Estudio de Recursos Humanos del Sector Salud en Colombia

Académico Gustavo Malagón-Londoño y los Drs.William Rodríguez Uribe y
Carlos Eduardo Jurado Moncayo

Antecedentes

Siendo el recurso humano el en cargado de movilizar los demás recursos e impulsarlos de tal manera que conlleve a una dinámica de producción masiva de bienes o servicios, su estudio para llegar a una identificación real, categorización, clasificación; es necesario en cualquier área del conocimiento.

Frente al nuevo esquema de prestación de servicios propuestos, los profesionales de la salud han perdido aquella posición digna, de respeto y liderazgo dentro del sistema y dentro de su entorno social, lo cual ha llevado a muchos de ellos a desertar de sus oficios originales, con lo cual se llega a la falla en la instauración
del Sistema.

Así mismo la Ley 100 de 1993 que debió ser vista como una nueva oportunidad de negocios dentro de las diferentes profesiones de la salud, se transformó en una seria amenaza para el ejercicio independiente de cada profesión.

No es apropiado ni satisfactorio dejar un proceso decisorio de tal magnitud en manos de otros sectores que únicamente verán y obtendrán estadísticas del acceso de la población colombiana a estudios superiores y los renglones en los cuales quieren desempeñarse y se desempeñarán en un futuro. El sector de la salud debe tomar un claro papel protagónico frente a la promulgación de políticas de formación y utilización de su recurso humano.

La Academia Nacional de Medicina consciente del vacío existente en el sector con respecto al tema, ha querido desde su posición estratégica con respecto a las profesiones del área y las universidades, liderar un proceso que conlleve a la organización de un Estudio del recurso humano del Sector Salud en Colombia, tomando como punto de partida el censo de los trabajadores de la salud en todas las áreas, de tal manera que se identifique su disponibilidad, su capacidad, la ubicación, las facilidades laborales en zonas aisladas y su grado de satisfacción, entre otras variables de interés.

El marco legal vigente en la actualidad para las profesiones de la salud, parte desde el año de 1914, y es de tener en cuenta que muchas leyes reglamentarias de profesiones, tales como las de medicina y odontología datan de 1962.

Esto trae como consecuencia, que estos marcos legales no se encuentren actualizados a los nuevos esquemas de prestación de servicios planteados y que la norma como tal no pueda ser aplicada en el momento que se requiere.

Colombia posee una gran tradición en el estudio de sus recursos humanos del sector salud, pero los mismos no han sido utilizados con el impacto que se esperaría. Últimamente el proceso se ha abandonado y no se lo ha incluido dentro de un esquema serio de planeación.

Hace mucho tiempo se inició el proceso de reglamentación y estudio, siendo posiblemente el más serio y profundo el nevado a cabo entre los años de 1964 y 1967 denominado Estudio de Recursos Humanos para la Salud y la Educación Médica, cuyos resultados fueron expuestos a nivel mundial y colocaron a Colombia a la vanguardia en este tipo de trabajos.

Este estudio recolectó información con respecto a morbimorta1idad, recursos físicos, financieros, cobertura y concentración de servicios médico-asistenciales. En el área de recursos humanos investigó tópicos relativos a la formación y utilización del recurso dentro de los cuales se destacan los siguientes aspectos: mala distribución geográfica, insatisfacción en el trabajo, inadecuación entre tareas asignadas y su formación, subutilización por carencia de personal auxiliar y alto nivel de práctica privada.

Así mismo estudios correspondientes a profesiones específicas se han adelantado desde 1970 siendo las áreas más exploradas, medicina, odontología, enfermería, nutrición y bacteriología.

En el año de 1970 se inició el Inventario Nacional de Recursos Humanos para la Salud, tal como lo recomendó el estudio realizado entre 1964 y 1967. Se estandarizó el instrumento básico de captación en las oficinas de personal de las instituciones de salud, como la hoja o formulario de registro de personal.

En 1977 se produjo el Inventario Nacional de Recursos Humanos para la Salud y se iniciaron refuerzos para tener el registro sistemático de recursos humanos, como medio de información permanente y actualizada en cualquier momento. Esta situación no se ha podido llevar a cabo por la desarticulación existente hasta el momento y por falta de un sistema de información.

