Trabajos Originales: La Carga del Cuidado en la Enfermedad Crónica

Análisis de los Instrumentos de Medición

The Burden of Care for Patients with Chronic Diseases: Analysis of Measuring Instruments

Gloria Mabel Carrillo González*, Lorena Chaparro Díaz**, Beatriz Sánchez Herrera***
Facultad de Enfermería, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, D.C., Colombia.

Resumen

Objetivo:

Identificar y analizar los instrumentos de medición de la carga del Cuidado en la Enfermedad Crónica utilizados en el mundo.

Método:

Revisión sistemática, accediendo a cinco bases de datos: CINAHL, Ovid, Scielo, Medline y PsycInfo bajo los descriptores carga familiar, carga del cuidado, cuidador familiar y costo del cuidado en combinación con valoración, escalas, herramientas de medida, ponderación, cuestionarios, entrevistas o mediciones en el periodo 1977- 2012. Los resultados se procesaron en matriz de análisis que consideró autores que reportan trabajo en el instrumento, la fuente, los objetivos, la metodología de los estudios, la forma de medir la carga, las dimensiones del instrumento reportado y sus medidas de validez y confiabilidad. Se incluyeron en el análisis los estudios relacionados con enfermedad crónica (EC).

Resultados:

La mayor parte de herramientas de valoración están orientadas a determinar la carga del cuidado en cuidadores familiares de personas con EC; no se identifica un consenso respecto a cómo medir el fenómeno de la carga del cuidado en la enfermedad crónica. Sin embargo, se determinan algunas dimensiones que predominan en la valoración de las implicaciones de la carga: 1. Consecuencias e impacto en los aspectos físicos, psicológicos, sociales, laborales y económicos del cuidador principal y en el grupo familiar que asume la atención de la persona enferma. 2. Afrontamiento, culpa, estrés psicológico y reacciones emocionales en los cuidadores formales e informales. 3. Efectos en el funcionamiento familiar incluyendo al receptor del cuidado 4. Experiencia del cuidador principal y satisfacción con el cuidado. 5. Estilos de vida del cuidador principal. 6. Limitaciones, estado cognitivo y discapacidad del receptor del cuidado.

Conclusión:

El concepto de carga no es homogéneo, por su complejidad debe ser abordado en forma multidimensional. Por lo general incluye en su medición un componente subjetivo y uno objetivo y que se centran principalmente en el cuidador familiar de la persona con EC.

Palabras clave:

Costo de enfermedad, cuestionarios, psicometría.

Abstract

Objective:

The objective of this study was to identify and analyze instruments used around the world to measure the burden of care for patients with chronic diseases.

Method:

This was a systematic review of five databases: CINAHL, Ovid, SciELO, Medline and PsycInfo from 1977 to 2012. The search terms family burden (carga familiar), burden of care (carga del cuidado), family caregiver (cuidador familiar)and cost of care (costo del cuidado) were combined with the search terms assessment (valoración), scales (escalas), measuring tools (herramientas de medida), weighting (ponderación), questionnaires (cuestionarios), interviews (entrevistas) and measurements (mediciones). The results were processed in an analytical matrix that considered authors who reported work within the instrument, the source, the objectives, the methodology of studies, how burdens were measured, the dimensions of the instrument reported, and measurements of validity and reliability. Studies related to chronic disease (CHD) were included in the analysis.

Results:

The majority of assessment tools are oriented towards determining the burden of care on family members who provide care for people with chronic diseases. No consensus about how to measure the phenomenon of the burden of care for chronic disease could be identified. Nevertheless, some prevalent themes in the assessment of the implications of caregiving were identified: 1. Physical, psychological, social, employment and economic consequences and impacts of caregiving by the primary caregiver and the family group that assumes care of the sick person. 2. Coping, guilt, psychological stress and emotional reactions among formal and informal caregivers. 3. Effects on family functioning including the functioning of the recipient of care. 4. Primary caregivers’ experience and satisfaction with care. 5. Lifestyles of primary caregivers. 6. Limitations, cognitive status and disabilities of care recipient.

Conclusion:

Because the concept of burden is not homogeneous, its complexity must be addressed in a multidimensional way. In general, measurement includes a subjective component and objective, and its primary focus is usually on family members who provide care to people with chronic diseases.

Keywords:

Cost of illness; questionnaires; psychometrics.

Introducción

El perfil epidemiológico y las tendencias asociadas a la exposición a factores de riesgo, proyectan para Colombia y América Latina un aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT).

Con repercusiones y consecuencias para todos los sectores de la sociedad. Desde la experiencia de cronicidad son varios los actores involucrados y afectados por la situación: personas que cursan con la enfermedad, cuidadores familiares, profesionales del área de la salud y las instituciones prestadoras de servicios de salud.

Sin embargo, la carga de la enfermedad crónica no transmisible (ECNT) en Colombia solo se ha determinado a partir de indicadores epidemiológicos clásicos que aunque reportan la magnitud del problema, no han evidenciado la situación de cada uno de estos actores involucrados, ni tampoco las líneas de acción sobre las que se deben generar propuestas de intervención que tengan impacto para la población colombiana.

El objetivo del presente trabajo es revisar cómo se puede medir la carga del Cuidado en la Enfermedad Crónica, caracterizando los instrumentos disponibles en el ámbito mundial, en relación con antecedentes, reportes de validez y confiabilidad, aplicabilidad y grupo poblacional a quien va dirigido e identificando las tendencias existentes en el abordaje de este fenómeno.

Método de el Cuidado en la Enfermedad Crónica

Se realizó una revisión sistemática, accediendo a las bases de datos CINAHL, Ovid, Scielo, Medline y PsycInfo. Se utilizaron los descriptores carga familiar, carga del cuidado, cuidador familiar y costo del cuidado en combinación con enfermedad crónica, con su respectiva traducción al idioma inglés.

La búsqueda fue limitada a la revisión de artículos que abordaran valoración, escalas, herramientas de medida, ponderación, cuestionarios, entrevistas o mediciones de la carga del cuidado en la enfermedad crónica en el periodo 1977 – 2012.

De los documentos encontrados en la literatura, los 79 que cumplieron los criterios de inclusión fueron analizados a través de una matriz que comprendía los aspectos de: nombre y autores que han trabajado con el instrumento, objetivos, metodología forma de medir la carga de la ECNT, dimensiones que propone el instrumento, reporte de validez y confiabilidad y recomendaciones de uso a partir de la revisión.

Resultados

La literatura reporta entre 1977 y 2012 un total de 51 instrumentos de medición de la carga del cuidado de la ECNT en el mundo (tabla 1).

Discusión y Conclusiones

La mayor parte de estos instrumentos está orientada a determinar la carga del cuidado en cuidadores familiares de personas con ECNT; en menor proporción se identifican aquellas que se enfocan en cuidadores profesionales y en sus pacientes.

Solo se encontró una escala que aborda el fenómeno en la díada cuidador- paciente con enfermedad crónica. No se detectaron herramientas que valoren específicamente la carga del cuidado que representa la ECNT para las instituciones que prestan los servicios o para el equipo de salud. Predominan en los instrumentos las siguientes características:

  1. Consecuencias e impacto del cuidado en los aspectos físicos, psicológicos, sociales, laborales y económicos del cuidador principal y del grupo familiar que asume la atención de la persona enferma.
  2. Afrontamiento, culpa, estrés psicológico y reacciones emocionales en los cuidadores formales e informales que asumen el cuidado.
  3. Efectos del cuidado en el funcionamiento familiar incluyendo en el mismo a la personas con ECNT.
  4. Experiencia del cuidador principal y nivel de satisfacción que tiene con el cuidado.
  5. Tareas y estilos de vida del cuidador principal.
  6. Limitaciones, comportamiento, estado cognitivo, y discapacidad del receptor del cuidado.

Con base en la revisión y caracterización de los instrumentos de medición de la carga del Cuidado en la Enfermedad Crónica que han sido reportados entre los años 1977 – 2012:

Es posible afirmar que el concepto de carga no es homogéneo, que por su complejidad debe ser abordado en forma multidimensional que por lo general incluye en su medición un componente subjetivo y uno objetivo y que se centran principalmente en el cuidador familiar de la persona con EC. Hay dentro de estos instrumentos varias opciones que estarían disponibles para el trabajo en este campo.

Dentro de ellas, priman las aplicables al cuidador familiar y se encuentran en menor cantidad las que incluyen al receptor del cuidado, al cuidador profesional y a la familia. La herramienta más empleada en el mundo es la Entrevista de percepción de Carga del Cuidado de Zarit traducida a varios idiomas que incluye el español.

