Stent Intraprostático más Finasteride, Materiales y Métodos

Stent espiral intraprostático fabricado con Remanium, alambre biocompatible, es de 24 y 28 Fr. El instrumento para implantarlo: camisa y obturador de acero inoxidable ambos de nuestra fabricación, al cual se acopla un microlente de 70 grados (Foto No.1). Previamente establecida la longitud de la uretra prostática y fabricado el Stent de acuerdo con esa longitud, con anestesia local Jalea de Lidocaína al 2%, se introduce por la uretra hasta la vejiga la camisa y retira el obturador, acoplamos el lente y se identifica el verumontanum, se desplaza el Stent y retira la camisa (Foto No.2). El Stent queda implantado en la uretra prostática: del cuello vesical al verumontanum, produciendo una fuerza radial sobre la uretra, que la mantiene abierta, obteniéndose inmediatamente un buen flujo urinario5. La radiografía de control nos ratifica su acertada posición (Foto No.3).

Stent espiral intraprostático  Verumontanum
Foto 1                                                                                            Foto 2

Radiografía de Stent implantado en uretra prostática

Foto 3

Iniciamos el implante del Stent intraprostático en junio de 1992, como alternativa temporal en pacientes con retención urinaria portadores de sonda a permanencia en espera de cirugía. Y como alternativa definitiva (cambiándola cada año) en pacientes de alto riesgo quirúrgico. En 1997 de la consulta externa del Servicio de Urología del Hospital Dr. Teodoro Maldonado Carbo y de la consulta privada, diez pacientes con retención urinaria con sonda a permanencia, se realizan los exámenes: Biometría hemática, Ecografía abdomen y pelvis, Antígeno Prostático Específico, Urocultivo, etc, para descartar otra patología agregada, especialmente el cáncer de próstata1.

El paciente seleccionado (excluimos diabético: vejiga neurogénica) debe tener cierto grado de educación que le permita comprender, aceptar y colaborar con el tratamiento. Luego de cinco días con profilaxis antimicrobiana, alfa bloqueantes o antinflamatorios se retira la sonda. Aproximadamente el 60% puede orinar con dificultad hasta su pronta operación. A los que presentan nuevamente retención, se les repite lo anterior, de persisitir la retención, se implanta el Stent y se inicia terapia con Finasteride 5 mg. diarios (Foto No.4). A los cinco meses se retira el Stent y el paciente mantiene un buen flujo urinario. Se le formulan quinolonas por quince días y continúa la terapia con Finasteride a largo plazo.

Radiografia con buen flujo urinario luego de retirar el Stent intraprostático
Foto 4

Resultados

De los diez pacientes, tres con alto riesgo (insuficiencia cardiaca por infarto anterior, insuficiencia respiratoria EPOC y paro cardiaco durante intento de prostatectomía) y siete pacientes sin patología agregada, todos presentaron un buen flujo urinario luego de retirar el Stent intraprostático. La ecografía abdominal al inicio del tratamiento (Foto No.4) y el control posterior al retiro del Stent (Foto No.5) demuestran una reducción significativa del volumen prostático.

Control posterior al retiro del Stent
Foto 5

Actualmente cinco continúan bajo nuestro control y mantienen un buen chorro urinario con un IPSS correspondiente a síntomas leves.

Conclusiones

El uso del Stent intraprostático más la terapia con Finasteride, es una eficaz alternativa no quirúrgica para los pacientes con hiperplasia prostática benigna obstructiva con sonda a permanencia o síntomas obstructivos severos, que tienen un alto riesgo quirúrgico (cardiológico, respiratorio, diátesis hemorrágica, etc,). O para aquellos pacientes renuentes a cirugía o que por convicciones religiosas no aceptan transfusión.

