Radioterapia y Crecimiento

Radioterapia y Crecimiento

Sao Paulo. La radioterapia para niños leucémicos es responsable de secuelas tardías, particularmente en lo relacionado con el crecimiento y la pubertad, observaron los pediatras Claudia Helena Bastos da Silva, Hilton Superman y colaboradores de la Universidad de São Paulo. (Revista del Hospital das Clínicas, 2004. 59: n.2). Veinte niños que había finalizado su terapia para una leucemia linfoblástica aguda y -de acuerdo a la profilaxis sobre el sistema nervioso central- fueron divididos en tres grupos, entre los que recibieron quimioterapia solamente o esta más radioterapia en dos dosis diferentes. Nueve de los pacientes irradiados tuvieron una disminución en el volumen hipofisiario, e –independientemente de la dosis de radiación- los dos grupos mostraron una diferencia significativa en la respuesta a la hormona del crecimiento y una pérdida en la estatura final predecible cuando se compararon con los niños no irradiados. Aunque no se puede descartar que la enfermedad misma tenga un efecto en disfunciones de crecimiento o gonadales, el efecto de la radioterapia fue más marcado en el primer aspecto, ya que trece de los catorce niños deficientes de somatotrofina pertenecieron al grupo irradiado, que obviamente presentaba la forma más severa de la enfermedad. El efecto sobre las gónadas fue menos pronunciado, dos niñas presentaron pubertad precoz y un niño un retardo en la pubertad con calcificación del epidídimo.

Es claro que la combinación de terapias ha mejorado la supervivencia en los niños con esta clase de leucemia, pues el porcentaje de curación está en 70%. La unidad de oncología que realizó el estudio utiliza un protocolo internacional que incluye los quimioterápicos metotrexato, citosina, arabinósido, dexametasona y radioterapia. Infortunadamente estos tratamientos pueden causar daño gonadal y trastornos del crecimiento.