Es importante recordar que aliviar la carga del cuidado en la EC midiendo el impacto y efectividad de las intervenciones que se propongan, debe hacerse con base en indicadores que hayan sido mundialmente valorados pero que se ajusten al referente nacional y local y que permitan construir y validar modelos de atención integral para responder a los retos del país. 

Conflicto de Intereses

Los autores informan que no tienen ningún tipo de conflicto de interés.

Tabla 1. Instrumentos de medición de la carga del Cuidado en la Enfermedad Crónica utilizados en el mundo.

Nombre de autores y fuente

Objetivos

Metodología medición de la carga

Dimensiones

Validez y confiabilidad

La Entrevista de Carga de Zarit “Burden Interview”: Steven Zarit(1,2), es producto del trabajo realizado con pacientes enfermos de Alzheimer. Tiene versiones en los idiomas inglés, francés, alemán, sueco, danés, portugués, español, chino, japonés.
Evaluar la carga del cuidado en cuidadores, en la clínica o en la comunidad.
Propuesta inicialmente con 29 preguntas que pueden ser auto diligenciadas por el cuidador en una escala de Likert que va de (0) Nunca, (1) Rara Vez, (2) Algunas Veces, (3) Bastantes Veces, (4) Casi Siempre. Indicando una puntuación global de 0 a 88 puntos.Solo una pequeña parte de autores codifica la escala de 0 a 4, la mayor parte lo hace de 1 a 5, con esta codificación la escala varía de 22 a 110 puntos. Donde menor o igual a 46 puntos representa Ausencia de sobrecarga, de 47 a 55 puntos; Sobrecarga ligera y mayor o igual a 56 puntos representa una Sobrecarga intensa. Inicialmente fue ajustada a 22 ítems Años más tarde han salido versiones más cortas con 20, 18 y 12 preguntas(1,3,4).
Salud; Bienestar psicológico; Finanzas; Vida social y Relación con la persona enferma.
La prueba inicial tiene un reporte de Confiabilidad inter-observador de 0,71.Consistencia interna, Alfa de Cronbach de 0,91. Validez de criterio alta correlación con instrumentos afines como el índice global de sobrecarga 0,71.La prueba de 22 ítems fue validada por Hayo Breinbauer y colaboradores en Chile, y tiene una validez de constructo para el indicador de sobrecarga como de depresión (r = 0,51-0,7; p<0,05), una confiabilidad inter observador de 0,76 y confiabilidad de estabilidad donde el kappa más discordante fue de 0,68.
Lista de chequeo de las formas de afrontamiento “Ways of Coping Checklist”.Folkman y Lazarus(5), Vitaliano y col. (1985), desarrollaron una versión corta que incluye 46 preguntas, para comparar la respuesta de los géneros frente a retos de cuidado(6,7).Fue parcialmente desarrollada a partir de evaluación de estrategias de afrontamiento y la Escala de Modos de Afrontamiento aunque más de la mitad de los ítems fueron generados por los autores utilizando entrevistas estructuradas, entrevistas abiertas y sesiones de lluvia de ideas.
Revisar los problemas vistos como estresores y las estrategias para afrontarlos en cuidadores de personas con Alzheimer.
Listado que originalmente fue propuesto con 68 ítems, compuesto por frases que describen una amplia gama de estrategias cognitivas y conductuales, para ser diligenciado se debe escribir una circunstancia estresante que haya ocurrido y se diligencia dentro de la lista, las posibles conductas de afrontamiento. Se debe marcar de 0 a 4 con qué frecuencia se usan las estrategias cognitivas y conductuales para el afrontamiento.
fVersión Original Cuenta Con Siete Factores Que Son Afrontamiento Centrado En El Problema’, ‘Pensamiento Ilusionado’, ‘Mixto’, ‘Crecimiento’, ‘Minimización De La Amenaza’, ‘Búsqueda De Apoyo Social’ Y ‘Autoinculpación’.Mientas Que En La Versión Realizada Por Vitaliano Y Col Se Cuenta Con Seis Factores: ‘Afrontamiento Centrado En El Problema’, ‘Culparse’, Pensamiento Ilusionado’, ‘Búsqueda De Apoyo Social’, ‘Minimización De La Amenaza’ Y ‘Mixta’. Foco De Los Problemas; Búsqueda De oporte Social; Culpa; Pensamiento Idealista Y Evasión
Alfa de Cronbach 0,83 En una adaptación al español de la lista de chequeo se encuentra que existe una validez entre los factores que oscila entre 0,40 y -0,03. para la consistencia interna se encuentra un alfa de Cronbach entre las subescalas entre >0,85 y 0,64(8).
 Escala de impacto en la familia “Impact-On-Family Scale” (IFS). Stein y Riessman (1980). Idiomas: inglés – español.
 Medir el impacto de la ECNT de niños en la vida familiar Objetivo: evaluar el impacto de la enfermedad pediátrica en la familia. Destaca en que se ven las cargas financieras de las familias, así como los problemas emocionales.
 Escala que cuenta con 27 ítems y un tiempo aproximado de diligenciamiento de 10 minutos. Para responder se cuenta con una escala tipo Likert desde extremadamente de acuerdo a extremadamente en desacuerdo. Puede ser auto diligenciada o administrada de manera telefónica.
 Subescalas: Impacto financiero, impacto socio familiar, tensión personal, destreza.Situación financiera.Interacción social dentro y fuera del hogar.Tensión personal en el cuidador principal.Sentido de dominio que se ha adquirido o se puede adquirir controlando el estrés(9,10).
 Alfa de Cronbach (consistencia interna) (impacto total 0,80, financiero 0,68-0,79; afrontamiento 0,46-0,52).
Escala de estrés de los parientes “Relatives Stress Scale” (RSS). Greene y col(11)
 Medir la reacción del cuidador de una persona anciana con demencia que vive en la comunidad.Diseñado para medir la reacción al cuidado de los cuidadores de pacientes ancianos con demencia senil.
