¿Por qué debe usted Vacunarse contra la Influenza?

Vacunarse contra la Influenza

Las personas con diabetes están en alto riesgo de complicaciones, hospitalización y muerte por la infección ocasionada por el virus de la influenza. La vacunación contra este virus ha reducido las admisiones hospitalarias durante las epidemias de influenza.

La Federación Diabetológica Colombiana ha querido apoyar la campaña de vacunación en grupos de riesgo del “Programa Influenza” conformado por nuestra federación, la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía de Tórax y patrocinado por los laboratorios Biotoscana., Glaxosmithkline y Aventi- Pasteur por ser una intervención de bajo riesgo, bajo costo, y que puede tener un impacto sustancial en el cuidado de las personas con diabetes. Debe aclararse que existen otros ” grupos con alto riesgo” de padecer complicaciones severas producidas por la influenza como son las personas mayores de 50 años y los que padecen enfermedades pulmonares crónicas, sida, cáncer, insuficiencia renal crónica o falla cardiaca, pero este artículo hablará primordialmente sobre la importancia de la vacuna contra la influenza en la población que tiene diabetes. El diabético de por sí puede presentar muchos problemas de salud inherentes al mal control de la enfermedad o asociados con la misma. No sería bueno, por tanto, que le “caigan otros males” que le deterioren aún más su estado de salud! Un buen ejemplo de ello es cuando le “pegan la gripe”, que es producida por el virus de la influenza. Esta cursa con fiebre alta, malestar general, dolores de cabeza, detrás de los ojos y musculares, asunto que lo puede “tirar a la cama” por unos días, causando ausencia laboral.

Pero aquí no termina todo: los diabéticos que sufren de infección por el virus de la influenza están en mayor riesgo de complicaciones, hospitalización y muerte cuando se comparan con el grupo de no diabéticos. Pero, ¿por qué? Podría explicarse porque las personas con diabetes pueden presentar anormalidades en la función inmune y, presumiblemente, mayor enfermedad y mortalidad por la infección. Un estudio señalado, por ejemplo, que la tasa de mortalidad es del 12% en pacientes diabéticos que sufren de la influenza. Sin embargo es importante considerar que hay suficiente evidencia que indica que los diabéticos tienen una respuesta humoral apropiada a la vacunación, o sea que les puede prevenir la enfermedad y sus complicaciones. La vacunación contra este virus reduce en el 79% el ingreso a los hospitales. Vacunarse puede reducir el costo del sufrimiento humano y los gastos en los cuidados en salud de las personas con diabetes.

¿Quién debe vacunarse? El comité asesor en prácticas de la inmunización (ACIP) de los Estados Unidos de Norteamérica recomienda la vacunación contra la influenza en pacientes con diabetes de seis o más meses de edad, especialmente en aquellos mayores de 64 años, residentes en clínicas de reposo u otros servicios de cuidados crónicos, que requieran seguimiento médico regular u hospitalización, o tengan desórdenes crónicos secundarios adicionales del sistema cardiopulmonar y renal. Puesto que el virus es transmisible de persona a persona también se justifica vacunar a los trabajadores de la salud y a los familiares que atienden a las personas diabéticas.

Algunos detalles de la vacuna. La vacuna contra el virus de la influenza contiene fracciones de virus no infecciosos por lo que no puede ocasionar la enfermedad. Algunas personas se quejan porque días o meses después de la vacuna presentan gripa y aducen que la vacuna no les “sirvió para nada”. Realmente la gripa es ocasionada por muchos tipos de virus, además del de la influenza, y probablemente son los otros tipos los que le produjeron el catarro y no el de la influenza. Existen varios tipos de virus de la influenza y la vacuna es preparada con las cepas que, se pronostica por las tendencias epidemiológicas, circularán con mayor probabilidad durante el invierno. Por esto, y porque la inmunidad baja un año después de la aplicación, se recomienda la vacunación anual. Sólo en niños menores de nueve años de edad que nunca han sido vacunados contra la influenza se recomiendan dos dosis de vacuna administradas con al menos un mes de intervalo. El efecto secundario más frecuente de esta vacuna es una leve molestia en el sitio de la infección. Dado que los virus para la vacuna son cultivados en huevos embrionados, y luego lisados o inactivados, no debe administrarse en individuos con alergia severa conocida a los nuevos de gallina.

Iván Darío Escobar MD, de la Asociación Colombiana de Diabetes y de la Federación Diabetológica Colombiana. (Tomado de “Diabetes, Control y Prevención).

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!