Comentario de Orden al I Tomo del Tratado Cirugía plástica, Reconstructiva y Estética

Académico Dr. Tito Tulio Roa Roa

Gran honor me ha dispensado la Academia Nacional de Medicina al otorgarme el privilegio de hacer el comentario de orden en la presentación del Primer Tomo de la Obra “Coiffman Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética”, en su Tercera Edición.

Cirugía plástica, la de la forma, la de dar forma, derivada de esa mágica palabra griega plastikos que quiere decir, moldear, crear, no para hacer decoración sino para construir. El nombre surgió cuando de la técnica de algún cirujano, del siglo pasado, nació una forma nueva o una restauración de la misma y al buscar una definición para esa cirugía rotaron muchos nombres hasta que apareció en la literatura médica el de Cirugía Plástica. Así se llamó desde entonces a todo intento en el cual el cirujano no destruye para hacer vivir, sino reconstruye y da forma y así llegó a nuestro siglo.

Más tarde, se establecieron las dos ramas básicas de ese tronco y se reconstruyó cuando había algo destruido naciendo la cirugía reconstructora o se percibió el mejoramiento de la apariencia para hacerla bella y se originó la cirugía estética.

Así, la reconstructiva, devuelve al paciente defectuoso su normalidad, cubriendo desde el punto de vista anatómico regional las siguientes áreas: cirugía de la piel, cirugía craneo-órbito-facial, cirugía de la mano, cirugía del tronco, cirugía de los órganos genitales externos, cirugía de los miembros.

Desde su creación el concepto de la cirugía de las formas va unido al concepto de reconstrucción, el empleo de injertos y colgajos.

La cirugía estética, convertida de simple especialidad técnica a una actividad de comprensión psicológica, humanística y social, le ayuda a cumplir su ideal metafísico de tener belleza, de ser bello.

Si se admite que la cirugía estética es la cirugía del embellecimiento y la cirugía plástica la de las formas, el término, cirugía plástica estética, puede parecer una redundancia, no lo es en absoluto.

Extirpar la giba de la nariz es, en cierto modo, realizar un algo de cirugía estética, pero se trata de un alto de exéresis. Extirpar una giba nasal pero respetando su revestimiento mucoso, rellenar el espacio residual dejado colocando un injerto óseo o cartilaginoso es actuar como un cirujano plástico.

Si no fuese por la continua expansión de conocimientos, experiencias y cambios, los textos más antiguos no necesitarían ser reemplazados. Afortunadamente, las nuevas tendencias de la pedagogía, especialmente el contructivismo han hecho posible la transformación de los textos científicos.

Hoy, el libro científico se concibe como una herramienta poderosa de comunicación racional y afectiva, un objeto precioso, buen compañero y una fuente de consulta y de referencia y, aunque los medios electrónicos están ganando mucho terreno y puede parecer anticuado publicar una obra impresa en papel, Felipe prefirió hacerlo de esta manera porque el libro continúa estando más cerca de nuestros corazones como un viejo amigo. Y es que para publicar un libro se tienen que librar muchas batallas, primero, lograr que sus autores envíen sus respectivas colaboraciones a tiempo; luego, como en la obra que nos ocupa, Felipe se encontró frente a un enorme cantidad de material resultando una faena difícil tomar decisiones sobre aquello que debe incluirse, descartarse, aumentarse o cambiarse.

Una vez organizado y elaborado el original viene la edición en donde el requerimiento de las casas editoriales, desde el punto de vista económico, es muy exigente y entonces hay que conseguir una subvención oficial, particular o universitaria, todas casi imposibles de obtener.

Este Primer Volumen que el Dr. Coiffman nos acaba de presentar está dedicado a los principios fundamentales de la cirugía plástica. No cabe duda que todo cirujano debe aunar a las cualidades que exige la práctica de su especialidad, otras que son absolutamente indispensables para tener éxito en su práctica profesional, tales como contar con sólidos conocimientos sobre la biología de los tejidos, especialmente en lo que concierne a sus alteraciones o la influencia del trauma en sus diversas formas, el estar enterado de las reglas que rigen el trasplante de los mismos tejidos en el ser humano, el conocer con suficiente profundidad los factores genéticos que ocasionan la aparición de las malformaciones. Por ello, se podrán beneficiar de este volumen los estudiantes de posgrado, no solamente de nuestra especialidad, sino también los de los diferentes programas quirúrgicos. Permítanme, por último, manifestarles que Felipe Coiffman ha sido un amigo personal muy cercano, confidente y colega por más de cuatro décadas; también ha sido uno de mis modelos de mayor importancia, casi como la figura de un padre a través de quien aprendí el arte de la cirugía plástica.

Felipe es un profesor consumado que me ha estimulado, mimado, regañado, así como me ha permitido sobresalir en lo que hago. No importaba que fuera residente o jefe de mi propio servicio, su único objetivo era enseñarme. Su instrucción y su guía han sido invaluables en la formación de mi carrera y práctica profesional.

Con la presentación de este Primer Volumen se inicia la entrega de la Tercera Edición de su Obra “Coiffman: Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética” que es la publicación más extensa de nuestra literatura en idioma español, texto de estudio aprobado por la Federación Iberolatinoamericana de Cirugía Plástica y que siembra un hito dentro del panorama de la cirugía plástica mundial. Felicitaciones Felipe por tan magno esfuerzo y a todos ustedes, muchas gracias por su atención.

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!