 Cuestionario de entrevista de 15 ítems con opciones de respuesta en dos clasificaciones, de 5 puntos, desde “nunca hasta “siempre” y de “nada” a “mucho”. Los resultados de la suma en el cuestionario pueden ir de 0 a 60 puntos.
 Estrés personal del cuidador con respecto a la persona a quien cuida; Trastorno de la vida como resultado de ser cuidador; Sentimientos negativos hacia el receptor del cuidado.Subcategorías: Ansiedad personal en relación con la vida familiar mayor, trastorno como resultado de la prestación de cuidados, sentimientos negativos hacia el pariente de edad avanzada.
 No se encontró reportado
 Lista de chequeo de problemas de memoria y comportamiento “Memory And Behavior Problems Checklist” (MBPC). Zarit y col(12,13). La versión revisada de esta propuesta original “The Revised Memory and Behavior Problems Checklist” (RMBPC) fue publicada por Teri y col (1992) y es recomendada como un instrumento válido y confiable para la valoración clínica y empírica de la presencia de problemas comportamentalesen los pacientes con demencia como la carga ellos(14).Idiomas: inglés chino y japonés.
 Valorar los problemas de las personas con Alzheimer y la reacción de sus cuidadores.
 30 preguntas con graduación de Likert de 5 puntos que van de nunca a muy frecuentemente. La versión revisada de la propuesta original (Memory and Behavior Problems Checklist) cuenta con 24 ítems. Estos hacen referencia a los problemas de comportamiento observables en el receptor de cuidados con demencia.Las puntuaciones se calculan primero para la presencia y ausencia de cada problema y luego para el cuidador en la reacción o el grado en que los cuidadores se “molestan” o se ven “afectados” para cada situación. Para evaluar como “molesta” el comportamiento al cuidador se tomó una escala tipo Likert de 0 a 4.
 Cuenta con tres subescalas relacionadas con la memoria, problemas de angustia afectiva y conductas disruptivas.
 La consistencia interna de la frecuencia y la relación fue establecida por el alfa de Cronbach de 0,75 y 0,76 respectivamente. Por problemasrelacionados con la memoria 0,82 y para la depresión 0,77 y para las conductas disruptivas de 0,62 y 0,70.El análisis factorial confirmó tres factores de primer orden de conformidad con las subescalas. La confiabilidad de la escala tiene alfas de 0,84(15).
 Escala de estrés percibido “Perceived Stress Scale” (PSS). Cohen y col(16).
  Valorar por auto reporte del cuidador
sobre el estrés percibido.
Escala que cuenta con 14 ítems. Con una escala tipo Likert.
 Estrés percibido en alguna situación de la vida.
 Cuenta con un alfa de Cronbach de 0,84, 0,85 y 0,86. En tres distintos estudios donde se aplicó el instrumento. La Validez: p > 0,05.
 Índice de la tensión con el cuidado “Cargiver Strain Index” (CSI). Robinson, En el Hartford Institute for Geriatric Nursing (1983).
 Valorar la tensión en cuidadores de pacientes cardiacos de 65 y más años, sometidos en un término de 2 meses anteriores a cirugía.El índice de tensión con el cuidado, es una herramienta que se puede utilizar para identificar a cuidadores con potenciales preocupaciones. En esta herramienta se cotejan los niveles de tensión relacionados con la prestación de cuidados.
 Este instrumento puede ser aplicado a personas de cualquier edad que hayan asumido la tarea de cuidador. El instrumento consta de 13 ítems con opción de respuesta Si = 1 y No
= 0. El recuento de 7 o más (Si) indica altos niveles de estrés.
 Sueño, tiempo requerido, el esfuerzo físico, la confinación, los ajustes familiares, el cambio de planes, la demanda de tiempo, los ajustes emocionales, los ajustes en el trabajo, el comportamiento disruptivo, el cambio incómodo, la carga económica y la sensación de desbordamiento(17).
 Presenta una consistencia interna Alfa de 0,86(18).
 Mecanismo para valoración familiar. “Family Assessment Device” (FAD). Epstein y col(19).
 Evaluar la funcionalidad de la familia ante la ECNT.Instrumento desarrollado para evaluar las seis dimensiones del funcionamiento familiar descritos en el modelo de McMaster de Funcionamiento Familiar (Epstein, Bishop y Levine, 1978).
 Se ha empleado en familias con niños con ECNT(20).Cuenta con 60 preguntas con 4 opciones de respuesta desde extremadamente de acuerdo hasta extremadamente en desacuerdo. Cuestionario de autoadministración.
 Instrumento que cuenta con 6 dimensiones:Solución de problemas, comunicación, roles, respuestas afectivas, control del comportamiento y funcionalidad general.
 Confiabilidad: el coeficiente de alfa para la escala de funcionamiento general es de 0,83-0,86. Dimensiones: solución de problemas: 0,74-0,80; comunicación 0,70-0,76; roles: 0,57-0,69; respuestas afectivas: 0,73-0,75; control del comportamiento: 0,73; funcionalidad general: 0,71.Validación: bajas correlaciones con la escala de “Deseabilidad Social” (- 0,06 – – 1,5) Moderadas correlaciones con otros instrumentos de autoadministración de funcionamiento familiar(21)
 Escala del Impacto Social en el Cuidador “Caregiver Social Impact Scale”. Poulshock y Deimling (1984).
 Medir cómo se altera el funcionamiento
familiar con el cuidado.
Diseñada para medir el grado en que los aspectos específicos de la vida familiar se afectan como consecuencia de la prestación de cuidados a un familiar.
 Escala con 19 ítems.
 Cambios negativos en cuidador y receptor del cuidado y relaciones u restricciones en las actividades del cuidador(22).
 No se encontró reportado.

