Lucha contra el Tabaquismo

Lucha contra el Tabaquismo

HISTORIA DEL TABACO

El tabaco es originario de América. El mismo día de su desembarco en Cuba, en ese año especial de 1492, Colón y sus compañeros Rodrigo de Jerez y Luis de la Torre, observaron a los indios fumando tabaco. El primero de estos fue quien se encargó de llevar esta hierba a Europa, con tan mala fortuna que fue juzgado por la Inquisición y condenado a muerte. Pero fue durante el reinado de Felipe II que el tabaco hizo carrera en las cortes y su vicio se extendió por muchos países. De Portugal lo llevó a París el Señor Jean Nicot de Villemann, por lo que el tabaco se dio en llamar “la hierba de Nicot”. De allí se extrajo la nicotina, poderosa droga adictiva con acciones farmacológicas definidas (acción nicotìnica), que es una acción colinèrgica, al estimular los receptores ganglionares específicos para la acetilcolina. La nicotina se ha venido a usar en terapéutica en forma de parches, como tratamiento coadyuvante en la terapia para dejar el vicio de fumar.

Aunque no pareciera cierto, en sus comienzos el tabaco se empezó a usar como sustancia con propiedades medicinales. El mismo Nicot se encargó de divulgar las aparentes virtudes curativas de esta hierba americana a través de personas tan importantes como Catalina de Médicis, el Cardenal de Lorena y su hermano el Gran Prior, por lo que además se denominó la “hierba del Gran Prior”. Hubo otra serie de personas influyentes que fueron muy partidarios del tabaco como planta medicinal, más notoriamente el médico y agrónomo Jean Lièbault quien en un famoso libro describe ya, entre otras cosas las virtudes curativas de esta planta, útil para toda clase de enfermedades, especialmente heridas, cánceres ulcerados y sarnas; en las primeras por ejemplo se usaban las hojas machacadas en un mortero, junto con su jugo, sobre la herida.

Por esta razón el tabaco durante un tiempo fue expendido en boticas de la época, aunque pronto aparecieron los contradictores de esta clase de terapia, el más famoso de los cuales fue el Rey Jacobo I de Inglaterra, el soberano hijo de María Estuardo y sucesor de la gran Isabel, quien en sus cuarenta años de reinado escribió varios libros y uno de ellos fue Counterblast to tobacco, una verdadera diatriba donde se afirma entre otras cosas que el tabaco no tiene acción curativa alguna. Alcanzó sin embargo a llamarse la Herba panacea, que lo curaba todo (Del libro Historia de los Medicamentos, de Alfredo Jácome Roca).

NUEVA YORK REDUCE EL NÚMERO DE SUS FUMADORES

New York. Entre 2002 y 2003 se redujo en cien mil personas el número de fumadores en la gran manzana, debido fundamentalmente a las siguientes medidas de la alcaldía:

• Aumento de impuestos a cada cajetilla
• Prohibición para fumar en bares
• Campaña anti-tabáquica que da amplia información sobre los perjuicios que causa

FUMAR ES UN PLACER… FATAL

Washington. En 1964 un reporte del General Cirujano concluyó que fumar cigarrillo era una de las causas relacionadas con el cáncer del pulmón. Desde entonces, es una evidencia irrefutable y documentada, tanto para hombres como para mujeres, que fumar cigarrillo es una de las mayores causas del cáncer del pulmón en cada una de las histologías principales (ejemplo, carcinoma epidermoide, de células pequeñas, de células grandes, y adeno- carcinoma). Durante 1991, hubo 161,000 nuevos casos de cáncer del pulmón y 143,000 muertes por ésta causa.

Para los fumadores el tiempo y la cantidad de cigarrillos determina el riesgo del cáncer del pulmón. Los hombres o mujeres fumadores de ≥ 40 cigarrillos /día tienen dos veces mas de riesgo de cáncer que aquellos que fuman ≥ 20 cigarrillos/día. Las personas que comienzan a fumar a la edad de 15 años tienen 4 veces mas el riesgo de desarrollar el cáncer del pulmón que aquellos que han comenzado después de los 25 años. Los estudios epidemiológicos han mostrado que las marcas de cigarrillos que contienen menos alquitrán y nicotina reducen marginalmente el riesgo de mortalidad por cáncer de pulmón*. Similarmente, se ha encontrado una pequeña diferencia para los fumadores con cigarrillos de filtros largos versus los fumadores de cigarrillo sin filtro y para los fumadores persistentes que cambian de cigarrillos sin filtro a cigarrillos con filtro.

