Linfoma Gástrico

Linfoma Gástrico

Bogotá. Los síntomas principales en veinticuatro enfermos con linfoma gástrico primario intervenidos en un hospital general fueron dolor, hemorragia, anemia y pérdida de peso, informaron Francisco Henao Pérez y colaboradores de la Universidad Javeriana; el diagnóstico se hizo mediante endoscopia, biopsia y estudio anatomopatológico. Según los especialistas del Hospital San Ignacio, veinte casos correspondieron a linfoma gástrico difuso y cuatro a linfoma MALT; en trece pacientes el tratamiento fue la cirugía sola o asociada a quimioterapia. La casuística –obtenida en un periodo de trece años- corresponde al 7.9% de todos los casos con tumores gástricos malignos. Fueron trece hombres y once mujeres, con un promedio de edad de 58 años. El mejor tratamiento para el linfoma gástrico primario es la radioterapia preoperatoria, seguida de cirugía radical y quimioterapia, según la mejor evidencia disponible en la literatura revisada, proveniente de un estudio controlado aleatorizado (Revista Colombiana de Cirugía)

Linfoma gástrico primario
(clasificación de Ann Arbor modificada por Musshoff)

* Estado I Tumor confinado al estómago.Lesión única o múltiple pero no confluente

– I1 Infiltración limitada a la mucosa o submucosa
– I2 Infiltración a la muscular propia, subserosa o serosa.

* Estado II Tumor que se extiende al abdomen desde un primario gástrico Compromiso ganglionar

– II1 Local: Ganglios perigástricos
– II2 Distal: Paraaórticos, mesentéricos pélvicos e inguinales.
– Estado IIE Compromiso por extensión de órganos vecinos como colon o páncreas.
* Estado III Compromiso de ganglios linfáticos a ambos lados del diafragma.
* Estado IV Compromiso sistémico como hígado o médula ósea

El tracto gastrointestinal es el sitio más comúnmente afectado por el linfoma no Hodgkin extra-ganglionar y cerca de 60% de todos los casos ocurren en el estómago. El linfoma gástrico primario se define como la neoplasia linfoide que afecta únicamente al estómago; puede comprometer los ganglios linfáticos regionales, pero no los mediastinales o retro-peritoneales, no hay compromiso de hígado, bazo o médula ósea, ni adenopatías periféricas palpables; el extendido de sangre periférica es normal.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!