 

Escalas de carga objetiva y subjetiva “Objective and Subjective Burden Scales”.
Montgomery y col (1985).
Revisar la relación entre la experiencia de ser cuidador y la carga objetiva y subjetiva que se vive con el cuidado.
La carga objetiva es medida a través de nueve ítems con cinco opciones de respuesta, desde Mucho más hasta mucho menos.
La carga subjetiva es medida a través de 13 ítems con 5 opciones de respuesta desde nunca hasta la mayoría de las veces.
La dimensión objetiva: 9 preguntas que se relacionan con la medida en la cual las actividades de dar cuidado impactan la vida del cuidador.
La dimensión subjetiva: 13 preguntas que miden la frecuencia en que el cuidador experimenta sentimientos o actitudes
específicas con respecto al cuidado que suministra(23).
Confiabilidad Carga objetiva alfa de Cronbach 0,85.
Confiabilidad.
Carga subjetiva alfa de Cronbach 0,86.
 Índice del costo del cuidado “The Cost of Care Index” (CCI). Kosberg y Cairl (1986).
Universidad de Florida del Sur, Tampa.
 Valorar cuidadores informales de ancianos e identificar consecuencias adversas reales o potenciales de dichos cuidadores.
 Cuenta con 20 ítems con 4 opciones
de respuesta tipo Likert.
 Restricciones sociales y personales,
salud física y emocional, costo económico, inversión de valor en el dar cuidado, y percepción del receptor del
cuidado como provocadora(24).
 Confiabilidad: alfa de Cronbach 0,91 para la escala total.
 Perfil de estrés de Derogatis “Derogatis Stress Profile” (DSP). Derogatis (1987). Universidad Johns Jopkins(25).
Idiomas: árabe, alemán, inglés, francés, griego, italiano, español.
 Determinar el estrés psicológico en cuidadores principales.
 Incorporó el modelo de interacción de Lazarus y Folkman en una estructura multidimensional.
Cuenta con 77 ítems y 7 preguntas para cada una de las 11 dimensiones, con respuestas que van de 0 a 5, siendo 0 = no del todo es verdad en mí, a 4 = extremadamente verdad en mí.
Instrumento de auto reporte.
 Tres dominios: eventos ambientales,
mediadores de personalidad, y las respuestas emocionales.
11 dimensiones: la doméstica, la vocacional, la salud, la presión del tiempo, el manejo del comportamiento la postura actitudinal, el potencial de
relajación, la ansiedad, la depresión, y la hostilidad(26).
 La escala total tuvo un coeficiente de confiabilidad de 0,90.
El coeficiente de consistencia interna estuvo en un rango de 0,83 a 0,88.
Validez: las correlaciones inter escalas, son relativamente altas entre las dimensiones de estrés y sus dominios correspondientes a modo de ejemplo las dimensiones que comprenden el dominio de respuesta emocional mostraron una correlación de 0,80 con
la puntuación de la respuesta emocional, pero solo el 0,41
con otros dominios.
 Índice de resistencia familiar, “Family Hardiness Index” (FHI). McCubbin y col (1987).
 Medir la resistencia individual frente a la resistencia de la familia.
 Contiene 20 ítems que miden las fortalezas internas de la familia y la resistencia al estrés
 Compromiso co-orientado. Confianza, reto y control (27,28)
 Consistencia interna muy fuerte
0,92.
Validez de criterio p<0,0001.
 Escala de la Culpa, “Guilt Scale”.
Wells y Jorm(29,30).
 Medir la culpa que se vive por el rol de cuidador.
 Cuenta con 9 ítems y su escala de medida tiene 4 puntos: respuestas desde “nada”, “un poco”, “bastante” y “casi insoportable”.
 Tres ítems: a mayor resultado, mayor sentimiento de culpa del cuidador.
 Consistencia: Alfa de Cronbach de 0,79.
 El Inventario de la carga del cuidado, “Caregiver Burden Inventory” (CBI). Novak y Guest (1989). Universidad de
Windsor Canadá y el Instituto Manitoba (31,32).
 Medir la carga del cuidado en cuidadores de personas ancianas
con problemas cognitivos.
 Su aplicación puede ser en la comunidad. Se cuenta con una versión China por Chou et al, 2002 que se validó en 2006(33).
Cuenta con 23 ítems con 5 opciones de respuesta que van desde “en absoluto descriptiva” a “muy descriptiva”.
 Cuenta con 5 dimensiones dentro de las que se encuentra: Tiempo de dependencia, Aspecto de desarrollo,
Carga física, Carga social y emocional.
 Confiabilidad de las dimensiones: Tiempo de dependencia: 0,85 Aspecto del desarrollo: 0,85
– 0,87.
Primeramente, Carga física: 0,86
En segundo lugar, Carga social: 0,69 – 0,73
Y tercero, Carga emocional: 0,77 – 0,81
Cada una de las 5 dimensiones cuenta con validez de Constructo.
 Escala de la estimación del cuidado, “Caregiving Appraisal Scale” (CAS). Lawton y Col(34).
 Revisar qué tipo de valoración sobre el cuidado tiene el cuidador.
Da informe sobre la evaluación del cuidador acerca del estrés atribuible a experiencias generales y específicas del cuidado.
A su vez mide la percepción del impacto de cuidar en su vida social, relaciones familiares, tiempo de manejo, espacio
físico y emocional.
 Hughes y Caliandro (1996), convirtieron la escala en una
versión modificada que pasó a tener 28 preguntas y a las tres dimensiones iniciales le sumaron una cuarta denominada maestría o competencia para el cuidado(35-37).
En su versión original, cuenta con 22 ítems con cinco opciones de respuesta, desde “extremadamente de acuerdo”
a “extremadamente en desacuerdo”.
Y desde “nunca” a “casi siempre”.
 En su versión original, cuenta con dos dimensiones: Carga subjetiva, Impacto percibido.
 Cuenta con una confiabilidad de 0,85 para la dimensión de carga subjetiva y de 0,70 para la dimensión de Impacto
percibido.
Las dos dimensiones cuentan con una validez de constructo.
Escala del Peso al Cuidador “Caregiver Load Scale” (CLS). Oberst y col (1989).
Medir las demandas de energía en las tareas de cuidado que ejerce el cuidador.
Mide objetivamente las demandas de cuidado orientadas a 10 actividades comunes del cuidado. Las opciones de respuesta de las actividades están en una escala de 5 puntos que van desde “muy poco o no hay tiempo y energía” a “una gran cantidad de tiempo y energía”
Tratamientos, la atención personal, la asistencia con la movilidad, el apoyo emocional, el monitoreo y reporte, el manejo de finanzas con los costos de la enfermedad y el manejo de problemas de comportamiento (38).
Confiabilidad: alfa de Cronbach de 0,87.
Se mostró variación adecuada a través de la muestra, proporcionando evidente validez de constructo.
Escala de estimación de dar cuidado, “Appraisal of Caregiving Scale” (ACS).
Oberst y col (1989).
Evaluar la percepción de la intensidad
del cuidado por parte del cuidador. La escala evalúa la percepción de intensidad en cinco dimensiones, con especial interés en las áreas de estrés para el cuidador.
Cuenta con 72 ítems con opción de respuesta desde “muy falso” o “muy cierto” puede aplicarse por un entrevistador o auto diligenciarse.
Daño y pérdida.
Amenaza.
Reto.
Cambio.
Beneficio y ganancia(38,39)
Cuentan con Alfa de Cronbach en todas sus categorías sobre 0,70 y reportaron validez de consistencia interna.
Escala de problemas del cuidador
“Caregiving Hassles Scale”.
Kinney y Stephens (1989).
Conocer los estresores diarios de quienes cuidan a personas con demencia.
El objetivo de esta escala es evaluar los problemas diarios de cuidador a un familiar con la enfermedad de Alzheimer.
Instrumento de auto reporte con una escala de 4 puntos que va desde nada (una molestia) a una gran cantidad (una
molestia).
Problemas con las actividades de la vida diaria (AVD), con las actividades instrumentales de la vida diaria (AIVD),
con el estatus cognitivo del receptor del cuidado, con el comportamiento del receptor del cuidado, y con la red de
soporte del cuidador(40).
Cuenta con una confiabilidad test-retest de 0,83 para la escala total y oscila entre 0,66 a 0,87 para las subescalas. La consistencia interna es de 0,91 para la escala total.
La validez de constructo se evaluó de dos maneras, en primer lugar, los informes de los cuidadores y en segundo lugar, mediante el examen de
la relación entre problemas y las medidas de bienestar.
Escala de problemas e inspiraciones al dar cuidado, “Caregiving Hassles And Uplifts Scale”. Kinney y stephens (1989).Escala de problemas e inspiraciones al dar cuidado, “Caregiving Hassles And Uplifts Scale”. Kinney y Stephens (1989).
Determinar la estimación de los eventos del cuidado de personas con demencia.
Valorar si un evento ha ocurrido en la semana anterior a la medición, hasta qué punto el evento fue un problema para el cuidador y hasta qué punto fue
motivación o inspiración para el cuidador(41).
Cuenta con 110 ítems. Los eventos se califican en una escala de 4 puntos que van desde “no fue una molestia / inspiración” a “una gran cantidad de molestia / inspiración”.
Limitaciones de los receptores en las AVD, su estado cognitivo, el comportamiento, y aspectos prácticos del cuidado.
Confiabilidad: alfa de Cronbach 0,71 – 0,90.
Validez: NA.
Escala de Frustración, “Frustration
Scale”. Motenko(42).
Medir el nivel de frustración de los cuidadores.
Tiene como objeto evaluar la respuesta emocional a la enfermedad del receptor de cuidados.
Fue adaptada de las respuestas emocionales a la escala de
la estigmatización. Contiene 9 ítems.
No se encontró reportado.
No se encontró reportado.
Escalas de estrés del cuidador, “Caregivers’ Stress Scales”.
Pearlin y col (1990). Universidad de San Francisco en California(43,44).
Valorar los estresores primarios
y secundarios presentes en el
cuidador.
Cuenta con 15 ítems y tres diferentes
opciones de respuesta desde 3 puntos, 4 puntos y 5 puntos.
Estresores primarios: estado cognitivo, el comportamiento problemático, la sobrecarga, y la deprivación de  relaciones; y estresores secundarios: asociados al rol como el conflicto familiar, el conflicto laboral del cuidador, y las dificultades económicas.
No se encontró reportado.

