Nuestro Departamento: Gestión del Departamento de Enfermería, Año 2006

Elsa Yolanda Carvajal Hermida*

Abstract

Within the context of the institutional strategic planning and the objectives of the Department of Nursing, a working team made up by seven clinical nursing supervisors from the specialties of Internal Medicine, Surgery, Pediatrics, Obstetrics/Gynecology, Emergency Service, Critical Care, and Education, focused on the overall efforts of the nursing human resource toward achieving highly efficient results in the care management based upon knowledge, technical ability, innovation, and leadership.

This represented an overall potential centered on the continuous improvement where the best tools are clearly defined working plans according to the own necessities and demands, execution under high levels of commitment, followup and control allowing action with criteria and directionality toward achieving our ultimate goal, which always is the patients´ welfare.

Key words: Strategic planning, task management, quality

Resumen

Dentro de los lineamientos dados por el Direccionamiento Estratégico Institucional y los objetivos del Departamento de Enfermería un equipo de trabajo conformado por siete coordinadoras clínicas en las especialidades de Medicina Interna, Cirugía, Pediatría, Ginecoobstetricia, Urgencias, Cuidado Crítico y Educación han enfocado los esfuerzos de la totalidad del recurso humano de Enfermería hacia resultados altamente eficientes en la gestión del cuidado basado en la comunicación, el conocimiento, la habilidad técnica, la innovación y el liderazgo.

Todo un potencial enfocado en el mejoramiento continuo donde las mejores herramientas son un plan de trabajo claro acorde con nuestras necesidades, una ejecución con alto nivel de compromiso, un seguimiento y control que permita actuar con criterio y direccionamiento hacia el logro de nuestra meta final que siempre será el bienestar del paciente.

Palabras claves: direccionamiento estratégico, gestión, calidad.

En la actualidad, los pacientes acuden a las instituciones de salud con altas expectativas frente a su derecho a la información y comunicación efectiva, a la tecnología requerida de acuerdo con la complejidad de su atención, frente a la habilidad de sus cuidadores y la coordinación del equipo interdisciplinario que interactúa en su atención. Todo lo anterior enmarcado dentro de unos procesos administrativos y financieros que posibilitan dicha gestión mediante el control racional de recursos y la eficiencia de procesos.

Dado que la forma más objetiva de identificar las fortalezas y debilidades del equipo de trabajo es la medición continua de los procesos, los indicadores de calidad permiten cuantificar con datos y hechos concretos el resultado de nuestra gestión. Dicha gestión que aunque se enfoca predominantemente en la atención del paciente hospitalizado ya empieza a tener un gran valor en programas ambulatorios de alto impacto que hoy en día tienen un papel preponderante en la promoción de la salud y prevención de la enfermedad.

Gestión de Calidad

Dentro de los indicadores relacionados con la Gestión de calidad se encuentran todos los relacionados con los incidentes en la atención de enfermería pues el reporte juicioso y oportuno de cada uno de ellos son un termómetro permanente de la calidad del cuidado que ofrecemos y permiten hacer los ajustes pertinentes de acuerdo con un análisis de causas que puede estar relacionado con la mano de obra, los materiales utilizados, el método, la máquina y el medio ambiente. Cada uno de ellos tiene una clasificación según el tipo con el que se relacione: administración de medicamentos, cuidados básicos, administrativo, nutrición o caídas, entre otros, y un grado de acuerdo con la lesión que haya generado su ocurrencia en el paciente.

Durante el año 2006 encontramos una mayor incidencia de los incidentes de tipo administrativo relacionados con procesos derivados de la inadecuada revisión de la historia clínica, coordinación con otros departamentos, programación de actividades, fallas en la identificación de rótulos, incumplimiento de normas etc. Los incidentes de medicamentos relacionados con la preparación, administración y registro a pesar de que se mantienen relativamente estables siguen siendo un incidente frecuente en el proceso de atención.

El incidente de cuidados básicos más frecuente es el desplazamiento de sondas, tubos o drenajes durante actividades de cuidado, traslados o movilización del paciente lo cual ha llevado a la implementación de una lista de chequeo que permita verificar durante el recibo y entrega de turno la calidad de inmovilización de cada uno de ellos.

Durante el último año el incidente de caídas ha ido en aumento lo cual ha llevado a un trabajo de control del riesgo mediante una escala establecida que permite su seguimiento y establecimiento de medidas permanentes. Se realiza un análisis detallado de todos los casos reportados en el año con el fin de identificar los factores de riesgo más frecuentes y las causas de caída. Dado que a pesar del seguimiento de todas las medidas de prevención establecidas las caídas persisten, se presenta dicha problemática como propuesta para realizar un proyecto con la metodología Seis Sigma (figura 1).

Frecuencia Anual según Tipo de Incidente 1991 - 2006

Teniendo en cuenta que la seguridad n la atención del paciente es una de nuestras metas principales para el presente año y que los incidentes en la identificación de muestras de laboratorio se ha incrementado se ha diseñado una lista de chequeo que permite identificar la adherencia a la guía establecida en el 100% del personal específicamente en los servicios en que este incidente se presenta con mayor frecuencia con el fin de hacer la retroalimentación correspondiente (figura 2).