Durante los últimos años, en los hombres se ha estabilizado la mortalidad por cáncer del pulmón mientras que en las mujeres ha aumentado dramáticamente por esta misma causa. Actualmente, el cáncer del pulmón es una de las causas líderes de mortalidad en mujeres, diferencia que se atribuye a la temprana edad en que comenzaron a fumar y al mayor número de cigarrillos fumados por día en relación a lo previamente informado.

No se entiende aun cual es el mecanismo exacto por el que fumar cigarrillo cause cáncer del pulmón. Un modelo multi-gradual en el cual al fumar secuencialmente las células se transforman de normales a malignas es ampliamente aceptado. Se ha probado que los componentes del tabaco fumado son capaces de iniciar y promover dicho proceso de carcinogénesis.

Varios huéspedes y factores del ambiente pueden influir en el riesgo del cáncer del pulmón en los fumadores. Una historia familiar con cáncer del pulmón y/o expuestos a radón o asbestos igualmente aumenta el cáncer del pulmón en fumadores. Los efectos de la susceptibilidad genética y deficiencia de vitamina A sobre el riesgo de cáncer del pulmón son desconocidas, mientras que el riesgo asociado con aire poluído parece ser pequeño.

*Las tres sustancias más conocidas y peligrosas del cigarrillo son el alquitrán, la nicotina y el monóxido de carbono. Este último, con una estructura química muy simple, sólo un átomo de carbono y otro de oxígeno, es el mismo gas que emana de los tubos de escape de los automóviles; hay gente que se suicida encerrándose en un garaje con el motor del carro encendido, e inhalando el letal gas que reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.

(Adaptado de la Sociedad Americana del Tórax)

Tabaco o salud, elija

¿Sabía usted que la mitad de los hombres mayores de 15 años que habitan en el denominado “Tercer Mundo” fuman cigarrillos? Esta cifra desciende a la tercera parte para el mundo industrializado, donde las mujeres ya igualan al hombre en este peligroso hábito.

Cuando se conmemoraron el Día Mundial de la Salud y la fundación de la OMS, esta organización mundial hizo un esfuerzo por difundir los riesgos del tabaco y los importantes aspectos económicos con él relacionados. Porque así el hombre se muera prematuramente, es demasiado el poder de la propaganda; las características fuertemente adictivas de la nicotina, similares a las de los estupefacientes, se encargan del resto.

El negocio del tabaco mueve millones; al fumarse cinco trillones de cigarrillos por año, los adictos que se encuentran al otro lado de la boquilla se gastan la bicoca de cien mil millones de dólares. De esto no se escapan ni los antiguos países socialistas, donde se fabrica el 40% de los cigarrillos del mundo. Ciento veinte países lo cultivan, 60% de ellos en vía de desarrollo. La obligación de los médicos está en señalar los inmensos riesgos que corre el fumador, tanto el activo como el pasivo; en dar ejemplo a los pacientes dejando el vicio si alguna vez lo tuvieron; en apoyar a los enfermos que quieran abandonarlo, porque a veces esto puede ser motivación suficiente ¡Cualquier médico puede y debe hacerlo! La prevención de las toxicomanías debiera comenzar en el hogar (de ahí que la destrucción de la familia sea fuente de tanto vicio) y continuarse en los colegios donde se empieza a fumar a escondidas.

De todas las noxas causantes de enfermedad, el tabaco es la más importante, como debiera ser bien sabido. Hay una muerte cada 13 segundos por causa de este vicio que es del siglo XX (cuando se inició su producción industrial y consumo masivo), muertes debidas a cáncer (y no solamente del pulmón), infartos del miocardio o bronquitis crónica entre otras. “Los derechos del fumador terminan donde comienza mi nariz”, dice el periodista colombiano Daniel Samper.

POLÉMICA POR PROYECTO DE LEY

Bogotá. El pasado 30 de Abril, el diario El Tiempo publicó un artículo del periodista Juan Guillermo Londoño, en el que se destaca que la discusión sobre el proyecto de ley colombiano para restringir –o sencillamente prohibir- la publicidad sobre cigarrillos y otras formas de inhalar el tabaco se debe a que …para algunos significaría ir en detrimento del empleo en 14 departamentos y los ingresos fiscales de la Nación y para otros, es la única forma de combatir el alto costo de las enfermedades asociadas al consumo de tabaco y alejar a las nuevas generaciones de este hábito.