 

Escala del Ambiente Familiar, “Family Environment Scale” (FES).
Moos(45).
Medir el clima familiar tal como el mismo es percibido por sus integrantes.
Fue diseñado para medir las características sociales y de medio ambiente de todas las familias.
La escala cuenta con 90 ítems y con 10 subescalas. Es una herramienta de auto reporte.
Relaciones familiares: la cohesión, la expresividad y el conflicto; Crecimiento personal: independencia, orientación al
logro, orientación a la cultura y la intelectualidad, orientación a la actividad recreativa y el énfasis moral religioso; Mantenimiento y cambio del sistema: organización y control.
Confiabilidad test-retest de 0,86.
Consistencia interna de 0,78.
Validez de constructo es reportada por los autores con otros instrumentos que tienen la misma relación.
Índices del dar cuidado, “Caregiving
Indices”.
En la Universidad de Akron, Bass y Bowman(46).
Medir la percepción de los cuidadores de consecuencias negativas al cuidar a personas con ECNT o a ancianos.
Escala de 8 ítems para medir las percepciones del cuidador de las consecuencias negativas de los cuidados para una persona de edad avanzada con enfermedad crónica o discapacidad.
Las opciones de respuesta van en una escala de 4 puntos desde “muy en desacuerdo” a “totalmente de acuerdo”. O en una dicotomía de Si/No.
Estimación de las dificultades del cuidado, consecuencias negativas del dar cuidado para el cuidador, y consecuencias negativas del dar cuidado para la familia.
No se encontró reportado.
Escala de la carga del cuidado percibida por el cuidador. “Perceived Caregiver Burden Scale” (PCB). Stommel y col(47, 48).
Medir el impacto y las reacciones frente a la experiencia de ser cuidador.
Cuenta con una escala de 31 ítems que tienen dentro de su opción de respuesta una escala tipo Likert de 4 puntos desde
1= extremadamente en desacuerdo a 4= extremadamente de acuerdo.
Impacto en las finanzas, sentimientos
de abandono, impacto en el horario de trabajo, impacto en la salud del cuidador y sentimiento de estar atrapado.
Posee coeficientes de 0,72 a 0,92 sobre sus cinco dimensiones.
Escala del soporte social percibido para el cuidar, “Perceived Social Support for Caregiving” (PSSC). Goodman (1991).
Medir el apoyo que dan a los cuidadores los grupos de soporte.
Nueve preguntas para medir el impacto de los grupos de autoayuda o soporte y tres preguntas para mirar el conflicto
o aspectos negativos de las relaciones de soporte(49).
Cuenta con siete dimensiones, Modelos, semejanza, apoyo emocional, reacción/catarsis, información/orientación,
altruismo, vinculación con la práctica asistencial.
No se encontró reportado
Escala de Carga Percibida por
el Cuidador, “Caregiver Perceived
Burden Scale” (CPB).
Strawbridge y Wallhagen(50).
Evaluar en qué medida los cuidadores de personas con ECNT perciben cambios resultados del cuidado visto como un problema.
Cuenta con 22 ítems, las respuestas
están dadas en una escala de cinco puntos, desde “no es un problema o una inquietud” hasta “siempre (es un
problema o inquietud)”.
Cambio en la actividad, la estabilidad física y la emocional.
No se encontró reportado.
Monitoreo de la carga del cuidador, “Screen For Caregiver Burden” (SCB). Seattle, Vitaliano y su Grupo (1991)
Universidad de Washington.
Identificar las experiencias de estrés negativo (distrés) del cuidador en una forma ágil.
Escala diseñada para medir objetiva y subjetivamente la experiencia de cuidadores cónyuges de personas con
Alzheimer
Escala de 25 ítems, la prevalencia de sucesos potencialmente estresantes para el cuidador (carga objetiva) se califica como algo que ocurre o no. El distrés experimentado por los eventos
(carga subjetiva) se califica en una escala de 5 puntos que va desde “no ocurre la experiencia” a “aparición con graves dificultades”.
La prevalencia de los eventos potenciales de estrés del cuidador (carga objetiva) se
valora según se presente o no. La experiencia de distrés por la ocurrencia de dichos eventos (carga subjetiva) se
califica en una graduación de cinco puntos que van desde no genera distrés hasta es
altamente estresante(51).
Los valores alfa de los 25 ítems
son altos de 0,85 para la carga
objetiva y 0,88 para la carga
subjetiva.
La escala contó con pruebas de validez convergente y divergente, de constructo mostrando resultados dentro del rango  esperado.
Inventario de dar cuidado familiar, “Family Caregiving Inventory”.
Archbold y col(52).
Determinar la mutualidad y el grado de preparación para el cuidado que tienen quienes viven la experiencia de dar cuidado a ancianos dependientes
El inventario general contiene 20 ítems que puede ser auto diligenciado y está dividido en dos escalas, Mutualidad la
cual cuenta con 15 ítems y la preparación para el cuidado que
cuenta con 5.
Mutualidad: relaciones y si estas se caracterizan por afecto, compartir actividades placenteras y reciprocidad.
La preparación para dar cuidado: determinar si el cuidador
está listo para lo que enfrenta Dificultades con el cuidado que se da.
Tiene una confiabilidad con un coeficiente de 0,92.
 Escala para el cuidador de una persona con sida, “Aids Caregiver Scale” Ferrari y col (1993). Centro de Estudios de la Vida, Cazenova College, Nueva  York(53).
 Medir la experiencia emocional que Pueden ser de satisfacción o estrés de personas que siendo trabajadores o voluntarios dan soporte social a Personas con síndrome de inmunodeficiencia adquirida en fase SIDA.
 Escala que cuenta con 14 ítems y 7 escalas de respuesta que van desde “bajo” (1) a “alto” (7).
 Con 14 ítems, cada pregunta tiene una graduación de 7 puntos que va desde muy bajo hasta muy alto.
 Confiabilidad: 0,80-0,86.
 Estimación del impacto del cuidado en el trabajo, “Care Work Impact appraisals”. Orbell y col (1993).
 Medir aspectos positivos y negativos en el cuidador, por el cuidado de una persona anciana.
 Cuestionario de 31 ítems, cuenta con 7 opciones de respuesta desde “extremadamente de acuerdo” a “extremadamente en desacuerdo”.
 Problemas en el trabajo de cuidar, satisfacciones en el trabajo de cuidar, disgustos en las relaciones y satisfacción con el estilo de vida del cuidado(54).
 No se encontró reportado.
 Valoración de la reacción del cuidador “Caregiver Reaction Assessment” (CRA). Given y col (1993).
 Medir las reacciones de los familiares cuidadores de ancianos enfermos.
 Cuenta con 24 ítems y 5 opciones de respuesta desde “extremadamente de acuerdo” a “extremadamente en desacuerdo”.
 5 dimensiones: la estima del cuidador, la falta de soporte familiar, el impacto en las finanzas, en el horario y en la
salud(55,56). 24 ítems.
 Consistencia interna de as dimensiones varió entre 0,57 y 0,85(57). Cuenta con validez de constructo.
 Escala de carga del cuidador, “Caregiving Burden Scale”.
Gerritsen y van Der Ende, Holanda (1994).
 Medir estrés negativo relacionado con el cuidado de personas ancianas enfermas.
 13 ítems con 5 opciones de respuesta desde “en total desacuerdo” a “ muy de acuerdo”.
 Relaciones: evaluación negativa de la relación entre el dador y el receptor del cuidado.
Consecuencias personales: medida subjetiva del impacto del cuidado(58).
 Alfa de Cronbach 0,84.
Validez de constructo.
 Escala de autoeficacia en el dar cuidado, “Caregiving Self Efficacy Scale” (CSS). Denney (1994).
 Evaluar la eficiencia del cuidado suministrado por parte del cuidador.
 Chou y col (1999) emplearon la CSS y reportan en sus hallazgos buena utilidad en los pacientes en Taiwán(59).
Cuenta con 15 ítems en cuatro subescalas.
 Resiliencia, automantenimiento,
conectividad emocional y cuidado instrumental.
 Alfa de Cronbach para todas las subescalas estuvo entre 0,81 a 0,94, Test-retest oscilaron entre 0,73 y 0,85.
Incluyen análisis de estructura factorial, validez divergente y convergente.
 Entrevista del Impacto Familiar, “Family Impact Interview”. Covinsky(60).
 Revisar el impacto del cuidado en pacientes hospitalizados, seriamente enfermos y en sus familias.
 Cuestionario de 10 ítems con diferentes opciones de respuesta para grupos de preguntas.
Tiempo de administración 10 minutos.
 Carga del cuidado y el impacto
financiero.
 No se encontró reportado.
 Carga y bienestar genérico del cuidador, “Caregiver Burden And Generic Well-Being”. Stull y col(61).
 Revisar carga y bienestar genérico del cuidador familiar y resultados del cuidado. Exploró las necesidades del receptor del cuidado, el bienestar del
cuidador la carga sobre el cuidador, y los resultados del cuidado del anciano que vive en la comunidad.
 Instrumento que cuenta con opciones de respuesta en una escala de 5 puntos desde “nunca” hasta “todo el tiempo”.
 Problemas físicos, sociales y financieros y se revisan en paralelo con el bienestar genérico en la salud física,
actividades sociales e ingresos del cuidador(62).
 No se encontró reportado.
 Cuestionario de problemas de los padres cuidadores “Parent Caregiver Strain Questionnaire”
(PCSQ). England y Roberts (1996).
 Medir los problemas del cuidado en los cuidadores.
 Cuestionario de 40 ítems con opción de respuesta en una escala de 5 puntos “no del todo agotado” a “muy agotado”.
 Desgaste psicosocial, el físico y el instrumental, el despertar emocional y el estrés negativo por la discrepancia en las metas establecidas(63).
 Alfa de Cronbach en los 5 factores estuvo en el rango de 0,74 a 0,93.
 Cuestionario del sentido de competencia, “Sense of Competence
Questionnaire” (SCQ).
Vernooij-Dassen y col(64).
 Medir el sentido de competencia o capacidad para el cuidado del cuidador de personas con demencia.
 Cuenta con 8 ítems con una escala de opción de respuesta de 4 puntos incluye: muy en desacuerdo, desacuerdo, acuerdo y muy de acuerdo.
 Satisfacción con el receptor del cuidado.
Satisfacción con la propia capacidad de cuidar.
Consecuencias de ser cuidador en la vida personal de quien cuida(65, 66).
 Alfa de Cronbach: para sus tres dimensiones entre 0,62 – 0,80.
Validez de constructo.
 Índice multidimensional de estrés del cuidador. “Multidimensional Caregiver Strain Index” (MCSI).
Stull(67).
 Comprender la carga del cuidado de los cuidadores de personas ancianas.
 18 ítems con 5 opciones de respuesta de 0 a 4 (nunca) (una gran cantidad).
 Problemas físicos, sociales, financieros, de tiempo, de relaciones interpersonales y demanda o manipulación de la persona cuidada(68).
 No se encontró reportado.