Incidentes con Muestras de Laboratorio 2004 - 2006

Dentro del seguimiento a la calidad del cuidado ofrecido a nuestros pacientes está el seguimiento a las lesiones de piel pues un porcentaje considerable de ellos son mayores de 60 años con alto riesgo de presentar dichas lesiones por las patologías crónicas de tipo respiratorio, por la dificultad para la movilización o eliminación o por problemas de tipo nutricional que no sólo lo hacen más susceptible sino que indican la utilización de medios invasivos u otros elementos de roce como adhesivos y pañales. Lo anterior llevó a aunar esfuerzos por una valoración y registro permanente de dicha situación con el fin de hacer la identificación y manejo oportuno en la totalidad de los pacientes desde su ingreso al hospital (figura 3).

Seguimiento de Lesiones de Piel 2005 - 2006

Vigilancia Epidemiológica

Dentro de esta área el papel importante del profesional de enfermería históricamente ha permitido que mediante el seguimiento y control de los procesos asistenciales se logre el control de la infección nosocomial relacionada con los riesgos inherentes a la herida quirúrgica, la ventilación mecánica y la utilización de sondas, tubos y drenajes utilizados frecuentemente de acuerdo con la indicación terapéutica en pacientes con condiciones clínicas diversas incluyendo su grado de susceptibilidad. Dentro de los indicadores relacionados, se encuentra el índice de infección nosocomial o número de pacientes infectados por total de egresos hospitalarios cuyo comportamiento se ha mantenido muy estable desde hace varios años y con valores inferiores a estándares internacionales (figura 4).

Índice de Infeccion Nosocomial

Otros indicadores como la flebitis por catéter venoso periférico, la infección relacionada con catéter venoso central por 1000 días catéter y la infección del sitio operatorio en herida clasificada como limpia permiten hacer intervenciones oportunas. Con respecto a la flebitis relacionada con catéter venoso periférico por 1000 días catéter, se hizo seguimiento a 58.000 catéteres al año encontrando una flebitis de 11,1 en el primer semestre del año y 14,3 en el segundo semestre pero con un alto valor para la identificación de flebitis grado I lo cual permite evitar su avance a otros grados superiores de flebitis y mayor riesgo para el paciente.

El seguimiento a la bacteriemia relacionada con catéter venoso central por mil días catéter fue 4,2, cifra por debajo del estándar internacional aceptado de 5,3. El seguimiento permanente y su clasificación por especialidad según la especialidad de quien realiza la inserción, vía de acceso, tipo de catéter utilizado, servicio en el cual se manejo, gérmenes aislados y otras variables específicas, nos permiten hacer un seguimiento y retroalimentación a los profesionales responsables de su inserción y manejo (figura 5).

Bacteriemia Relacionada con Catéter Venoso

El control de la infección de herida limpia se realiza en 98% de los pacientes mediante un seguimiento telefónico y un control ambulatorio para los casos que lo requieren de acuerdo con una sintomatología específica.

Lo anterior nos permite captar en forma oportuna los casos encontrados para su manejo médico correspondiente y a través de la tabulación de datos hacer el análisis e identificar los riesgos para su manejo.

El estándar internacional aceptado para infección de herida limpia es de 2% el cual se ha mantenido en general en niveles inferiores (figura 6).

Infección de Herida Limpia

La neumonía asociada con ventilación mecánica, seguimiento realizado por el equipo de terapia respiratoria y enfermería, tuvo un descenso importante durante el 2006 alcanzando niveles inferiores a los umbrales aceptados internacionalmente (figura 7).

Neumonía  Asociada con ventilación Mecánica

Excelencia en el Servicio

Con el fin de asegurar la excelencia en el servicio desde su ingreso y durante todos los procesos relacionados con su atención en el hospital se realizó una tabulación de las inconformidades en la atención de enfermería reportadas por los usuarios las cuales fueron clasificadas como de actitud, administrativa, de información, oportunidad, pertinencia, seguridad y accesibilidad. Haciendo una distribución por tipo y áreas de atención encontramos que la mayor queja expresada por los pacientes corresponde a problemas de actitud relacionada con falta de amabilidad y disposición para el servicio y la oportunidad de la atención al llamado (figura 8).

Frecuencia de Quejas por Áreas de Atención

Lo anterior y con la contribución del equipo de profesionales de enfermería en formación se realizó un seguimiento al tiempo de respuesta en los diferentes turnos de trabajo identificando las causas de llamado, trabajo del cual se concluye la necesidad de tener una auxiliar de enfermería con funciones específicas que brinde respuesta oportuna al llamado en momentos en que el personal responsable de su cuidado no se encuentre disponible. Igualmente se procura que la planeación de actividades corresponda al cubrimiento de las necesidades básicas del paciente.

