Síndrome de Asperger

Síndrome de Asperger

Miami. EL síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del desarrollo cerebral que pertenece al espectro autístico. Representa -junto al desorden obsesivo compulsivo- la forma más benigna del espectro. Se manifiesta por una deficiencia del aprendizaje no verbal, en cuanto a que estos pacientes -que en su mayoría son hombres- (la proporción es de nueve hombres a una mujer) poseen capacidades lingüísticas básicas normales y un cociente de inteligencia normal o sobresaliente. Lo último hace que algunos de estos individuos se asemejen a los “Autistas Genios” (Idiots Savants). Los pacientes con SA padecen una deficiencia ejecutiva dorso lateral prefrontal, que se manifiesta en una anomalía en el procesamiento de las señales de contenido social. Esto se debe primordialmente a su conducta rígida, inflexible y estereotipada, a su firme adherencia a rutinas y en particular a su dificultad en INHIBIR respuestas a diversos estímulos.

Una estrategia para demostrar esto último por medios psico-oftalmológicos, consiste en medir la capacidad de inhibir las respuestas oculomotoras reflejas. Esto se logra creando inicialmente un registro computarizado del desplazamiento de los ojos, cuando el sujeto trata de enfocar en forma inmediata una señal que aparece inesperadamente en diferentes áreas de la pantalla localizada en frente de los ojos (Prosacadas). La capacidad INHIBITORIA en cuestión se estudia, ordenando al sujeto experimental (los normales y aquellos con AS) a que desplace los ojos AL LADO CONTRARIO de adonde aparece la señal (Antisacadas).

El registro se completa utilizando un espiral electromagnético que traza la dirección, velocidad, rapidez y energía o amplitud del desplazamiento oculomotor conjugado. Al igual se mide el tiempo que requiere el sujeto para alterar el orden del experimento o de cambiar una prosacada en antisacada. (Switching). Esto último diagnostica la presencia de perseverancia motora y de inflexibilidad de la conducta. Los estudios también se pueden realizar por medios electro-oculográficos aunque con menos sofisticación técnica y lujo de detalle

Tensiometro80trastornosFigura.Ejemplo de registro electro-oculográfico con el que también se pueden estudiar los movimientos oculares.

D. S. Manoach y sus colegas del Massachussets General Hospital en Boston estudiaron cuatro pacientes con SA utilizando las espirales magnéticas; hallaron que sus pacientes cometieron un mayor número de errores en las antisacadas, al igual que un aumento en la latencia de las mismas, al compararse con la latencia de los movimientos prosacádicos. Como es de esperar, los individuos que sufren SA exhiben un compromiso en el análisis DIGITAL automático e inconsciente de los diferentes panoramas y detalles de índole social (los gestos faciales y oculares del interlocutor o la INTERLOCUTORA por ejemplo) al que estamos expuestos continuamente en la vida cotidiana.

Esto causa una deficiencia en el aprendizaje de señales sociales que emplearemos luego en reencuentros similares, ya que el hombre aprende por imitación. El análisis panorámico social normal necesita la presencia de fluidez oculomotora inconsciente, en forma de “mini” pro y antisacadas generadas de manera automática. Las pausas del registro digital visual lo constituyen los movimientos sacádicos oculares en compañía del parpadeo reflejo que expedita el proceso cognitivo cerebral.

Manoach DS, et al. Deficient saccadic inhibition in Asperger’s disorder and the social – emotional processing disorder. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2004; 75: 1719-26.

Daniel Jácome-Roca, MD Profesor Asociado Clínico de Neurología Universidad de Miami

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!