Salsa Holandesa y sus Variantes

salsa-holandesa

Esta salsa se usa normalmente para acompañar platos de pescado, huevos y legumbres.

Para prepararla, dejamos hervir lentamente 3 cucharadas soperas de agua, 2 cucharadas soperas de vino blanco y media cucharadita de granos de pimienta blancos aplastados, hasta que el líquido se haya reducido a la mitad.

Ponemos el líquido en un recipiente de acero inoxidable y lo llevamos al baño María, manteniéndolo a fuego lento, agregamos 3 yemas de huevo y batimos durante 3 minutos hasta que emulsionen con el líquido.
Retiramos del fuego y agregamos poco a poco 250 gramos de mantequilla, batiendo fuerte a medida que lo vamos haciendo.
Para finalizar agregamos una cucharadita de zumo de limón, salpimentamos al gusto y mezclamos bien.

Las siguientes son variantes de salsa holandesa:

– Salsa de Avellanas, esta es una salsa holandesa con avellanas molidas, es ideal para acompañar platos de salmón o trucha.

– Salsa Maltesa, a la salsa holandesa le agregamos zumo y cáscara rallada de naranja, se sirve para acompañar pescados y espárragos.

– Salsa Muselina, a la salsa holandesa le agregamos crema de leche batida, sirve para acompañar espárragos, pescado hervido y huevos.