desarrollar

Ver También: Visitas de los Niños al Odontólogo

Citas con el Oftalmólogo

Las citas con el oftalmólogo comienzan cuando el bebé nace como contamos antes, luego se debe repetir entre los 6 y 7 meses de edad, la tercera cita es a los 3 años de edad, la cuarta se repite a los 5 años de nacido; y luego se deben continuar cada 2 años al menos hasta que el niño cumpla 9 años.

Ten presente que no es necesario que el niño presente problemas visuales para cumplir con este calendario de citas con el oftalmólogo; estas citas funcionan tanto como de medicina preventiva como de medicina correctiva, por eso son tan importantes.

En las citas con el oftalmólogo se deberá evaluar el reflejo del ojo del bebé, también revisarán si el niño presenta anomalías en la córnea o los párpados, si hay presencia de cataratas y además se revisa el tamaño ocular. Ten paciencia, el examen puede resultar incómodo para el bebé, pero nunca doloroso.

Ver También: Citas con el Pediatra: Cada Cuánto Deben Ser

Citas con el Optómetra

Al nacer, los bebés presentan lo que se conocen como errores refractivos que a través del proceso de emetropización logran su normalidad. Los errores refractivos más comunes son el astigmatismo, la miopía, la hipermetropía o la presbicia.

Pero, aunque sea normal son importantes las citas de control con el optómetra para identificarlos, monitorear su evolución y corregirlo a tiempo. Pues la aparición posterior de esos problemas visuales se debe a la alteración del proceso de emetropización y ahí se evidencia la importancia de las citas de los niños con el optómetra.

Consejos para Mantener una Buena Salud Visual de los Niños

Identificar a Tiempo Problemas Visuales

SI bien es cierto que los padres deben acudir puntualmente a las citas con el optómetra y oftalmólogo, en casa también pueden estar alertas ante cualquier situación y comunicarlo de manera anticipada al profesional de la salud.

Algunos de estos síntomas son:

1. Que el bebé se frote los ojos frecuentemente
2. Molestia con la luz
3. Desviación de un ojo
4. Lagrimeo y enrojecimiento de los ojos
5. Pupila de color blanco
6. Movimientos rápidos y rítmicos de los ojos
7. Dolores de cabeza frecuentes
8. Problemas en el rendimiento escolar
9. Dificultad para calcular las distancias
10. Dificultad para leer tanto de cerca como de lejos
11. Poca orientación espacial, es decir, que tarda más tiempo de lo normal en orientarse en un lugar que es nuevo para el niño
12. Inclinación de la cabeza para poder fijar la mirada
13. Evitan juegos con pelotas porque probablemente no la ven
14. También evitan la escritura, porque lo hacen muy lento o lo hacen mal
15. Confunden la derecha y la izquierda

Menos Pantallas

Reduce y controla la exposición de los niños a las pantallas (celulares, tablets, computadores o televisores), pues una exposición prolongada y frecuente exponen a los menores a un riesgo mayor a corto y mediano plazo.

Distancias

Sabemos que el uso de pantallas es casi que indispensable, pero como recomendación es importante mantener una buena distancia entre los ojos y la pantalla, también con al leer, escribir o dibujar.

Por ejemplo, se debe mantener una distancia de al menos 35cm entre los ojos y el libro cuando el niño lee o escribe; la distancia con las pantallas de computadores debe ser de 40cm a 55cm; en cambio con el televisor debe estar a una distancia de 2 a 3 metros.

Más Temas de Niños AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!