Se llegó a la constitución del Consejo Nacional de Recursos Humanos para la Salud mediante el Decreto 2905 de 1977, el cual se encargaría de coordinar los sectores de salud, seguridad social, educación y trabajo con la finalidad de superar incongruencias entre formación y ocupación, así como de asesorar al Icfes en la determinación de la cantidad y calidad de profesionales universitarios.

Con posterioridad, el Decreto Ley 80 de 1980 le dio autonomía al Icfes para autorizar programas docentes y solicitar información al Consejo para la aprobación de programas en el área de la salud. Esto condujo a una inadecuada planeación del recurso humano y a una total ruptura entre los dos sectores.

Con la finalidad de generar mayores campos de trabajo se promulga la Ley 50 de 1981 que estableció como tal el Servicio Social Obligatorio y habló de la permanencia del recurso humano en sitios de trabajo aislados. Desafortunadamente el crecimiento de los egresos fue muy superior al de los empleos. Lo anterior se vio complementado con la rotación impuesta a los cargos del servicio social obligatorio mediante los actos administrativos reglamentarios posteriores.

Con respecto a la formación universitaria, entre 1975 y 1986 se duplicaron los egresos de medicina, se quintuplicaron los de odontología y en enfermería la modalidad profesional o superior creció en un 78%. Esto respondió a políticas de expansión universitaria, sustentadas en el crecimiento económico del país y a presiones de diferentes grupos interesados.

En el Estudio Sectorial de Salud realizado entre 1987 y 1989, demostró que en el año de 1987 las cifras encontradas con respecto a recursos humanos en salud fueron indicativas de la más baja relación de médicos y odontólogos por habitantes al ser comparada con la del resto de países americanos.

En este mismo informe, el 74% de los profesionales se ubica en las ciudades capitales del país y medio urbano que en conjunto reúnen al 67.2% de la población, quedando un 30.8% para ser atendida por el 26% restante.

Un evento convocado por Ascofame en 1987 concluyó que los diez problemas principales con los cuales se enfrenta el sector salud en materia de educación son los siguientes: Desviación de la misión universitaria lo cual lleva a no participar de las soluciones integrales que requiere el país; proliferación de escuelas y graduados que conlleva al desempleo y al subempleo; falta de infraestructura clínica para la enseñanza, (adicionalmente la misma se da en un ámbito exclusivamente hospitalario); falta de recursos bibliográficos y de información; mal proceso de selección y retención de los estudiantes del sector; deficiente calidad y dedicación por parte de los docentes; prevalencia de valores científicos sobre los humanos lo cual lleva a la deshumanización de la profesión; desequilibrio en educación de postgrado; falta de similitud entre modelo enseñado y el que se necesita realmente; desadaptación entre objetivos académicos y avances tecnológicos y científicos.

En el estudio las Estadísticas Sociales en Colombia publicado por el Dane en 1993 aparece que el número de médicos, odontólogos, enfermeras, auxiliares de enfermería y promotoras de salud ha aumentado a mayor velocidad que la población.

El crecimiento en el caso de los médicos fue en un lapso de 19 años, de un 217.2%, ya que se pasó de 4.4 profesionales por cada 10.000 habitantes a 9.2. La población médica se aumentó en el período de 9.299 a 29.498, lo que generó una situación complicada en relación con su ambiente laboral.

El mayor crecimiento lo experimentan las auxiliares de enfermería. Este personal que en 1970 era de 7.616, aumentó en 1989 a 29.876 es decir, 9.5 auxiliares por cada 10.000 habitantes.

El crecimiento en el área de la odontología fue entre 1970 y 1989 de un 307.2%, como consecuencia del nacimiento de nuevas facultades de odontología, sin ningún control en cuanto al número de matriculados y se podría afirmar que también en cuanto a calidad.

Las enfermeras profesionales y las promotoras de salud fueron los dos grupos de mayor crecimiento porcentual; 373.6% y 372.9% respectivamente, incrementándose su disponibilidad en 2.7 Y 2.3, por cada 10.000 habitantes.