Efectivamente, el Congreso está a punto de iniciar la discusión. De aprobarse, se cierran todas las posibilidades a la industria tabacalera de promocionar sus productos en espectáculos públicos, cines, vallas, bares, revistas, periódicos y hasta en Internet. En lo que coinciden los contradictores es que el país está atrasado en elaborar una normatividad sobre este tema pues junto con Perú, son los dos únicos países de Latinoamérica que no han tomado cartas en el asunto.

Se calcula que en Colombia se fuman 20 mil millones de cigarrillos al año y que los costos de las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco es más de los ingresos que se perciben por impuestos a la venta de cigarrillos (350.000 millones en el 2003), según el congresista Ramiro Luna, autor del proyecto. Su concepto contrasta con el del ponente Edgar Artunduaga, quien dice que una legislación demasiado estricta pondría en peligro el sustento de ciento veinticinco mil campesinos colombianos. Según este parlamentario, también habría un efecto en los aportes fiscales por concepto de impuesto al consumo de cigarrillos y haría mella en el negocio formal del mercadeo y ventas de la actividad tabacalera que congrega a quinientas personas.

Al respecto preguntamos: ¿cuántas personas –campesinos raspachines- derivan su sustento de la coca y de la heroína? Y a pesar de que son decenas de miles ¿no por esto dejamos de combatir este cultivo? Se dirá que este es un consumo ilícito, pues le hace mal a los demás. El tabaco también nos hace daño a todos: al que fuma, al que es fumador pasivo, a los médicos que debemos lidiar con las consecuencias –aún los médicos fumadores aceptan que es un vicio absurdo y se lamentan cuando no pueden dejarlo- y a todos los contribuyentes que llevamos la carga de la enfermedad y la muerte generada por el tabaco que sin lugar a dudas constituyen una catástrofe sanitaria y económica.

LA SALUD GANA Y LA ECONOMÍA NO PIERDE

México. Contra este planteamiento económico, transcribimos lo dicho por R. Valdés-Salgado, M. Hernández-Ávila M y J. Sepúlveda-Amor J. en el artículo “El consumo de tabaco en la Región Americana: elementos para un programa de acción”.(Salud Pública México 2002;44 [supl 1]: S125-S135.)

Otro de los problemas que plantea el consumo de tabaco entre los países de bajos o medianos ingresos es que a causa de la adicción muchas personas destinan al tabaco una parte importante de sus escasos recursos.

Encuestas realizadas en México muestran que A la décima parte más pobre de la población, a pesar de consumir menos tabaco que la décima parte más rica, el gasto en tabaco le representa 10% de sus ingresos, en contraste con menos de 1% que representa el mayor gasto entre las personas de mejor posición económica. El tabaco es una planta originaria de la región y su cultivo comercial se practica desde el siglo XVI. Actualmente siete de los 25 mayores productores mundialmente son países americanos: Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá, República Dominicana, Cuba y Colombia, en ese orden. Otro productor importante en la región es México, así como Honduras y Nicaragua, que también son productores, pero en menor medida. En 1997, el tabaco cultivado en las Américas representó 21% de la producción mundial. Entre 1975 y 1998 la producción de tabaco de los países desarrollados cayó 31%, mientras que en las naciones en vías de desarrollo creció 128%. Particularmente, en América Latina la producción de tabaco creció 29.5% entre 1995 y 2000. En el mismo periodo el área cultivable aumentó 10.3% y los rendimientos por hectárea mejoraron 17.3%. Todo lo cual crea una oferta interna de tabaco abundante y barata. Lo anterior es resultado de que el cultivo de tabaco se ha presentado como una alternativa para las economías de los países pobres, y por lo tanto se argumenta que las medidas contra el tabaco serían un golpe demoledor contra las ya muy maltratadas economías de los países en desarrollo. Sin embargo, lo anterior es falso porque se conoce que para muy pocos países los ingresos por tabaco representan un peso importante dentro de su Producto Interno Bruto. Sólo Malawi (61%) y Zimbawe (23%) son economías dependientes de las exportaciones de tabaco. Para República Dominicana, como único país latinoamericano, los ingresos por tabaco representan entre 2 y 5%. Para todos los demás países productores los ingresos por tabaco significan menos de 1%.

