Síndrome Fetal Alcohólico

Síndrome Fetal Alcohólico

Boston. El síndrome de alcoholismo fetal es una de las tres causas principales del retraso mental y la única que se puede prevenir completamente, afectando –en los Estados Unidos- a tres bebés de cada mil nacimientos. Aunque dejar de beber es la solución más obvia, las madres alcohólicas pueden encontrar complicada la abstinencia Como sabemos, los mejores resultados contra esta adicción los obtienen los grupos de Alcohólicos Anónimos. Recientes investigaciones han demostrado que el cerebro fetal podría blindarse específicamente del alcohol. M.F.Wilkemeyer, Michael Charness y colaboradores de la Universidad de Harvard, han descubierto que un fragmento de la proteína NAP hace que el alcohol no frustre la capacidad de las neuronas de unirse las unas a las otras durante el desarrollo (Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics. 2004 Feb 4). Con extraordinaria potencia, tanto la proteína NAP como la SAL presentaron una especificidad estructural pero les falta estereo-especificidad. Pero…

…el péptido compuesto exclusivamente por aminoácidos D es un efectivo antagonista del etanol y resulta atractivo ensayarlo próximamente en la prevención del Síndrome Fetal Alcohólico.

Estudios previos del mismo grupo habían mostrado que el alcohol interfiere con la proteína L1, que hace que las neuronas se adhieran unas a otras.

¿Qué es el Síndrome Fetal Alcohólico?

Según Juan Guillermo Rodríguez, de la Clínica Santa María -Santiago de Chile- este síndrome está conformado por un grupo de defectos congénitos relacionados con la ingesta de alcohol durante el embarazo. Hay niños que presentan manifestaciones leves y otros, severas. El cuadro clínico incluye:

· Retraso del crecimiento intrauterino y después del nacimiento.
· Microcefalia, definida como una circunferencia del cráneo y cerebro pequeño
· Hipoplasia del maxilar, labio leporino y paladar hendido
· Dientes pequeños y alteraciones del esmalte
· Cardiopatías congénitas tales como: defectos del septum interventricular e inter-auricular y la tetralogía de Fallot
· Deformidades de las articulaciones, extremidades y dedos
· Miopía
· Retraso mental
· Dificultades en el aprendizaje como: déficit de atención, hiperactividad, poco control de los impulsos, nerviosismo y ansiedad extremas.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!