Quitar Acidez a la Salsa de Tomate

Salsa de Tomate

El tomate es un alimento muy nutritivo y tan versátil que podemos consumirlo en ensaladas, cremas o hacer nuestras propias salsas de tomate caseras.

Este alimento (que en realidad es un fruto) es rico en antioxidantes y vitaminas, especialmente en la vitamina C, K y A; y en minerales como el hierro y potasio.

Receta para Preparar tu Propia Salsa de Tomate

La preparación de la salsa de tomate es muy sencilla, además que la puedes emplear en diferentes preparaciones: es la base de una deliciosa pizza o de una exquisita pasta napolitana o bolognesa y que sería de una hamburguesa sin una rica salsa de tomate.

Ingredientes: 1 kilo de tomate natural triturado, 1 libra de cebolla, 1 zanahoria pequeña, 8 dientes de ajo, tomillo, sal, pimienta y aceite de oliva.

Preparación: pica toda la verdura lo más fina posible, en una sartén lo más ancha que puedas, agrega un chorro de aceite de oliva y pon a sofreír primero la cebolla y el ajo, unos minutos después añade el resto de las verduras.

Debes cocinar todo a fuego muy lento para que los ingredientes pierdan su consistencia y se caramelicen, en el proceso añade el tomillo y sal pimienta al gusto. Tapa la sartén para que la mezcla se evapore y se pierda el agua, de esta manera se logra la consistencia de una salsa. Revuelve de vez en cuando, deja enfriar y envasa.

Consejos

Lo mejor es que los tomates estén pelados para que la salsa quede con una textura más fina; si ya comenzaste a prepararla y se te olvidó pelarlos, luego deberás colar la salsa para asegurar que no queden pedazos de la cáscara.

Botón Prossigio Bakery

Lo más recomendado para preparar la salsa es escoger tomates lo más madurados posible; pues tienen más contenido de agua y pulpa, lo que ayuda a que nuestra salsa quede más jugosa y con un toque más dulce.

Ten presente que para espesar la salsa no necesitas harina, la salsa se reduce por sí misma, la clave está en hacer su cocción larga a fuego bajo.

Si quieres potenciar el sabor de tu salsa puedes usar tomate concentrado, ayuda a enriquecer mucho el sabor de la salsa.

¿Cómo Hacer para Quitarle la Acidez a las Salsas de Tomate?

Si te animaste a preparar tu propia salsa de tomate y quieres que queden menos ácidas; lo único que debes hacer antes de prepararlas es retirar las semillas con ayuda de una cuchara.

Si ya estás preparando la salsa y se te olvidó quitar las semillas, puedes añadir azúcar, que también es de gran ayuda para eliminar la acidez del tomate. Añade de a poco y ve probando hasta llegar al punto de acidez que necesites.

Otro truco es reemplazar el azúcar por un poco de bicarbonato, espolvoréalo como si fuera sal, de a poco, deja cocinar y prueba para ver si necesita más.

Beneficios

El tomate es un potente antioxidante natural, es decir, que combate los radicales libres, lo que se traduce en el retraso del envejecimiento celular del cuerpo. Esto ayuda a que nuestros órganos, incluido la piel, estén jóvenes por más tiempo.

Gracias a su contenido de vitamina A es muy bueno para la salud de los ojos; los protege de ceguera nocturna y otras enfermedades degenerativas, mientras que nos ayuda a mejorar nuestra visión.

Y gracias a la presencia de hierro, este alimento es súper bueno para la circulación sanguínea, pues este mineral es indispensable para el buen estado de la sangre. El tomate, también nos protege de enfermedades cardiovasculares como infartos o derrames.

Más Temas de Alimentación AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!