Medidas sugeridas para controlar el tabaquismo

• Sistemas de información para el análisis y la elaboración de programas
• Intervenciones fiscales para desincentivar el consumo y aumentar los recursos
• Implementar las mejores estrategias para ayudar a los fumadores y prevenir el consumo en jóvenes
• Oportunidades de financiamiento que permitan diversificar el cultivo hacia otras cosechas
• Negociación entre países para acuerdos sobre la producción, venta, exportación y control de la venta ilegal y contrabando de cigarrillos. La elevación del precio a través de impuestos reduce el consumo y no afecta la recaudación fiscal.

Los países deben:

• Igualar las tasas impositivas a los cigarros con y sin filtro, y nacionales e importados.
• Aumentar las tasas impositivas a toda la producción y venta de productos de tabaco.
• Apoyar la prevención y control de la adicción.
• Proporcionar información clara y comprensible a los consumidores adultos acerca de la naturaleza
adictiva del tabaco, y sobre la carga de enfermedad mortal y discapacitante asociada con él.
• Estadísticas actualizadas sobre las muertes por tabaco.
• Tener tratamientos accesibles para la adicción a la nicotina.
• Incluir información sobre los daños del tabaco en los programas escolares
• Educar sobre los riesgos del humo de tabaco ambiental y el daño para los niños expuestos.
• Contra-publicidad para mostrar los daños ocasionados por todo tipo de cigarros.
• Prohibición total de la publicidad y patrocinio de marcas y productos del tabaco. Si se prohíbe parcialmente, los efectos son nulos porque la industria refuerza la publicidad en otros medios.
• Restricciones al consumo de tabaco en los lugares públicos. Protege a los no fumadores y reduce el consumo entre los que sí fuman y a algunos los induce a dejar de hacerlo.
• Las cajetillas deben exhibir -en un área no menor al 30%- las principales advertencias de salud.
• Penas suficientemente severas para los contrabandistas
• Promover espacios libres de humo de tabaco.
• Apoyar la firma del Convenio Marco de Lucha Antitabáquica de la OMS.
• Reducir las diferencias impositivas en la región, particularmente entre estados vecinos.
• Apoyo a la investigación sobre el tabaco
• Vigilancia epidemiológica sobre el curso de la epidemia.
• Evaluación de los programas antitabaco.
• Establecer indicadores de impacto que permitan monitorear las acciones preventivas
y el curso de la epidemia.

*Modificado de R. Valdés-Salgado y colaboradores, Revista Salud Pública de México.
Nota: Muchas de estas sugerencias vienen siendo implementadas en los países, y otras están para la discusión de los órganos legislativos de la región.

INFORMAR SOBRE LOS PERJUICIOS POR MEDIO DE TIRAS CÓMICAS

Salamanca. En esta provincia española, desde edades tempranas existe contacto con el tabaco. La información existente sobre el consumo de tabaco puede considerarse aceptable pero susceptible de mejorar mediante tiras cómicas informativas, lo que puede ser una forma de llegar a los jóvenes y prevenir el consumo. Anales de Pediatría (Barcelona) 2004(5) 60: 440 – 449. Los investigadores de la universidad de Salamanca M. Torrecilla García, R.Ruano García y colaboradores encontraron que de los jóvenes encuestados habían fumado en alguna ocasión el 45,4 y el 39 %, respectivamente, declarándose fumador en el momento de la encuesta el 20,5 %, sin apreciarse diferencias de sexo. En ambos sexos fueron los amigos quienes favorecieron el primer cigarrillo y la edad media de inicio de consumo fue de once años. La mayoría consumía entre 1 y 5 cigarrillos. El 91,8 % consideraban al tabaco como droga y tras leer la tira cómica instructiva –preparada para el estudio- el 99,1 % lo consideró así. Un 70,1 % sabía lo que era el tabaquismo pasivo, tras la información facilitada el porcentaje ascendió al 88,2 %. El 64,9 % relacionaban al cáncer, la bronquitis y el infarto con el consumo de tabaco y el 44,4 % pensaba que el tabaco light era menos dañino; tras la tira cómica los porcentajes respectivos fueron del 95,3 y 1,4 %. La adicción la relacionaban con la nicotina el 84,2 % de los jóvenes antes del dibujo, después del mismo fue del 97,8 %.Y ¿por qué a esa edad ya hay gran número de niños que fuman? ¿Por qué cada vez se fuma en edades más tempranas? No se dice ninguna barbaridad si se atribuye ese “éxito” a la publicidad de las empresas tabacaleras que, con sus falsos mensajes, logran que cada vez más jóvenes y a edades más tempranas se inicien en el consumo de tabaco.

¿ES POSIBLE DEJAR DE FUMAR?

