¿Se Justifica el Tamizaje con Antígeno Prostático?

Tamizaje con Antígeno Prostático

Stanford. La polémica continua. El profesor Thomas Stamey –quien fue el impulsor del antígeno prostático para el tamizaje del carcinoma prostático- (Oct. 8, 1987, New England Journal of Medicine) ha vuelto a poner a pensar a la gente, como se dice de un importante ex presidente colombiano. A propósito de un trabajo suyo publicado en el Journal of Urology, dijo que la era del PSA terminó en los Estados Unidos. En un análisis de los tumores extirpados en más de mil prostatectomías radicales en el curso de veinte años, encontraron que los cánceres que se encuentran y erradican son cada vez más pequeños, y cuya letalidad es menos probable, por lo que concluyeron que el PSA elevado puede ser más una indicación de hiperplasia benigna que de carcinoma. Stamey hizo un mea culpa: dice que ahora tratará de evitar que a todo aquel a quien se le detecte carcinoma prostático, se le practique la prostatectomía radical, que habrá de dejarse -según él- sólo para un porcentaje de los casos. El problema es que no se sabe si la detección temprana modifica en realidad la morbi-mortalidad por este común cáncer.

Tensiometro63-Fig2La crema y nata de los urólogos americanos rápidamente ripostó diciendo que –gracias al PSA- se ha aumentado el número de cánceres detectados y ha disminuído la mortalidad por este tumor maligno. Esto demuestra lo importante de hacer el tamizaje, pues la mayor cantidad de diagnósticos es algo bueno y no malo. Da la impresión de que se están formando dos bandos a este respecto, aunque en lo que se ha denominado consulta particular, se seguirá utilizando como tamizaje. Obviamente hay que individualizar los casos, teniendo muy en cuenta la edad, la raza, la variación de los niveles, el tamaño y las características de la glándula, la historia familiar y otros datos, para dosificar bien el número de biopsias ordenadas y el número de prostatectomías realizadas. Definitivamente en medicina no hay nada blanco y negro. Lo que si no creemos es que nuestros sistemas de atención médica –que están tratando de sacar del plan procedimientos de tamizaje tan útiles como la mamografía para detectar cáncer de seno- vayan a irse por implantar el uso rutinario de PSA en hombres mayores de cincuenta años.