¿Es Posible lograr la Inmunización para la Hepatitis B?, Discusión

Centraremos la discusión en los datos obtenidos que consideramos relevantes al objetivo del estudio.

A pesar de la disponibilidad, la seguridad y la efectividad de la vacuna, la hepatitis B continua siendo un problema entre el ambiente hospitalario sanitario. La aparición de la vacuna hace casi diez años no evitó que los casos informados fueran en aumento tanto en la población general como en el personal de salud.

Se evaluó el riesgo de exposición a elementos corto punzantes en el personal de salud en general, siendo los equipos de cirugía ortopédica y ginecológica los que tienen mayores tasas de lesiones durante los procedimientos. Modelos multivariados ubican el número de lesiones según el tipo de procedimientos, la duración y la emergencia de los mismos y el entrenamiento del operador (16). Esto motiva que los programas de prevención no sólo se orienten a la vacunación sino también a evitar los accidentes. Decidimos aplicar un esquema de inmunización en el Personal del Departamento de Urgencias para lograr una adecuada inmunización; y en el personal en entrenamiento un esquema de vacunación que nos permita lograr niveles protectores de anticuerpos en corto tiempo.

Nuestra población incluyó 265 profesionales, la mayoría menores de 40 años con predominio femenino, y por lo tanto individuos con alta tasa de respuesta a la inmunización.

Debido a que en años anteriores se realizó un plan de vacunación en el personal del hospital, los profesionales contaban con una tasa de vacunación superior a 50%; a pesar de esto la mayoría desconocía su estado inmunitario al no haber cumplido la evaluación serológica posterior a la vacuna. Lo esperado era encontrar un mayor índice de vacunados en el personal perteneciente al Departamento de Urgencias, sin embargo, en los dos grupos de profesionales el porcentaje de no vacunados fue el mismo.

La totalidad de los infectados con el virus B se encontraba en el personal de emergencias, reafirmando la importancia de los programas de vacunación al inicio de la actividad laboral.

Los títulos protectores que se requieren para lograr la inmunidad son de 10 UI/L; este nivel de seroprotección se alcanza en más de 95% de los individuos con esquema completo; ya con la primera dosis se inducen niveles detectables de anticuerpos entre 70 y 90% de los casos. Luego de los 40 años, la inmunogenicidad disminuye progresivamente, siendo en los mayores de 60 años hasta un 65%. Otros factores como el tabaquismo, la obesidad y la presencia de enfermedades crónicas contribuyen a la menor respuesta a la vacuna (2). Algunos estudios retrospectivos no han mostrado diferencias en los títulos de anticuerpos entre los menores de 55 años (17). En nuestra serie 19% había controlado su esquema de vacunación presentando títulos protectores en 93%.

La duración de la inmunidad luego de la vacunación ha sido ampliamente estudiada; se produce una rápida declinación en el primer año y luego este descenso es gradual. Entre los adultos vacunados disminuyen los niveles a menos de 10 UI/L entre 7 y 50% a los cinco años y entre 30% y 60% a los 10 años. No hay publicaciones de hepatitis aguda entre los vacunados respondedores, sin embargo se han detectado infecciones asintomáticas entre los serológicamente positivos. Entre 2078 individuos seguidos durante 5 a 11 años, 2,6% eran positivos para anti HBc pero ninguno presentó infecciones crónicas, lo que indicaría que la protección contra la infección crónica persiste por lo menos durante 12 años a pesar de la disminución de los títulos (18).

La posibilidad de no estar inmune luego de cinco años de vacunado motivó el que a los profesionales en esta situación se los inmunizara sin serología previa.

El programa de vacunación permitió conocer que entre los 103 individuos vacunados no controlados serológicamente, 83% (86) tenía protección gracias a la vacuna. Aquellos individuos con esquema incompleto (dos dosis dentro del año del estudio), se evaluaron serológicamente presentando títulos en su totalidad protectores.

Los esquemas de vacunación acelerada (10-14) son múltiples, por ejemplo 0-14 y 28 días, 0-7 y 21 días entre otros, no hallándose diferencias significativas entre los títulos de anticuerpos obtenidos y la tolerabilidad de los mismos (10). El esquema utilizado en nuestro estudio fue de 0-7-15 a fin de inmunizar a mayor número de personas en menor tiempo.

A 79 profesionales se les sugirió inmunización acelerada, 40 eran personal en entrenamiento y 39 personal de guardia. Está pendiente la evaluación serológica posterior a la vacuna de todos ellos.

Se han iniciado múltiples intentos de inmunizar correctamente al personal, estimándose en la actualidad una tasa de cobertura completa del régimen de vacunación de 30 a 40% (4, 5).