 

Escala de carga del cuidador, “Caregiver Burden Scale” (CB).
Elmstahl y su Grupo(69).
Medir la carga subjetiva de los cuidadores.
20 ítems cuatros opciones de
respuesta: “no todo el tiempo”
“raramente” “algunas veces” “a
menudo”.
Problemas generales, aislamiento,
molestias, compromiso emocional y ambiente(70).
Alfa de Cronbach entre 0,70 – 0,87 para sus diferentes dimensiones.
Validez de constructo.
Escala de Unidad Funcional para Cuidar al Paciente. “Patient Caregiver Functional Unit Scale” (PCFUS).
Fredman y Daly (1997) Universidad
Maryland.
Valorar actividades básicas cotidianas y actividades instrumentales básicas cotidianas de las díadas cuidador-paciente.
La puntuación representa el nivel de dependencia del paciente en una escala positiva de 0 (completamente dependiente) a 28 (totalmente independiente).
La carga del cuidador se califica en una escala negativa desde 0 (ninguna dificultad de ayudar) a -28 (dificultad tanto física como emocional al ayudar). Las dos subescalas se combinan para
dar la puntuación general que oscila entre -28 hasta 28.
Las respuestas de las diadas indican la funcionalidad de los receptores del cuidado señalando si requieren de asistencia y si para dar ese apoyo el cuidador tiene dificultad(71).
Confiabilidad de 0,98 y confiabilidad
test-retest de 0,89.
Entrevista de La Actividad del Cuidador, “Caregiver Activity Survey” (CAS). Davis y col (1997).
Medir el tiempo que se gasta en el cuidado de una persona con enfermedad de Alzheimer.
Versión final cuenta con 6 ítems.
4 preguntas demográficas y 6 aspectos de la actividad cotidiana diaria: actividades de cuidado como la comunicación, el transporte, el vestir, el
comer, el cuidar la apariencia personal, y la supervisión(72).
Confiabilidad Test-retest 0,88 Cuenta con validez convergente fuerte con los instrumentos ADAS-Cog, MMSE y PSMS.
Escala de dar cuidado familiar, “Family Caregiving Scale”. Schofield y su grupo (1997) Universidad de Melbourne, Australia.
Determinar el bienestar general de la experiencia y la actividad social de la misma al comparar cuidadores con no cuidadores.
Cuenta con 6 ítems y tres opciones de respuesta desde “menos” “igual” “más”.
Satisfacción con el cuidado, afecto positivo y negativo, el soporte social, la sobrecarga.
La satisfacción con el rol de cuidadores, resentimiento y rabia, la ayuda  suministrada y necesaria, el nivel de discapacidad y los problemas comportamentales(73).
Alfa de Cronbach entre 0,68-0,75.
Validez de constructo
Escala de recompensas del cuidador de Picot, “Picot Caregiver Rewards Scale” (PCRS).
Picot y Col (1997).
Medir las consecuencias positivas del cuidado en el cuidador
24 ítems con 5 opciones de respuesta desde “nada en absoluto” a “mucho”.
Consecuencias positivas del dar cuidado en una escala de tipo Likert de 5 puntos que va de no sucede hasta en gran
medida(74).
Confiabilidad: 0,86.
Cuenta con validez de constructo.
Escala de distrés del cuidador -Inventario neuro psiquiátrico, “Neuropsychiatric Inventory
Caregiver Distress Scale” (NPI-D). Kaufer y su grupo (1998).
Medir el estrés negativo psicológico o emocional de los cuidadores que se presentan en la enfermedad de Alzheimer
Cuenta con 10 síntomas neuropsiquiátricos de los pacientes
de Alzheimer evaluados por el inventario Neuro psiquiátrico (NPI). Los cuales se califican en una escala de 6 puntos que va desde “nada preocupante” a “muy grave/ muy preocupante” dependiendo la tensión
emocional o psicológica que el cuidador tenga con estos síntomas.
10 síntomas neuropsiquiátricos valorados con el inventario neuro psiquiátrico del cuidador (NPI). Los ítems se encuentran
graduados en una escala de 6 puntos que van de nada estresante hasta en extremo estresante(75,76).
Correlación con el instrumento ZBI fue de rs= 0,47.
Prueba confiabilidad Test-retest adecuada 0,47 p<0,01.
Escala de resultados de Bakas, “Bakas Caregiving Outcomes Scale” (BCOS). Bakas y Champion (1999).
Medir los cambios en la vida de los cuidadores de personas con enfermedad cerebrovascular, entendiendo que estas afrontan requerimientos particulares de
cuidado.
10 ítems con 7 opciones de respuesta desde : “cambio para lo peor” “cambio para lo mejor”.
Pasó de tener 48 ítems a 12 y por último 10, que miden una sola dimensión: cambios en la vida(77).
Confiabilidad: 0,77.
Validez de criterio.
Encontrando significado a través del cuidado, “Finding Meaning Through Caregiving” (FMTC).
Farran y col (1999) Universidad de Rush, Chicago(78).
Valorar la experiencia del cuidador
de cuidar a personas con demencia.
19 ítems con 5 opciones de respuesta
desde “extremadamente de acuerdo” a “extremadamente en desacuerdo”.
Pérdida o disminución del poder, que identifica los aspectos difíciles de dar cuidado; El significado provisional, que
identifica cómo los cuidadores encuentran sentido en el día a día; El significado último, que señala los atributos religiosos, filosóficos y espirituales asociados con la experiencia de dar cuidado.
Confiabilidad: 0,88 – 0,95
Validez convergente y divergente.
Escala subjetiva de carga, “Subjective Burden Scale” (SBS).
Matsuda (1999).
Medir qué tan estresante es el cuidado para los cuidadores japoneses.
Se califica en preguntas graduadas en cinco puntos que van desde no percibe estrés hasta muy estresante(79).
 
Confiabilidad 0,87.
Confiabilidad en la prueba test retest fue de 0,72.
Validez predictiva satisfactoria.
Inventario de consecuencias de dar cuidado familiar. “Family Caregiving Consequences Inventory” (FCCI). Shyu y su grupo(80).
Apoyar a las enfermeras domiciliarias,
de manera que ellas puedan medir los resultados del cuidado familiar.
Cuenta con 21 ítems y tiene una escala de respuesta que va desde 1” resultado menos positivo” a 3 “resultado más
positivo”.
Anciano frágil Re; Resultados del cuidador; Resultados de la familia.
Alfa de Cronbach : 0,78-0,93.
Validez de constructo soportada.
Autoeficacia del Cuidador, “Caregiver Self-Efficacy”. Zeiss y col(81).
Auto eficacia del cuidador en un grupo terapéutico de intervención psicoeducativa.
Escala en formato de entrevista con 14 ítems, la opción de respuesta se encuentra en una escala de confidencia con cada ítem que va desde 0 a 100.
Autocuidado del cuidador y su eficacia; Eficacia para resolver problemas del cuidado.
Alfa de Cronbach desde 0,81 – 0,94 para todas las subcategorías.
Test-retest: 0,73-0,85.
Excelente fiabilidad y validez demostrada.
Índice de carga de dar cuidado, “Burden Index of Caregiving” (BIC). Miyashita y col (2006). 
Universidad de Tokio, Japón(82).
Medir la carga del cuidado en cuidadores.
27 ítems con escala de respuesta tipo Likert desde 0: nunca hasta 4: siempre.
Tiempo de dependencia, carga emocional, existencial, física,
y asociada a la prestación del servicio y carga total.
Confiabilidad test-retest 0,83 y 0,68.
Validez mostró una correlación
moderada entre cada dominio
del BIC y del SF-8.
Escala de carga, “Burden Scale”.
Simmons (2007) Universidad de Kentucky(83).
Evaluar la auto percepción de carga de los pacientes con cáncer frente a los cuidadores.
Cuestionario de autoadministración que cuenta con 10 ítems y escala de frecuencia con 5 opciones de respuesta.
Experiencia de la culpa, endeudamiento,
pérdida de control, la dependencia, interferencia en la vida de los cuidadores, el esfuerzo físico como perjuicio de la salud del cuidador, ira, resentimiento, frustración y la impotencia.
Confiabilidad: 0,938. Reporta que la validez convergente y la validez discriminante determinan que la escala de percepción de la carga es independiente de la edad, el número de personas que viven en el hogar, lugar de la enfermedad y bienestar socio familiar.

