Viajar con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Viajar con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

¿Cómo viajar con EPOC?

El paciente debe saber que el hecho de tener la EPOC, o, incluso, de reci­bir tratamiento con oxígeno domiciliario, no son limitantes para viajar. Lo importante es que planee su viaje y siga las siguientes recomendaciones:

1. Cuéntele a su médico sobre sus planes de viaje: él le dirá si usted se encuentra en condiciones para viajar y le dará consejos sobre cómo debe realizar sus actividades según el clima y la altitud hacia donde se dirige.

2. Organice sus documentos médicos: nadie está exento de alguna eventualidad, y en otras ciudades o países no conocen su historial médico.

Organice una carpeta con copias de los documentos más importantes, incluyendo una lista de los medicamentos que está to­mando, y, si es posible, una copia del resumen de su historia clínica o de la última consulta.

3. Tenga una lista con números de contacto de sus familiares; también incluya su itinerario de viaje y a las personas de contacto en su des­tino final

4. Averigüe antes de viajar las direcciones de los hospitales y cuál es el que está más cercano al sitio donde se va a hospedar; adicional­mente, verifique con su seguro médico si tienen convenio con esos hospitales y cómo funciona la atención en otra ciudad o país.

Si su seguro no tiene cobertura para otros países, deberá, probablemen­te, adquirir una póliza temporal durante el tiempo de su viaje.

5. Lleve más medicamentos que los que requiere para todo su viaje, y siempre llévelos en su maleta de mano.

Todos deben estar etiqueta­dos y en sus envases originales. Sería recomendable llevar también una copia de la respectiva fórmula médica, para que siempre tenga a la mano las instrucciones de cómo se deben tomar sus medicamentos.

¿Cómo viajar con oxígeno?

Analice su viaje con su proveedor de oxígeno; identifique las sucursales en otras ciudades donde podrían recargarle el oxígeno cuando lo necesite.

Envíe a su proveedor, con al menos una semana de anticipación, un for­mato que tenga la siguiente información:

  • Nombre completo, dirección y teléfono.
  • Los datos de su médico y un resumen de la última consulta.
  • Su prescripción de oxígeno: qué tanto oxígeno recibe, el tipo de sis­tema y el equipo que necesita. Además, otras cosas que podría ne­cesitar, tales como tubos, cánulas, humidificadores o nebulizadores.
  • Su itinerario de viaje.
  • Los datos de un contacto de emergencia.
  • Si viaja en avión también debe incluir los datos del vuelo y los de cualquier parada o escala que piense o deba hacer.

Además de lo anterior, debe también hablar con el personal del hotel e informarles de sus necesidades de oxígeno; idealmente, ellos deberían recibir el oxígeno antes de su llegada.

Intente coordinar dicha entrega con su proveedor y con la recepción del hotel.

Si necesitan su firma para poder recibir el oxígeno en el hotel, consulte la posibilidad de firmar por anticipado este recibo y reenviarlo por correo electrónico al hotel, para que se lo tengan listo en el momento de recibir el oxígeno.

Viajar en carro, en tren o en crucero no debe ser complicado con oxígeno; usualmente, sólo necesitará un certificado donde su médico notifique que el paciente es apto para viajar y necesita el oxígeno.

Viajar en avión con oxígeno es un poco más complicado, pero no impo­sible; si su médico considera que necesita oxígeno durante el vuelo es necesario comunicarse con la aerolínea aproximadamente dos semanas antes del vuelo, para que le dejen llevar su equipo de oxígeno portátil y todos los demás equipos del caso en su bolso de mano.

No debe confiarse y pensar que las máscaras de oxígeno del avión le darán el oxígeno suficiente; eso no es cierto: dichas máscaras son solo para usar en situa­ciones de emergencia, y no durante todo el vuelo, como usted podría requerirlo.

Como los trayectos dentro de los aeropuertos son largos, lo ideal es que solicite una silla de ruedas para poderse trasportar más fácilmente dentro del aeropuerto y no tener que caminar o correr.

Recuerde siempre llevar oxígeno suficiente para todo el viaje; lo mejor es que calcule el 20% más de ese tiempo, para no estar apurado después por tener solo la cantidad exacta de oxígeno si se presentara alguna de­mora o imprevisto durante su viaje.

Debe llevar suficientes baterías para todo el viaje y tubos adicionales, cánulas, conectores y llave inglesa para los tubos y los adaptadores.

Es mejor que esté preparado para cualquier situación; por lo tanto, lleve todo eso siempre a la mano.

Tener la EPOC no debe ser una limitante para su vida; recuerde que puede seguir disfrutando su vida al máximo mientras vive con la EPOC.

Lo más importante es plantearse metas realistas y ser responsable con su medi­cación y con sus actividades diarias.

Más Temas de Guías de Salud AQUÍ
Anterior Siguiente

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!