Fallecer antes de Nacer

Uva Margarita González Calderón*

Fallecer antes de nacerDe todas las áreas clínicas, donde la enfermera se desempeña, la obstetricia es la que más ventajas ofrece por así decirlo, puesto que con gran frecuencia finalizamos la atención percibiendo en la paciente y su familia una gran alegría por el nacimiento de un nuevo ser y continuamente nos manifiestan su gratitud. Sin embargo, existen casos esporádicos en los que así como no todos los capullos abren, no todas las gestaciones llegan a su fin y el bebé fallece antes de nacer.

Es en estos momentos en los que brindar una atención de enfermería adecuada y oportuna se convierte en una tarea difícil, debido a que el resultado final ya no es el esperado y, desafortunadamente, hasta las más cuidadosas y mejor intencionadas de las personas tienden a alejarse porque se sienten incómodas, por que no saben qué decir ni cómo actuar.

Por este motivo considero pertinente retomar aspectos que pueden servir de guía para responder el gran interrogante que ante un evento como éste se nos plantea:

¿Qué puedo hacer o decir para disminuir el dolor de esta madre, estos padres, esta familia afligida?.

Según una revisión publicada en the British Journal of Obstetrics and Gynecology, casi el 1% de las mujeres puede sufrir la pérdida de sus bebés al entrar en la segunda etapa de la gestación (aunque en los últimos 50 años se han observado avances impresionantes en el cuidado materno) dato que se puede confirmar al analizar el comportamiento observado en la sala de partos de la Fundación Santa Fe de Bogotá donde en el transcurso Y del primer semestre del año 1999 se atendieron 573 nacimientos y de estos siete correspondieron a muertes fetales (1,2%) y a pesar de que estos datos indican que el profundo dolor experimentado por las madres es una causa común de morbilidad psicológica sigue siendo ésta un área en la que los enfermeros no poseemos mucho entrenamiento.

Muerte Fetal

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como la muerte del feto antes de completar su expulsión o extracción de la madre sin importar la duración de la gestación. Sin embargo, el Centro Nacional de Estadísticas de Salud considera muerte fetal la que se presenta después de la veinteava semana de gestación.

EspeCiarisia en Perinatobgía. Enfermera Jefe Departamento de Ginecología y Obstetricia. Fundación Santa Fe de Bogotá.
Correspondencia: [email protected]

Factores de Riesgo

Maternos

Edad
Paridad
Estado civil
Enfermedades metabólicas:
diabetes, lupus eritematososis témico
Hipertensión crónica
Infecciones virales y bacterianas.

Relacionadas con el feto

Isoinmunización
Complicaciones del cordón (prolapso)
Complicaciones de la placenta (abruptio)
Malformaciones congénitas (33%).

Consideraciones Clínicas

La muerte fetal se sospecha cuando la madre no siente que el feto se mueve, al examinarle no es posible auscultar los latidos del corazón y al ultrasonido se confirma la ausencia de actividad cardíaca la cual posee un 100% la mayoría de los casos (8O-100) el parto espontáneo se inicia durante la segunda semana después de haber fallecido el feto. Este intervalo denominado “periodo de latencia” puede variar en cada paciente y es generalmente proporcional al tiempo de gestación con relación al momento en que se dio la pérdida

Trabajo de Parto

Continuar con la gestación hasta el inicio espontáneo de la actividad uterina, puede resultar desagradable y más deprimente para la madre quien generalmente sólo desea que el desenlace sea lo más pronto posible.

Motivo por el cual se tiene la opción de inducir el parto administrando:

Prostaglandina E2
Oxitocina a dosis altas; sin embargo, se asocia con intoxicación híduca y poca efectividad en muertes fetales muy tempranas 0 Dilatadores osmóticos como la clafzllflaria’7 que colocada en el cervix puede inducir al parto. Ésta se utiliza antes que las prostaglanhas o la oxitocina.

Complicaciones

  • Coagulopatía asociada con la retención prolongada del feto muerto debido a la liberación de tromboplastina desde los tejidos del feto hacia la circulación materna.

Esto se observa en una cuarta parte de las mujeres que retienen el feto por más de cuatro semanas.

  • Intoxicación hídrica relacionada con el uso de dosis altas y prolongadas de oxitocina.

Buscando la causa

Inmediatamente se establece el diagnóstico, descubrir la causa de la muerte fetal ocupa toda la atención de la pareja. Si la causa puede ser identificada, el proceso de adaptación psicológica y emocional podría facilitarse especialmente en madres que se inculpan.

Un formato específico elaborado en forma ordenada y sistemática evitará que se olviden detalles importantes en la búsqueda de la causa.

Idealmente toda la información recolectada se debe analizar en un comité interdisciplinario de morbimortaJidad lo que puede contribuir a la disminución del número de muertes fetales con etiología desconocida.

Análisis patológico

Una autopsia realizada por expertos en el área de patología perinatal es de gran utilidad para identificar la causa de la muerte fetal. Adicionalmente se deben incluir exámenes de la placenta.

Análisis genético

La fi-ecuencia de anormalidades cromosómicas en algunos bebés muertos es del 5 al 6% (10 veces mayor que en recién nacidos), por lo tanto el valor de los estudios cromosomales se debería considerar en todas las muertes fetales. El periodo comprendido entre el diagnóstico de la muerte fetal y su nacimiento (latencia) influye en la posición del análisis citogénico.

Las pruebas específicas para determinar el cariotipo incluyen sangre fetal, piel, fascia o tendón rotuliano. La comparación con el ADN paterno puede ayudar a diagnosticar mutaciones celulares germinales, somáticas y otro tipo de mutaciones que no se aprecian en un cariotipo que pueden ser los causantes de la muerte fetal.

Seguimiento Obstétrico

Por tradición las mujeres vuelven a ser examinadas seis semanas después de perder el bebé, igual que una cita posnatal normal, ésta se debe hacer en este momento, puesto que los resultados del examen posmorten deben estar ya disponibles. Desafortunadamente no es una práctica muy común. Demorar esta cita más de dos semanas significa dejar preguntas sin respuestas por más tiempo.

El examen físico materno no es estrictamente indispensable durante esta consulta, si no que estará básicamente encaminada a determinar las causas de la muerte del bebé y analizar los resultados de la investigación.

Intervención de Enfermería

Diagnóstico rápido

Ante la consulta por la ausencia de movimientos fetales se debe dar prioridad a la atención de la gestante; agilizar la realización del ultrasonido para confirmar o descartar el diagnóstico. Se recomienda que durante el examen la paciente esté acompañada por el obstetra quien podrá discutir los hallazgos directamente con la paciente.

Después de confirmarse la muerte fetal se sufre una serie de emociones internas entre ellas depresión extrema que compromete tanto a los padres como al médico y que son imposibles de prevenir.

Acciones inmediatas

Ubicar a la paciente-pareja en un sitio privado donde inicialmente, en compañía del obstetra, y luego sola con su pareja o familiar pueda exteriorizar libremente sus sentimientos sin ninguna interrupción.

Si el diagnóstico se realiza durante una urgencia como es el caso del Abruptio de placenta se deberá informar inmediatamente a la madre. Ocultarle la realidad por temor a que deje de colaborar no es aconsejable. Posteriormente, y antes de iniciar el tratamiento médico ordenado, corresponde a la enfermera establecer el primer contacto con la paciente lo que exige que se conozcan las etapas de aflicción.

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!