Referencias Bibliográficas

  • 1. Zarit SH, Reever KE, Bach Peterson J. Relatives of the impaired elderly: Correlates of feelings of burden. The Gerontologist.1980; 20(6): 649-55.
  • 2. Zarit SH, Orr NK, Zarit JM. Understanding the stress of caregivers: planning an intervention. In: The hidden victims of Alzheimer’s disease: Families under stress. New York: New York University Press; 1985.
  • 3. Bédard M, Molloy W, Squire L, Dubois S, Lever JA, O’Donnell M. The Zarit Burden Interview: A New Short Version and Screening Version. The Gerontologist. 2001; 41: 652-7.
  • 4. Zarit SH, Orr NK, Zarit JM. The hidden victims of Alzheimer’s disease: Families under stress. New York: New York University Press; 1985.
  • 5. Folkman S, Lazarus RS. An analysis of coping in a middle-aged community sample. Journal of Health and Social Behavior.1980;21:219-39.
  • 6. Vitaliano PP, Russo J, Carr JE, et al. The ways of coping checklist: Revision and psychometric properties. Multivariate Behavioral Research 1985; 20:3-26.
  • 7. Hooker K, Manoogian O’Dell M, Monahan D, Frazier L, Shifren K. Does Type of Disease Matter? Gender Differences among Alzheimer’s and Parkinson’s disease Spouse Caregivers. The Gerontologist. 2000;(40)5:568-73.
  • 8. Sandin B, Chorot P. Cuestionario de afrontamiento del estrés: desarrollo y validación preliminar. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica. 2003; 8(1):39-54.
  • 9. Stein RE, Riessman CK. The development of an impact on family scale: Preliminary findings. Medical Care.1980;18(4):465-72.
  • 10. Stein RE, Jessop DJ. The impact on family scale revisited: further psychometric data. J Dev Behav Pediatr. 2003;24(1):9-16.
  • 11. Greene JG, Smith R, Gardiner M, Timbury GC. Measuring behavioral disturbance of elderly demented patients in the community and its effects on relatives. Age and Ageing. 1982;11:121-6.

Fuentes Bibliográficas

  • 12. Zarit JM. Predictors of burden and distress for caregivers of senile dementia patients. [Unpublished doctoral dissertation]. Los Angeles (California): Repositorio institucional de University of Southern California; 1982.
  • 13. Zarit S, Tood P, Zarit JM. Subjective Burden of Husbands and Wives as Caregivers: A Longitudinal Study. The Gerontologist. 1986; 26(3):260-6.
  • 14. Teri L, Truax P, Logsdon R, Uomoto J, Zarit S, Vitaliano P. Assessment of behavioral problems in dementia: The Revised Memory and Behavior Problems Checklist. Psychology and Aging. 1992;7(4):622-31.
  • 15. American Psycological Association. The Revised Memory and Behavior Problems Checklist. [Citado el 10 de febrero de 2013] Disponible en: https://www.apa.org/pi/about/publications/caregivers/practice-settings/assessment/tools/memory-behavior.aspx
  • 16. Cohen S, Kamarck T, Mermelstein R. A global measure of perceived stress. Journal of health and social behavior. 1983;24:385-96.
  • 17. Robinson BC. Validation of a Caregiver Strain Index. Journal of Gerontology. 1983;38:344-8.
  • 18. Sullivan TM. Caregiver Strain Index (CSI). The Hartford institute for geriatric nursing. 2002;(14):1-2.
  • 19. Epstein NB, Baldwin LM, Bishop DS. The McMaster family assessment device. Journal of Marital and Family Therapy. 1983;9:171-80.
  • 20. Miller I, Epstein N, Bishop D, Keitner G. The McMaster Family Assessment Device: Reliability and Validity. Journal of Marital and Family Therapy. 1985; (11)4:345–56.
  • 21. Center for Mental Health Services Research. CMHSR measures collection. Family Assessment Device (FAD). Washington: George Warren Brown School of Social Work at Washington University; 1990. [citado el 27 de febrero de 2013] Disponible en https://brownprojects.wustl.edu/cmhsrmeasures/o4.html.
  • 22. Poulschock SW, Deimling GT. Families caring for elders in residence: Issues in the measurement of burden. Journal of Gerontology.1984; 39(2):230-9.

Referencias

  • 23. Montgomery R, Gonyea JG, Hooyman NR. Caregiving and the experience of subjective and objective burden. Family Relations.1985;34:19-26.
  • 24. Kosberg J, Cairl R. The cost of care index: A case management tool for screening informal care providers. The Gerontologist.1986;26(3):273-8.
  • 25. Derogatis LR. The Derogatis stress profile (DSP): Quantification of psychological stress. Advances in Psychosomatic Medicine.1987;17:30-54.
  • 26. Dobkin PL, Pihl RO, Breault C. Validation of the Derogatis Stress Profile Using Laboratory and Real World Data. Psychother Psychosom. 1991;56:185-96.
  • 27. McCubbin MA, McCubbin HI, Thompson A. FHI: Family Hardiness Index. In: Family Assessment Inventories for Research and Practice. Madison (Wisconsin): The University of Wisconsin; 1987.
  • 28. Frost Olsen S, Sorensen Marshall E, Marshall E, Mandleco B, Allred A,-Taylor Dyches T, et al. Support, Communication and Hardiness in Families with Children with Disabilities. Journal of Family Nursing. 1999;5(3):275-91.
  • 29. Wells Y, Jorm AF. Evaluation of a special nursing home unit for dementia sufferers. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry.1987;21: 524-31.
  • 30. Bindoff H, Clifford C, Young L. Caregivers of family members with dementia and disability: A comparative study of wellbeing. Journal of Family Studies. 1997;3(2):183-95.
  • 31. Caserta M, Lund D, Wright S. Exploring the caregiver burden inventory (CBI) Further evidence for a multidimensional view of burden. Int’l Journal of Aging and Human Development. 1996;43:21-34.
  • 32. Novak M, Guest C. Application of a Multidimensional Caregiver Inventory. The Gerontologist. 1989;29:798-803.
  • 33. Kuei Ru Ch, Jiann Chyun L, Hsin Ch. The Reliability and Validity of the Chinese Version of the Caregiver Burden Inventory. Nursing Research. 2002; 51(5):324-31.

Bibliografías

  • 34. Lawton MP, Kleban MH, Moss M, et al. Measuring caregiving appraisal. Journal of Gerontology.1989;44(3):61-71.
  • 35. Hughes CB, Caliandro G. Effects of social support, stress, and level of illness on caregiving of children with AIDS. Journal of Pediatric Nursing. 1996;11(6): 347-58.
  • 36. Sevick MA, Sereika S, Hoffman L, et al. A confirmatory factor analysis of the caregiving appraisal scale for caregivers of home-based ventilator-assisted individuals. Heart & Lung.1997;26(6):430-8.
  • 37. Struchen M, Atchison T, Roebuck T, Sander A. A Multidimensional Measure of Caregiving Appraisal: Validation of the Caregiver Appraisal Scale in Traumatic Brain Injury. Journal of Head Trauma Rehabilitation. 2002;17(2):132-54.
  • 38. Oberst MT, Thomas S, Gass KA, Ward SE. Caregiving demands and appraisal of stress among family caregivers. Cancer Nursing.1989; 12(4):209-15.
  • 39. Carey PJ, Oberst MT, McCubbin MA, Hughes SH. Appraisal and caregiving burden in family members caring for patients receiving chemotherapy. Oncology Nursing Forum.1991;18(8):1341-8.
  • 40. Kinney JM, Stephens MAP. Caregiving hassles scale: Assessing the daily hassles of caring for a family member with dementia. The Gerontologist. 1989; 29(3):328-32.
  • 41. Kenney JM, Stephens MAP. Hassles and uplifts of giving care to a family member with dementia. Psychology and Aging.1989;4(4):402-8.
  • 42. Motenko AK. The frustrations, gratifications, and well-being of dementia caregivers. The Gerontologist. 1989;29(2):166-72.
  • 43. Pearlin LI, Mullan JT, Semple SJ, Skaff MM. Caregiving and the stress process: An overview of concepts and their measures. The Gerontologist. 1990;30(5):583-94.
  • 44. Kyriacou O, Treasure J, Schmidt U. Understanding how parents cope with living with someone with anorexia nervosa: Modeling the factors that are associated with care distress. International Journal of Eating Disorders. 2008: 41(3):233–42.