Casi seguramente deja el vicio si ya le dio el infarto, el cáncer del pulmón o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. También lo hacen las mujeres embarazadas y las que toman anti-conceptivos. ¿Y los demás? Cuarenta y seis millones lo han dejado en Norteamérica, diez millones en el Reino Unido ¿Por qué no usted? ¡Póngase las pilas! A los diez años, un niño no tiene juicio maduro como para comprender la gravedad del vicio que está empezando a coger; sin embargo, diariamente cinco mil muchachos comienzan a fumar. La propaganda asocia al tabaquismo con la vida al aire libre; la pesca en aguas profundas, el vaquero en su caballo, el deporte de vela, la limpidez de las aguas, la mujer joven ejecutiva… Si no fuera por los nuevos fumadores, esta industria se terminaría probablemente en una década; hay que reemplazar los dos millones de fumadores anuales que han dejado el hábito o que han muerto. Y el 90% de los nuevos fumadores son adolescentes. Así como el hombre gasta en armas, así también gasta en fomentar los vicios; tiende a la auto destrucción. Con el gasto a nivel mundial para estimular el consumo (alrededor de 2.500 millones de dólares) podría costearse la inmunización de todos los recién nacidos del mundo contra las seis enfermedades inmuno prevenibles más comunes de la niñez.

INDUSTRIA TABACALERA, A LA DEFENSIVA

La divulgación, en los años noventa, de documentos internos de la industria tabacalera, en el marco de los juicios anti-tabaco en los Estados Unidos, aportó muchas pruebas acerca de los intentos de la industria para confundir a los consumidores y socavar iniciativas de salud pública. Para descubrir lo que revelan esos documentos acerca de las actividades de la industria tabacalera en América Latina y el Caribe, en 2001, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) encargó un proyecto de investigación centrado en los dos líderes del mercado en la Región; el resultado, obtenido después de examinar más de diez mil páginas de documentos, es el informe titulado “La rentabilidad a costa de la gente: Actividades de la industria tabacalera para comercializar cigarrillos en América Latina y el Caribe y minar la salud pública” (OPS, 2002).

Según revelan documentos secretos divulgados por la industria tabacalera a partir de 1998, y examinados a solicitud de la OPS, estas empresas:

· Contrataron en secreto a investigadores médicos y científicos de toda la región para tergiversar los estudios científicos que vinculaban el humo de tabaco con enfermedades en no fumadores.
• Trataron de ganarse la adhesión de los medios de comunicación mediante viajes con todos los gastos pagos y conferencias a favor de la industria copatrocinadas por asociaciones de periodistas.
• Diseñaron campañas de “prevención del tabaquismo en los jóvenes” principalmente como herramientas de relaciones públicas en forma simultánea con sus estrategias de mercadeo que tenían como destinatarios a los fumadores jóvenes.
• Participaron activamente en las redes de contrabando de cigarrillos para aumentar su participación en el mercado y en los volúmenes de ventas, al mismo tiempo que en público se oponían a las ventas ilegales de cigarrillos.

Ante la creciente simpatía que se observa en América Latina y el Caribe hacia un mayor control del tabaco, a partir de 1990 la industria tabacalera ha hecho esfuerzos especiales para dar la impresión de que estaría dispuesta a aceptar y hasta a cooperar con regulaciones “razonables”

…quizá no resulte sorprendente que la industria del tabaco haya utilizado estrategias agresivas en el Caribe y Latinoamérica —como lo ha hecho en otras partes— para defender sus productos y su habilidad para promoverlos. Cualquier industria tendría el derecho de hacer lo mismo, pero la diferencia reside en que el tabaco es el único producto que, al utilizarlo legalmente y según se indica, puede matar hasta a la mitad de quienes lo consumen. Por lo tanto, las revelaciones acerca de sus engaños del pasado hacen que la industria del tabaco tenga más dificultad para desarrollar nuevos argumentos y ocultar los verdaderos peligros de sus productos y métodos de mercadeo. Los defensores de la salud pública esperan que un aumento de la toma de conciencia —entre planificadores, funcionarios gubernamentales y consumidores de toda la región— se traduzca en un apoyo cada vez mayor para los controles al consumo del tabaco.

(Apartes del artículo de Donna Eberwine para Perspectivas de Salud, La revista de la Organización Panamericana de la Salud, 2003. 8: Número 1)

TENSIÒMETRO Virtual es un medio periódico en línea, interesado en divulgar aspectos científicos, históricos, culturales, éticos, prácticos y laborales de la medicina y en general, de las ciencias de la salud.

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!