El Peeling

Peeling de la piel

Una nueva piel

Peeling es una palabra inglesa derivada del verbo to peel, que significa pelar o descascarillar. En cosmetología esta palabra se refiere al tratamiento que se utiliza para eliminar algunas de las capas más superficiales de la epidermis.

Sirve para remover la suciedad y restablecer la circulación sanguínea, la cual tiene un papel importante en la reproducción de nuevas capas celulares.

Esta práctica se realiza con la ayuda de sustancias corrosivas sobre pieles afectadas por alguna patología persistente. Su aplicación está reservada exclusivamente a los profesionales.

El peeling también es eficaz para atenuar las manchas cutáneas, las pequeñas cicatrices y las arrugas profundas, ya que al destapar los poros obstruidos permite oxigenar la piel y hacer que el cutis adquiera un aspecto brillante y lleno de vida.

Gracias a su acción desinfectante y limpiadora, esta práctica se emplea igualmente para tratar pieles ajadas, amarillentas, con rugosidades o afectadas por el acné vulgar o comedónico.

Si su cutis es muy sensible no recurra a este método, pues puede producir escamaciones o efectos muy fuertes.

El peeling cosmético

Este procedimiento no es en sentido estricto un peeling, ya que no actúa descamando sino arrastrando las células desligadas entre sí. Además, las sustancias que se utilizan no destruyen el estrato córneo, como ocurre con el peeling normal.

Sin embargo, sí despellejan suavemente la piel y aclaran la tez, modificando poco a poco su aspecto rugoso y estimulando moderadamente la proliferación de nuevas células.

Si quiere devolver la lozanía a su piel, nada mejor que realizar un peeling luego de limpiarla profundamente: así eliminará las células muertas y las impurezas. No olvide que esta práctica la debe realizar su cosmetólogo o profesional de confianza.

Más Temas de Cuidado de la Piel AQUÍ
Anterior Siguiente

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!