BIBLIOGRAFÍA

1. Andriole GL., Guess HA., Epstein JI. Treatment with Finasteride preserves usefulnes of prostate specific antigen in the detection of prostate cancer: Result of a randomizes, double blind placebo controlled clinical trial. Pless Study Group. Urol. Aug(52): 195-202. 1998.
2. Andersen J., Nuckel C., Marshall V., Schulman C. La Finasterida reduce de forma significativa la retención aguada de orina y la necesidad de cirugía en pacientes con hiperplasia benigna de la próstata sintomática. Urol.49 (6): 839-845. 1997.
3. Bermúdez R., Herraiz I., Salgado A., Hernández M. Papel del Stent en las cardiopatías no coronarias. Rev. Esp. Cardiol. Vol 50 (2): 69-82. 1997.
4. Espinoza A. Fabricación y uso de prótesis espiral intraprostática en pacientes con hiperplasia prostática benigna. Revista de la Asociación Médica del Caribe: Cuba SILAC 4 (2): 29-33. 1996.
5. Gabilondo F., Zepeda C., Hiperplasia Prostática Obstructiva. Rev. Mex. Próstata 2 Vol. 4 Marz: 1-9. 1998.
6. Ho Young Song, Kyoung Sik Cho, Kyu Bo Sung. Self expandable metallic stent in high rist patients with benign prostatic hyperplasia: Long term follow up. Radiology. Vol 195 (3): 655-660. 1995.
7. Lopatkin N., Roilans P., Stoner E. The long term treatment of patients with benign prostatic hyperplasia using finasteride. Urol. Nefrol. (Mosk) Jan-Feb: 2-4. 1996.
8. Logan H., Tratamiento médico de los síntomas de las vías urinarias baja y de la hiperplasia prostática benigna. En: Logan H.; eds. Clínicas de Urología de Norteamérica, volumen 4 México D.F.: McGraw-Hill Interamericana Editores S.A. 601-617. 1998
9. Lobaccaro JM., Boudfon C., Lechvallier E. Effect to finasteride on the proliferation of cultured epithelial and stromal cells from normal and hyperplasia human prostates. Cell.Mol.Biol.(Noisy Le Grand) Jun (42): 511-518. 1996.
10. McConnell J., Bruskewitz R., Walsh P., Andriole G. The effect of finasteride on the risk of acute urinary retention and the need for surgical treatment among men with benign prostatic hyperplasia. N.Engl.J.Med. 338 (9): 557-563. 1998.
11. Milroy E. Treatment of sphincer strictures using permanent urolume stent. J.Urol. Vol 150 (Nov): 1729-1733. 1993.
12. Pybel I., Vinarov AZ. Finasteride in thetreatment of patient with prostatic hyperplasia. Urol.Nefrol.(Mosk). Jul-Aug: 25-27. 1996.
13. Pannek J., Mark LS., Pearson JD. Influencia of Finasteride on free and total serum Prostate Specific Antigen level in men with benign prostatic hyperplasia. J.Urol. Feb (159): 449-453. 1998.
14. Panchev P., Ne’ikov K., Simeonov P. Benign prostatic hyperplasia its tretment with Finasteride. Khirurgiia (Bulgaria) 49: 15-18. 1996.
15. Ramsey E. Tratamiento en consulta de la hiperplasia bengna de próstata. En.: Lñogan H., eds. Clínicas de Urología de Norteamérica, volumen 4 México D.F.: McGraw-Hill Interamericana Editores S.A. 619-629. 1998.
16. Steers W. Fisiología de la vejiga. En: Walsh P., Retik A. Stamey T. eds Campbell Urología. 6ta eds. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana S.A. 139-173. 1992.
17. Stamey T., McNeal J. Adenocarcinoma de próstata. En: Walsh P. Retik A., Stamey T., eds. Campbell Urología. 6ta eds. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana S.A., 1155-1219. 1992.
18. Tueter KJ., Beisland HO., Andersen JT. Treatment of benign prostatic hyperplasia with Finasteride. Resils of a 10 year Scandinavian Study. Tidsskr Laegeforen (Norway) Nov. (116): 3226-3230. 1996.
19. Tkechuk VN., Al´shukri SKH., Luk’ianov AE. Combined use of 5 alfa reductase inhibitors and alpha –1 adrenergic receptor blockers in patients with benign prostatic hyperplasia. Urol.Nefrol. (Mosk) May-Jun: 5-8. 1998.
20. Tkachuk VN., Al’shukri SKH., Kornienko VI. Long term results of finasteride treatment of patients with benign prostatic hyperplasia. Urol. Nefrol. (Mosk) Jul-Aug: 37-39. 1998.

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!