Fuentes

  • Primero, Moos R. Conceptual and Empirical Approaches to Developing Family-Based Assessment Procedures: Resolving the Case of the Family Environment Scale. Family Process. 1990;29(2):199–208.
  • 46. Bass D, Bowman K. The transition from caregiving to bereavement: The relationship of care-related strain and adjustment to death. The Gerontologist. 1990;30(1):35-42.
  • 47. Stommel M, Given CW, Given B. Depression as an overriding variable explaining caregiver burdens. Journal of Aging and Health.1990; 2(1):81- 102.
  • 48. Gupta R. The Revised Caregiver Burden Scale: A preliminary evaluation. Research on Social Work Practice.1999;9(4):508-20.
  • 49. Goodman C. Perceived social support for caregiving: Measuring the benefit of self-help/support group participation. Journal of Gerontological Social Work. 1991;16(3/4):163-75.
  • 50. Strawbridge WJ, Wallhagen MI. Impact of family conflict on adult child caregivers. The Gerontologist.1991;31(6):770-7.
  • 51. Vitaliano P, Russo J, Young H, Becker J, Maiuro J. The screen for caregiver burden. The Gerontologist.1991;31(1):76-83.
  • 52. Archbold PG, Stewart BJ, Greenlick MR, Harvath TA. The clinical assessment of mutuality and preparedness in family caregivers to frail older people. In: Funk SG, et al. Key aspects of elder care. New York: Springer Publishing Company; 1992.
  • 53. Ferrari JR, McCown W, Pantano J. Experiencing satisfaction and stress as an AIDS care provider: The AIDS caregiver scale. Evaluation & the Health Professions.1993; 16(3): 295-310.
  • 54. Orbell S, Hopkins N, Gillies B. Measuring the Impact of Informal Caring. Journal of Community & Applied Social Psychology.1993; 3: 149-163.
  • 55. Given CW, Given B, Stommel M, et al. The caregiver reaction assessment (CRA) for caregivers to persons with chronic physical and mental impairments. Research in Nursing and Health.1992;15:271-83.

Otras Referencias Bibliográficas

  • Primero, Given CW, Given B, Stommel M, et al. The influence of cancer patients’ symptoms and functional states on patients’ depression and family caregivers’ reaction and depression. Health Psychology. 1993;12(4):277-85.
  • Segundo, Grov EK, Fosså SD, Tønnessen A, Dahl AA. The caregiver reaction assessment: psychometrics, and temporal stability in primary caregivers of Norwegian cancer patients in late palliative phase. Psychooncology. 2006; 15(6):517-27.
  • Tercero,  Gerritsen JC, Van der Ende PC. The development of a care-giving burden scale. Age and Ageing. 1994;23:483-91.
  • Cuarto, Chou K, LaMontagne L, Hepworth J. Burden Experienced by Caregivers of Relatives with Dementia in Taiwan. Nursing Research. 1999;48(4):206-14.
  • Quinto, Covinsky K, Goldman L, Cook F, et al. The impact of serious illness on patients’ families. JAMA.1994; 272:1839-44.
  • Sexto, Stull DE, Kosloski K, Kercher K. Caregiver burden and generic well-being: Opposite sides of the same coin? The Gerontologist.1994;34(1):88-94.
  • Séptimo, Sugihara Y, Sugisawa H, Nakatani Y, Hougham G. Longitudinal Changes in the Well-Being of Japanese Caregivers: Variations across Kin Relationships. J Gerontol B Psychol Sci Soc Sci . 2004;59(4):177-184.
  • Octavo, England M, Roberts B. Theoretical and psychometric analysis of caregiver strain. Research in Nursing & Health. 1996;19(6):499–510.
  • Noveno, Vernooij Dassen MJ, Persoon JM, Felling AJ. Predictors of sense of competence in caregivers of demented persons. Social Science and Medicine. 1996;43(1):41-9.
  • Décimo, Vernooij Dassen MJ, Persoon JM, Felling AJ, Brummelkamp E, et al. Assessment of caregiver’s competence in dealing with the burden of caregiving for a dementia patient: A short sense of competence questionnaire (SSCQ) suitable for clinical practice. Journal of the American Geriatrics Society.1999;47(2):256-7.

Otras Fuentes Bibliográficas

  • Primero, Aaltje J, Hein VH, Harm VM, Giel N, Chad G, Myrra VD, et al. Sense of competence questionnaire among informal caregivers of older adults with dementia symptoms: A psychometric evaluation. Clinical Practice and Epidemiology in Mental Health [revista en línea]. 2007; 3(11). [citado el 07 de febrero de 2013] Disponible en: https://www.cpementalhealth.com/content/3/1/11
  • Segundo, Stull DE. The multidimensional caregiver strain index (MCSI): Its measurement and structure. Journal of Clinical Geropsychology. 1996;2(3): 175-96.
  • Tercero, Factor S, Weiner W. Parkinson’s Disease Diagnostic and Clinic Management. Demos Medical Publishing. 2008: 764.
  • Cuarto, Elmstahl S, Malmberg B, Annerstedt L. Caregiver’s burden of patients 3 years after stroke assessed by a novel caregiver burden scale. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation.1996;77:177-282.
  • Quinto, Belasco A, Barbosa D, Bettencourt A, Diccini S, Sesso R. Quality of Life of Family Caregivers of Elderly Patients on Hemodialysis and Peritoneal Dialysis. American Journal of Kidney Diseases. 2006;48(6):955-63.
  • Sexto, Fredman L, Daly MP. Patient-caregiver functional unit scale: A new scale to assess the patient-caregiver dyad. Family Medicine.1997; 29(9):658-65.
  • Séptimo, Davis KL, Marin DB, Kane R, Patrick D, Peskind ER, Raskind MA, et al.The Caregiver Activity Survey (CAS): Development and validation of a new measure for caregivers of persons with Alzheimer’s disease. International Journal of Geriatric Psychiatry. 1997;12:978–88.
  • Octavo, Schofield HL, Murphy B, Herrman HE, et al. Family caregiving: measurement of emotional well-being and various aspects of the caregiving role. Psychological Medicine.1997;27:647-57.
  • Noveno, Picot SJF, Youngblut J, Zeller R. Development and testing of a measure of perceived caregiver rewards in adults. Journal of Nursing Measurement. 1997; 5(1):33-52.

Otras Referencias

  • Primero, Kaufer DI, Cummings JL, Christine D, et al. Assessing the impact of neuropsychiatric symptoms in Alzheimer’s disease: The neuropsychiatric inventory caregiver distress scale. Journal of the American Geriatrics Society. 1998;46(2):210-5.
  • Segundo, Kaufer D, Cummings J, Ketchel P, Smith V, MacMillan A, Shelley T, et al. Validation of the NPI-Q, a Brief Clinical Form of the Neuropsychiatric Inventory. The Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences. 2000;12:233-9.
  • Tercero, Bakas T. and Champion V. Development and psychometric testing of the Bakas caregiving outcomes scale. Nursing Research. 1999; 48(5):250-9.
  • Cuarto, Farran CJ, Miller BH, Kaufman JE, et al. Finding meaning through caregiving: Development of an instrument for family caregivers of persons with Alzheimer’s disease. Journal of Clinical Psychology. 1999; 55(9):1107-25.
  • Quinto, Matsuda O. Reliability and validity of the subjective burden scale in family caregivers of elderly relatives with dementia. International Psychogeriatrics. 1999;11(2):159-170.
  • Sexto, Shyu YIL, Lee HC, Chen ML. Development and testing of the family caregiving consequences inventory for home nursing assessment in Taiwan. Journal of Advanced Nursing. 1999; 30(3): 646-54.
  • Séptimo, Zeiss AM, Gallagher Thompson D, Lovett S, et al. Self-efficacy as a mediator of caregiver coping: Development and testing of an assessment model. Journal of Clinical Geropscyhology. 1999;5(3):221-30.
  • Octavo, Miyashita M, Yamaguchi A, Kayama M, Narita Y, Kawada N, Akiyama M, et al. Validation of the burden index of caregivers (BIC) a multidimensional short care burden scale from Japan. Health and Quality of Life Outcomes. 2006: 4(52):1-9.
  • Noveno, Simmons LA. Self-perceived burden in cancer patients: validation of the Self-perceived Burden Scale. Cancer Nurs. 2007;30(5):405-11.

Enfermería Scielo Volumen 163

Autores:

* Gloria Mabel Carrillo González, Enfermera. Magíster en Enfermería. Profesora Asociada Facultad de Enfermería, Universidad Nacional de Colombia.
Correspondencia: gmcarrillog@unal.edu.co
** Lorena Chaparro Díaz, Enfermera. Doctora en Enfermería. Profesora Asociada Facultad de Enfermería, Universidad Nacional de Colombia.
Correspondencia: olchaparrod@unal.edu.co 
***Beatriz Sánchez Herrera, Enfermera. Master in Science of Nursing. Profesora titular Facultad de Enfermería, Universidad Nacional de Colombia.

Correspondencia: cbsanchezh@unal.edu.co
Financiación: Programa para disminuir la carga de la enfermedad crónica en Colombia.
Colciencias. Fase 01 Diagnóstico situacional-2012-2014.
Recibido: abril de 2013
Aceptado para publicación: junio de 2013
Actual. Enferm. 2013; 16(3):8-19

CLIC AQUÍ Y DÉJANOS TU COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *