Obituario, Académico Jorge Suárez Betancourt

Académico Zoilo Cuéllar-Montoya

Jorge Suárez BetancourtEra una luminosa mañana del mes de febrero del año de 1946 cuando, en el Liceo de Cervantes de Bogotá, iniciábamos nuestra formación escolar: entre mis compañeros seencontraba Jorge, con quien muy pronto trabé una buena y duradera amistad; duradera por que, a pesar de la distancia -Jorge vivió la mayoría de su vida profesional en los Estados Unidos- y del tiempo -pues fueron muchos los años que dejamos de vernos-, finalmente, al regresar a Bogotá, ya enfermo, me buscó y dicha amistad sólo la interrumpió su partida hacia esa arcana dimensión que llamamos muerte.

La afinidad profesional de mi padre y el suyo, ambos médicos y ambos especializados en órganos de los sentidos, facilitó y estimuló nuestra camaradería, que se fortaleció en esos 8 años durante los cuales compartimos intereses escolares y sociales.

En las vacaciones de fin de año de 1952, sus padres lo enviaron a terminar su formación secundaria en la Greenbriar Military School de Lewishburg, en West Virginia, Estados Unidos, donde permaneció desde 1953 hasta 1956, después de lo cual nos volvimos a encontrar en la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana y, mucho más tarde, ya como especialistas y en forma fugaz, alguna vez en el campo de golf del Club El Rincón de Cajicá, en compañía de su gran amigo, el Académico Eduardo García Vargas. La última época de nuestra amistad se vio nimbada por la sombría presencia de la grave enfermedad que Jorge padecía: me consultó como oftalmólogo, pero no pude hacer entonces nada positivo por él, pues la lesión ya era irreversible.

Nació el doctor Suárez Betancourt en Bogotá, el 29 de noviembre de 1939, en el hogar del Profesor Jorge Suárez Hoyos, eminente otorrinolaringólogo, y de doña Dolly Betancourt Mejía. Su formación médica la realizó en la Facultad correspondiente de la Pontificia Universidad Javeriana, entre 1957 y 1963, centro docente del cual recibió el grado de médico y cirujano, en 1963. En 1962 presentó, y pasó en forma satisfactoria, el Educational Council for Foreing Medical Graduates de los Estados Unidos de Norte América, lo que le permitió regresar a este país, en el cual se especializó en cirugía general en la Mayo Clinic de la ciudad de Rochester, Minnesota, entre 1964 y 1969, año este último en el que obtuvo el American Board of Surgery y la Licencia Médica colombiana.

Desde ese momento ocupó Suárez Betancourt importantes cargos hospitalarios en la misma Mayo Clinic. En 1969 regresó a Bogotá, al Hospital de San José, época en la cual inició su carrera docente entre nosotros: primero en la Facultad de Medicina del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y más tarde, en 1970, desde el cargo de Director de Educación Médica del Hospital Universitario de La Samaritana de Bogotá. Por esos años hizo parte ya de varias sociedades científicas entre las cuales, como Fellow, ingresó al Capítulo Colombiano del American College of Surgeons, en 1972; se hizo miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía General, cuya Tesorería ocupó entre ese año y el de 1974, año en el cual ingresó a la New York Academy of Sciences, en calidad de Miembro Activo. En 1973 se le admitió como Fellow en el American College of Chest Physicians y, en 1974 como Miembro Activo, en la Priestley Society.

Muy temprano en su vida profesional, en 1971 – contaba apenas con 31 años de edad-, ingresó el doctor Suárez a la Academia Nacional de Medicina de Colombia como Miembro Correspondiente, durante el período presidencial del doctor Juan Pablo Llinás Olarte (1971-1973), con el trabajo “Estudios de Secreción y Citodinamia en el Epitelio Canino en Bolsas Subcutáneas de Heidenhain”1 .

Su gran afición a la fiesta brava lo llevó al cargo de Cirujano de la Plaza de Toros de Santamaría, el cual ocupó entre 1971 y 1974, año en el cual regresó a los Estados Unidos. La misma afición, años después, le abrió las puertas, gracias a su amistad con Luis Miguel Dominguín, al círculo de amigos del mismo Generalísimo Francisco Franco y, dentro de éste, a una estrecha amistad con el Rey Juan Carlos de Borbón, de quien fuera por varios años compañero obligado en las mejores corridas de la Monumental de Madrid. En febrero de 1974 recibió, en la ciudad de Miami, Florida, el honorífico nombramiento de Profesor Visitante de Cirugía de la University of Miami School of Medicine.

Ocupó, a partir de entonces, importantes cargos hospitalarios en el Memorial Mission Hospital, en la ciudad de Asheville, Carolina del Norte; en el St. Josephs Hospital y en el Highland Hospital de dicha ciudad en la cual, en la University of North Carolina at Chapel Hill, entre 1976 y 1979, trabajó como instructor.

En 1980 se trasladó a la Florida, a la ciudad de Fort Lauderdale donde, en el Las Olas Comunity Hospital continuó su práctica profesional, con privilegios hospitalarios en el North Ridge Medical Center, en el Holy Cross Hospital, en el North Beach Hospital, en el Humana Hospital Cypress, en el Las Olas Hospital, entre 1983 y 1990, en el Imperial Point Medical Center, de 1980 a 1993, en el Universal Medical Center, de 1989 a 1993 y el Cleveland Clinic Hospital lo nombró, en 1993, Honorary Emeritus. En los años 1984, 1985 y nuevamente en 1988, ocupó la Vice Jefatura del Cuerpo Facultativo del Las Olas Community Hospital de Ft. Lauderdale, centro asistencial de cuya Jefatura del Cuerpo Facultativo se hizo cargo a partir de 1989. En 1987 y 1988 ocupó la Secretaría del Comité Ejecutivo del North Beach Hospital, en la Florida. En 1986 se hizo Miembro de la American Society of Laser Medicine- Surgery; en 1992 ingresó al American College of International Physicians, como Fellow; en 1993 lo hizo a la Society of Laparoscopic Surgeons y en 1995, al Southeastern Surgical Congress.

Fueron numerosas sus publicaciones e intensa su actividad científica y profesional, pero una parálisis agitante lo marginó prematuramente, en 1994, de su práctica profesional. En el curso de los dos años anteriores a su desaparición, Jorge y yo compartimos con cierta frecuencia durante sus numerosos viajes a Bogotá. En febrero del año 2001, me invitó a la Plaza de Toros de Santamaría, donde se presentaba El Juli: la abundante afluencia de público lo descompuso y sólo el providencial encuentro con uno de los médicos de la plaza nos permitió entrar a ésta por la enfermería, desde allí pasamos al callejón y presenciamos entonces una de las mejores corridas de la temporada: pienso que fue la última vez que Jorge disfrutó de la fiesta brava. Fue mucho lo que apoyó a su familia y en alguna de nuestras últimas conversaciones me compartió algo de su paz interior y de su proximidad al Señor en sus últimos años: “Si Él me llama, en cualquier momento -me dijo esa noche-, estoy listo, no tengo el menor temor, mi alma se halla tranquila y en paz con Él y con los demás“. Murió el Académico Suárez Betancourt en North Miami, Florida, Estados Unidos, después de larga y penosa enfermedad, el 21 de enero de 2002.


1 SUÁREZ BETANCOURT, Jorge. Estudios de Secreción y Citodinamia en el Epitelio Canino en Bolsas Subcutáneas Heidenhain. Temas

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!