Últimamente el proceso legislador ha ido más en contravía al observarse en la ley de educación (Ley 30 de 1993) la autonomía que se les dio a las instituciones educativas lo cual traería como consecuencia la proliferación de entidades formadoras y de programas sin ningún tipo de control.

La situación actual del país recoge lo observado por la misión Ciencia, Educación y Desarrollo en el año de 1993 en el capítulo Crecimiento y Desarrollo Educativo en Colombia, 1958-1993.

En este informe, Ángel Facundo Díaz establece claramente que no es posible llegar a hacer un estudio comparativo sobre la formación de recursos humanos debido a la falta de información estadística y la poca continuidad en los estudios. Así mismo, se observa que la variación entre las ocupaciones en los diferentes sectores no ha sido muy significativa en los períodos transcurridos en el Frente Nacional y el postfrente Nacional.

Lo único considerable es el cambio de posición del sector social con respecto a otros sectores, el cual capta una mayor cantidad de población interesada en continuar con esta línea.

Otra situación que se puede deducir de observar el comportamiento del recurso humano del sector salud ha sido que a pesar de haberse disparado la creación de instituciones docentes, la respuesta ante las necesidades parece inmodificada, sin mayores cambios frente al perfil de morbimortalidad, situación que adicionalmente se ve agravada con la condición económica y social del país. Las complicaciones y demandas por mala praxis empiezan ya a hacer una herida dentro de las diferentes profesiones.

Un estudio reciente y más próximo a la realidad actual del país se obtuvo mediante el trabajo de la Superintendencia Nacional de Salud, titulado el Recurso humano de la Salud en Colombia llevado a cabo entre los años 1988 y 1994, el cual tomó como punto de referencia los egresados de las facultades en ese período. El estudio tuvo en cuenta la~ profesiones de medicina, enfermería, bacteriología, odontología, nutrición y dietética, terapia física, terapia ocupacional, optometría, fonoaudiología y terapia del lenguaje y auxiliares de enfermería.

Otros elementos que sirven de apoyo para observar la situación actual por la que pasa el Recurso humano del Sector Salud es la presentada por diferentes informes que han servido de soporte a la promulgación de la Ley 100 de 1993 y adicionalmente para la conformación de convenios administrativos internacionales.

Los problemas planteados desde estas instancias han sido relacionados con la falta de política clara al respecto consecuente con un falta de información básica actualizada para facilitar la toma de decisiones.

Dentro del proceso descentralizador del país se han obtenido datos referentes al desequilibrio entre la oferta y la demanda de los recursos, la falta de consistencia entre requerimientos cuantitativos y cualitativos, la calidad de los programas de formación del recurso, la falta de normas e incentivos y la falta de articulación entre los diferentes sectores para lograr producir un recurso humano acorde con las necesidades del país.

El año de 1996 el Ministerio de Salud realiza la publicación de Recursos Humanos en Salud y Proyecciones a corto y largo plazos para Colombia desde el año 1994 hasta el 2024. Es un estudio bastante serio que desafortunadamente partió de bases de datos no muy confiables.

El Icfes (Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior) a 4 de marzo de 1997, informó el número de instituciones dedicadas a la formación de profesionales de la salud en las áreas de medicina, odontología, bacteriología, y enfermería tal como aparece a continuación:

Medicina: 35 facultades en total de las cuales 31 están registradas y 4 no. En el año de 1994 existían 21 facultades registradas y 5 más sin registrar.

Odontología: Existen 20 facultades de las cuales 16 se encuentran registradas y 4 no. En 1994 existían 12 facultades aprobadas.

Bacteriología y laboratorio clínico: En bacteriología existen 12 facultades registradas contra 9 que se encontraron en 1994.

Enfermería: Se encuentran 30 facultades registradas.

Después de observar las cifras de este año y las que presentaba el estudio de la Superintendencia Nacional de Salud en el año 1995, se nota con preocupación el incremento que han tenido en número las facultades de medicina y odontología. Se podría concluir que al saberse los resultados del informe, la decisión fue abrir más instituciones educativas sin atender un proceso serio de planeación y estudio, posiblemente por la expectativa
de insuficiencia de recurso humano a nivel nacional, a lo cual se sumó la expedición de la Ley 30 de 1993.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!