Osmolaridad de Bebidas Lácteas

Osmolaridad de Bebidas Lácteas

Medellín. La publicidad que se realiza con los alimentos lácteos manufacturados hace que la mayoría de las madres acudan a estos en vez de a la bebidas lácteas fermentadas caseras, cuando se trata de alimentar al niño que presenta diarrea, pues el médico le ha aconsejado no usar la leche corriente o diluida por su contenido de lactosa pero utilizar más bien yogures o kumis pero sin aclarar que se refiere a bebidas lácteas de fermentación casera. Un estudio de una muestra pequeña de kumis y yogures comerciales realizado por el experto Carlos Bernal Parra –estudioso de la enfermedad diarreica aguda en nuestro medio e investigador de la Universidad de Antioquia- demostró que estos productos tienen una alta osmolaridad, muy por encima de la recomendada por la OMS, que le hace plantearse la pregunta de si estos productos comerciales son adecuados para administrarlos a niños con diarreas abundantes (sin desconocer que pueden tener otros efectos benéficos como la presencia de prebióticos que mejoran la flora intestinal); obviamente, las bebidas lácteas fermentadas caseras tienen estos últimos y puede que no planteen el problema de la alta osmolaridad. La investigación mostró que la osmolaridad de las bebidas lácteas dietéticas es menor que la de las regulares pero todavía relativamente alta, con 391 mOsm/L en promedio. En cambio, la de las fórmulas infantiles es uniformemente adecuada, en la mayor parte de los casos menor de 300 mOsm/L, como lo recomienda la OMS ( Revista Iatreia 2004; 17: No.3). Esta osmolaridad elevada puede en algunos casos aumentar el volumen de la diarrea, además de que se trata de productos de un costo más elevado. Durante las enfermedades diarreicas, especialmente en las producidas por agentes que comprometen los enterocitos apicales, se afectan en mayor o menor grado la digestión y absorción de los carbohidratos; en tal caso se puede agravar la diarrea porque a su mecanismo primario, por ejemplo a la merma de la absorción en una diarrea viral, se agrega el efecto osmótico de los carbohidratos no digeridos o no absorbidos que permanecen en la luz intestinal y atraen agua hacia ella; según la intensidad del daño las consecuencias clínicas pueden ser leves, carentes de importancia, o de mayor intensidad en cuyo caso puede haber una diarrea tan abundante como la que originó la deshidratación, o ser el obstáculo para mantener una hidratación adecuada por vía oral. Entre los carbohidratos, la absorción de la lactosa es la principalmente afectada ya que la lactasa se produce en la región más superficial del borde en cepillo de los enterocitos apicales. Si el compromiso de la mucosa es mayor, se puede afectar también la digestión de la sacarosa, la maltosa, los polímeros de la glucosa e incluso la absorción de los monosacáridos. En la actualidad parece estar suficientemente claro que la mayoría de los niños con diarrea aguda, tratados ambulatoriamente y que no se han deshidratado, no requieren leche diluida ni que se les suministren fórmulas libres de lactosa , pero en aquellos que se han deshidratado y en los que presentan diarreas de gasto alto, cuando la magnitud de las pérdidas hace difícil mantener la hidratación, están indicados el uso de mezclas bajas en lactosa o de fórmulas libres de lactosa y la búsqueda de azúcares reductores en las heces. Se ha desaconsejado el uso de bebidas como gaseosas o jugos industrializados que tienen osmolaridad elevada.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!