¿Por qué es Bueno que mi Hijo Tenga una Mascota?

La mayoría de los niños desean tener una mascota con la que jugar en casa. Los niños que crecen con una mascota en la familia siempre guardan muy buenos recuerdos de esa convivencia. Permitir que nuestros hijos tengan una mascota les enseñará valores positivos y será muy beneficioso para ellos.

Entre los múltiples beneficios de que los niños tengan una mascota están:

  •  Aprenden a ser más responsables:

Tener una mascota a su cargo hará que el niño comprenda que debe ser responsable y ocuparse de las necesidades que tiene el animal. Además, cuidar de una mascota lo ayudará a ser más organizado, pues tendrá que darle de comer y velar porque tenga todas sus necesidades cubiertas.

  • Serán más empáticos con otras personas:

Cuidar de una mascota ayuda a los niños a ser más empáticos y compasivos con otras personas. Preocuparse por un ser vivo que depende de sus cuidados lo ayuda a desarrollar un abanico mayor de emociones y a entender mejor a los demás.

  • Entenderán mejor algunas experiencias vitales:

Los animales como los perros y los gatos tienen una vida más corta que las personas. Por ello es muy posible que el niño en algún momento deba enfrentarse a la pérdida de su mascota, un momento muy duro que lo enfrentará a que nada dura para siempre y que la vida tiene un principio y un fin.

Esta experiencia puede ayudar a comprender a un niño situaciones que vivirá más adelante, como la pérdida de un ser querido.

  •  Tendrán un compañero de juegos:

Una mascota es un compañero de juegos inagotable para los niños. Será el aliado de todas las aventuras que la creatividad y la imaginación de los niños puedan imaginar. Una mascota es garantía de diversión para los más pequeños, y también para los mayores.

  •  Serán más activos:

Si tus hijos son muy activos quizá la mejor mascota para ellos es un perro. Así podrán sacarlo a pasear y correr con él hasta agotarse. Los niños con mascotas realizan más actividades físicas tanto dentro como fuera de casa.

  •  Mejorará su autoestima:

Sentirse responsables y capaces de cuidar bien de una mascota fomenta la autoestima de los niños, los hace sentirse más seguros y a confiar más en sus capacidades para realizar tareas difíciles. Esto es muy positivo para su desempeño en otras áreas como los deportes o la escuela.

  •  Tendrán un mejor sistema inmunológico:

Convivir con mascotas en casa puede ayudar a que los niños tengan sus defensas más fuertes y los hace menos propensos a tener alergias o asma.

Los beneficios de tener una mascota en la familia son muchos, tanto a nivel físico como emocional. Tener en casa a un amigo peludo hará las delicias de toda la familia y además ayudará a los padres a educar a sus hijos en valores como la responsabilidad y la paciencia, sin contar las horas de diversión garantizadas para todos.

 Por María José Madarnás, editora de Maternidad Fácil.

DÉJANOS TU COMENTARIO

Dejar un comentario


*