Factores relacionados a sangrado post-amigdalectomía, Resultados 

El total de amigdalectomías realizadas en el periodo comprendido entre mayo 2007 y enero 2010 en el Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid (Panamá) en pacientes entre los 16 y 75 años de edad fue de 225.

116 amigdalectomías (51.5%) se realizaron en mujeres y 109 (48.5%) en hombres.

Pacientes amigdalectomizados83 amigdalectomías (36.8%) se realizaron en pacientes entre los 16 y 25 años, 71 (31.5%) en pacientes entre los 26 y 35 años, 40 (17.7%) entre los 36 y 45 años. Las 31 restantes (13.7%) se distribuyeron en pacientes entre los 46 y 75 años. (Gráfica 1)

La indicación quirúrgica más frecuente para la realización de amigdalectomías fue la de amigdalitis recurrente con un total de 194 (86.2%) pacientes; seguida de sospecha de malignidad amigdalina en 16 (7.1%) pacientes. 14 amigdalectomías (6.2%) se realizaron por SAOS asociado  a hipertrofia de tejido amigdalino. En solo 1 caso (0.4%) la indicación fue la de cuerpo extraño en amígdala.

La amigdalectomía mediante disección con electro-cauterio se realizó en 177 pacientes (78.7%). 48 amigdalectomías (21.3%) se realizaron mediante disección fría.

Se presentaron 16 casos de sangrado post-amigdalectomía lo que representa una frecuencia del 7.1%, distribuidas de la siguiente manera según el rango de edad: 7 casos (43.7%) en pacientes entre los 16 y 25 años, 6 casos (37.5%) en pacientes entre los 26 y 35 años, 2 casos (12.5%) entre los 36 y 45 años y solo 1 caso (6.3%) entre los 46 y 55 años. No se presentó ningún caso de sangrado en pacientes mayores de 56 años. (Gráfica 2) Según el sexo del paciente se presentó sangrado postoperatorio en 11 hombres (68.7%) y 5 mujeres (31.3%).

Casos de sangrado post-amigdalectomía

Según la indicación quirúrgica, se presentaron 14 casos (87.5%) de sangrado post-amigdalectomía en pacientes cuya indicación era amigdalitis recurrente. 2 pacientes (12.5%) cuya indicación fue SAOS asociado a hipertrofia de tejido amigdalino sangraron en el post-operatorio. No se presentó sangrado en pacientes cuya indicación había sido sospecha de malignidad o cuerpo extraño.

De 177 amigdalectomías realizadas mediante disección con electro-cauterio, 9 (5.1%), presentaron sangrado postoperatorio. De 48 realizadas mediante disección fría, 7 (14.6%) sangraron.

11 pacientes (68.7%) presentaron sangrado primario y 5 (31.3%) sangrado secundario.

Laceración del lecho amigdalinoLa laceración del lecho amigdalino fue el hallazgo intra-operatorio más frecuente encontrado en la revisión del sangrado de 10 pacientes (62.5%). En 3 pacientes se encontraron restos amigdalinos como causa del sangrado. En 3 pacientes, aunque no hubo hallazgos específicos al momento de la revisión, sí se confirmó el consumo de AINES automedicado en el post-operatorio para el control del dolor. (Gráfica 3)

Discusión 

La amigdalectomía constituye uno de los procedimientos quirúrgicos otorrinolaringológicos más realizados en nuestra población. Si bien es un procedimiento que técnicamente no es difícil de realizar, si requiere de manos expertas para su realización y manejo de posibles complicaciones post-operatorias entre ellas y tal vez la más importante de todas, el sangrado post-amigdalectomía.

Nuestro estudio se constituyó de 225 pacientes a los cuales se les realizó amigdalectomía mediante las dos técnicas más empleadas de disección: fría y electro-cauterización.

154 amigdalectomías se realizaron en pacientes con rango de edad entre los 16 y 35 años lo que constituye el 68% del total de la muestra incluida en nuestro estudio. Se realizaron 116 amigdalectomías en mujeres, solo 7 más que los hombres, lo cual no representa una diferencia significativa. La amigdalitis recurrente constituyó la indicación quirúrgica más frecuente para la realización de la amigdalectomía con un 86.2% con lo cual sobresale de manera significativa del resto de indicaciones quirúrgicas.

La electro-cauterización fue el método más utilizado de disección para amigdalectomía realizándose en 177 pacientes (78.7%).