Adicional a la información obtenida por las encuestas de calidad se implementaron rondas de evaluación de calidad del cuidado de enfermería en las unidades de cuidado critico y servicios de hospitalización lo cual permite la comunicación directa con el paciente y su familia y la resolución temprana de situaciones de inconformidad que pueden posteriormente generar una queja y permiten establecer acciones de mejora oportunas, hacer retroalimentación al personal responsable de su cuidado basado en las necesidades detectadas.

Programas Especiales

Dentro de los programas especiales a nivel hospitalario se cuenta con el Programa de Trasplantes cuyo crecimiento ha sido importante en los últimos años en el rescate y trasplante de riñón e hígado en el paciente adulto y su seguimiento ambulatorio con excelentes resultados. Otro de los programas dirigidos al paciente hospitalizado es el Servicio de Soporte Metabólico y Nutricional realizado por un equipo interdisciplinario conformado por médico, enfermera, nutricionista y químico farmacéutico cuyo objetivo principal es brindar un soporte eficaz y seguro a pacientes que requieren esta terapia especializada, solicitada a través de una interconsulta. En este equipo el profesional de Enfermería juega un importante papel de seguimiento y control donde la educación continuada es su principal herramienta.

La atención dirigida al paciente ambulatorio ha ido en incremento teniendo en cuenta que la utilización eficiente de camas hospitalarias ha implicado no solo un proceso de educación para el auto cuidado por la enfermera en el ámbito hospitalario sino su seguimiento ambulatorio a través de clínicas especializadas como la clínica de heridas y ostomías que en el último año realizó más de 4.000 consultas de seguimiento, lo cual tuvo un efecto en la disminución del número de pacientes atendidos en el hospital por lo cual se planteará el incremento de una enfermera profesional que permita dar respuesta a la demanda de dicho servicio (figura 9).

Intervención Enfermería Clínica de Heridas y Ostomías

Esta misma situación existe con la Clínica especializada de Hipertensión y Diabetes cuyo número de consultas de enfermería alcanzó las 4.500 en el último año. Este programa enfocado básicamente a la promoción de la salud y la prevención de complicaciones de la hipertensión y diabetes en el paciente mayor, basa su atención en la educación individualizada y talleres a nivel grupal con los seguimientos periódicos establecidos por los profesionales que conforman este equipo interdisciplinario.

Liderazgo Médico Científico

El alcance de este proceso incluye el crecimiento y desarrollo del Talento Humano desde su ingreso al hospital mediante procesos de selección, capacitación y entrenamiento permanente en las diferentes áreas del cuidado.

Durante el año 2006 se realizó inducción al Departamento de Enfermería a 100 personas incluidas enfermeras profesionales, auxiliares de enfermería, ayudantes de esterilización, instrumentadoras y asistentes administrativas.

Dicha inducción tiene una intensidad de 16 horas y hace referencia a un programa de capacitación que incluye la revisión de estándares prioritarios en la atención del paciente, tales como, proceso de identificación de pacientes durante el ingreso, traslado y egreso de paciente, manejo de desechos hospitalarios, técnicas de aislamiento, asepsia y antisepsia, bioseguridad y proceso ante accidente laboral, proceso de recepción, preparación, administración y devolución de medicamentos, soporte metabólico y nutricional por vía enteral y parenteral, cuidado de la madre y el recién nacido, recibo y entrega de turno, mezclas parenterales en urgencias y reanimación cerebro cardio pulmonar, código azul y manejo de carro de paro.

Estos temas constituyen la base para un entrenamiento posterior en servicio por un tiempo no menor a dos semanas en donde la persona verifica mediante lista de chequeo el cumplimiento del entrenamiento en la realización de diferentes actividades específicas del cargo y el manejo de equipos en su área.

Con respecto a la Educación continuada del Departamento, se cumplió con una programación anual que incluye temas de interés general para la totalidad del recurso humano y que se han planeado de acuerdo con las necesidades sentidas del Departamento de Enfermería según los resultados de los indicadores de calidad. La edu cación en servicio programada por la coordinadora de cada área responde a necesidades de capacitación identificadas en los servicios y que se relaciona básicamente con las situaciones clínicas de mayor frecuencia o procesos afines al área de desempeño.Esta educación se programa en su mayoría fuera del horario de trabajo razón por la cual obtuvimos un cubrimiento aproximado de 50% (figura 10).

Cubrimiento de Educación Continuada por Servicio

Es también de interés que el personal de enfermería reciba capacitación extramural mediante la asistencia a congresos y seminarios relacionados con el área de desempeño para lo cual se facilita tiempo o financiación mediante solicitud previa y aprobación de la coordinadora de área. Esto permitió la participación de 100 enfermeras y 60 auxiliares en diferentes eventos reconocidos por su calidad científica (figura 11).

Asistencia a Educación Extramural


* Magíster en Enfermería Pediátrica PUJ. Coordinadora de Educación Fundación Santa Fe de Bogotá
Correspondencia: [email protected]
Recibido: febrero de 2007
Aceptado para publicación: febrero de 2007
Actual. Enferm. 2007;10(1):27-34

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!