Nuestra estrategia de trabajo para modificar esta realidad y alcanzar un elevado porcentaje depersonas adecuadamente vacunadas fue:

implementar el programa de vacunación con la presencia del organizador en el lugar de trabajo, entregar los resultados en forma personal y realizar la vacunación en el día y horario de la actividad laboral. Esta metodología de trabajo, que tiene en cuenta la idiosincrasia y el funcionamiento del personal, nos permitió superar ampliamente los índices que se obtienen con los métodos de vacunación convencionalmente aplicados, logrando que 83% del personal de salud completara la inmunización para la hepatitis B.

Summary

Despite having safe and effective vaccines available to prevent hepatitis B, only 30-40% of Health Care workers are vaccinated adequately.

Objectives: Improving the level of vaccination in our hospital, evaluating the use of a vaccination plan and analyzing the efficacy of the vaccine. Material and Methods: The Vaccination Program (VP) started with the emergency room staff and the professionals in training, between December 1999 and August 2000, with an infectogist and infection control nurse present at the work place and during the workinghours of the Health care professionals.

We used 2 schemes with recombinant vaccine (Ag B Scott- Casara), the conventional scheme (0-1-6 month) and an accelerated scheme (0-7-15 days): We analyzed the responses of AntiHbsAg by Enzymoinmunoassay. We evaluated the number of vaccinated people and carried out the serologic control of those vaccinated by the program. Results: 265 Health Care professionals entered the Program, has been vaccinated 55% and 19% controlled post-scheme. Health Care professionals to be vaccinated were 140, 79 received accelerated immunization and 61 received the conventional scheme. From the total of people that were evaluated serologically by the VP, 86% had protecting responses. The implementation of the VP achieved an adequate vaccination up to 83%. The vaccine outcome among the Health Care professionals was 100% with responses higher than 100 Ul/L, 94%. Conclusions: With the Vaccination program, we improved 28% the vaccination range and we could Know the serologic state of the staff in 86% of the cases.

Referencias

1. Shuhart C, Carithers JR. Hepatitis, In: Clinical Infectious Diseases. A practical approach. Oxford University Press. 1999; 62: 589-596.
2. Mahoney FJ, Kane M, Plotkin S, Orenstein W. Hepatitis B vaccine. Vaccine 1999;10: 158-184.
3. Centers for Disease Control: Hepatitis Surveillance Reports 51. Atlanta: United States Department of Health and Human Services, Public Health Service, 1988:19-20.
4. Hollinger FB. Symposium of Hepatitis B. Am J Med 1989; 87: (suppl) 3A-13A.
5. Watson B. Hepatiits B Virus: The Quest for Global Control and Eradication. Ped Infect Dis 1998; 17 (7suppl):S43-S48.
6. Epidemiology an Prevention of Vaccine-Preventable Diseases. 6th Edition January2000. Department of Health & Human Services USA.CDC.
7. Hadkers SC. Vaccines to prevent Hepatitis B and Hepatitis A Infections.. Immunization in Adults. Infect Dis Clinc of North America. 1990: 29-46.
8. Centers for Disease Control: Changing patterns of groups at high risk for hepatitis B in United states. MMWR 1988; 37:429-437.
9. Shapiro C. Occupational Risk of Infection ith Hepatitis B and hepatitis C. Prevention of Transmission of Bloodborne Pathogens 1995; 75: 1047-1056.
10. Bock HL, Loscher T, Scheiermann N, et al. Accelerated Schedule fo Hepatis B Immunization.J Travel Med 1; 1995; 2 (4): 213-217.
11. Marchou B, Excler JL, Bourderioux C, et al. A 3 week hepatitis B vaccination schedule pro-vides rapid and persistent protective immunity: a multicenter,randomized trial comparing accelerated and classic vaccination schedules. J Infect Dis 1995;172: 258-260.
12. Barone P, Sciacca A, Lupo F. Hepatitis B vaccination in young nurses of a general hospital. Ann Ig. 1995;7 (4): 252-255.
13. Marchou B, Picot G. Three-week hepatitis B vaccination provides protectives immunity. Vaccine 1995;12: 1382-1385.
14. Walh M, Hermodsson S, Iarson S. Hepatitis B vaccination with short intervals a possible alternative for post exposure prophylaxis ? Infection 1988: 16: 229-232.
15. Lewis Jr, Short L, Hoards R, et al. Epidemiology of injuries by needles and other sharp instruments. The Surgical Clin of North America, 1995;75: 1105-1109.
16. Jack AD, Hall AJ, Maine N, et al. What level of hepatitis B antibody is protective? J Infect Dis: 1999;179 (2): 489-492.
17. Jilg W, Schmidt M, Deinhardt F. Persistence os specific antibodies after hepatits B vaccines. J Hepatol 1998; 6: 201-207.
18. Rodríguez C. Normatización de Accidentes Cortopunzantes. Revista del Hospital Dr. C.Argerich. 1998;5:2223-38.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!