La incidencia de sangrado post-amigdalectomía en nuestro estudio fue del 7%, muy por encima de la incidencia a nivel mundial la cual se ubica entre el 1-2%. De los 16 casos de sangrado post-amigdalectomía, 13 se presentaron en el rango de edad entre los 16 y 35 años, con mayor incidencia en el sexo masculino con un 68%. Relacionando el sangrado post-amigdalectomía con la indicación quirúrgica, se determinó mayor frecuencia con la amigdalitis recurrente en un 87.5%.

Aunque se realizaron más amigdalectomías mediante electro-disección (177 pacientes) se presentó una baja incidencia de sangrado del 5.1%, contrario a las amigdalectomías realizadas mediante disección fría (48 pacientes) en la que se presentó una alta incidencia de sangrado del 14.6%. El sangrado durante las primeras 24 horas post-operatorias fue el que más se presentó en 11 de los 16 pacientes. La laceración del lecho amigdalino fue el hallazgo intra-operatorio más frecuente encontrado en un 62.5%, seguido de los restos amigdalinos como falla quirúrgica con 3 casos. A pesar de que a todos los pacientes se les dio la indicación de no consumir ASA o AINES, 3 de ellos hicieron caso omiso y presentaron sangrado post-operatorio.

Conclusiones 

En nuestra población amigdalectomizada se presentó una mayor incidencia de sangrado post-operatorio que la reportada en la literatura mundial. La utilización del electro-cauterio para la amigdalectomía no está relacionada a una alta incidencia de sangrado post-quirúrgico. La edad cumplida en años entre 16 y 35, el sexo masculino y la amigdalitis recurrente como indicación quirúrgica son factores que aumentan la incidencia de sangrado post-operatorio. Los hallazgos intra-operatorios nos guían hacia la posible causa del sangrado post-amigdalectomía. Se hace necesaria la realización de más estudios para establecer que otros factores están relacionados a sangrado post-amigdalectomía.

Referencias

1. Younis RT, Lazar RH. History and current practice of tonsillectomy. Laryngoscope. 2002; 112(8): 3-5.
2. Blomgren K, Qvarnberg YH, Valtonen HJ. A prospective study on pros and cons of electrodissection tonsillectomy. Laryngoscope. 2001; 111(3): 478-82.
3. Paradise JL. Tonsillectomy and Adenoidectomy. En: Bluestone, Kenna, and Stool, eds. Pediatric otolaryngology. Vol. 2. 3a Ed. Philadelphia: WB Saunders, Co; 1966. p. 1054-65.
4. Paradise JL, Bluestone CD, Bachman RZ, Colborn DK, Bernard BS, Taylor FH, et al. Efficacy of tonsillectomy for recurrent throat infection in severely affected children: results of parallel randomized and non-randomized clinical trial. N Engl J Med. 1984; 310(11): 674-83.
5. Kristensen S, Tveteras K. Post-tonsillectomy hemorrhage: a retrospective study of 1150 operations. Clin Otolaryngol Allied Sci. 1984; 9(6): 347-50.
6. Conley SF, Ellison MD. Avoidance of primary posttonsillectomy hemorrhage in a teaching program. Arch Otolaryngol Head Neck Surg. 1999; 125(3): 330-3.
7. Szeremeta W, Novelly NJ, Benninger M. Postoperative bleeding in tonsillectomy patients. Ear Nose Throat J. 1996; 75(6): 373-6.
8. Maniglia AJ, Kushner H, Cozzi L. Adenotonsillectomy: A safe outpatient procedure. Arch Otolaryng Head Neck Surg. 1989; 115(1): 92-4.
9. Handler SD, Miller L, Richmond KH, Baranak CC. Posttonsillectomy hemorrhage: incidence, prevention and management. Laryngoscope. 1986; 96(11): 1243-7.
10. Windfuhr JP. Indications for interventional arteriography in post-tonsillectomy hemorrhage. J Otolaryngol. 2002; 31(1): 18-22.
11. Levy EI, Horowitz MB, Cahill AM. Lingual artery embolization for severe and uncontrollable postoperative tonsillar bleeding. Ear Nose Throat J. 2001; 80(4): 208-11.
12. Parraga DA, Puig PP. Hemorragia tardía post-amigdalectomía. Acta Otorrinolaringol Esp. 1980; 31(3): 596-9.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!