La Teoría de la Mente

Teoría de la Mente

Miami. La Teoría de la Mente se define como la habilidad psíquica que poseemos de interpretar en forma automática e inmediata el estado anímico de nuestros congéneres, en especial mientras sostenemos un diálogo… es la química natural que fluye entre dos individuos o entre un individuo y un grupo de ellos. Nos permite navegar fácilmente en nuestros encuentros sociales y sentirnos a gusto o a disgusto en cuestión de segundos. Todos hemos tenido la experiencia de conocer personas que en poco tiempo nos trasmiten la sensación de que los conocemos desde siempre, como si fueran un miembro de la familia. Es una habilidad aprendida que pasa a ser inconsciente y automática desde muy temprano y es muy probable que los animales tengan una capacidad similar. La teoría de la mente en una persona normal la habilita a actuar sin dificultades en sus relaciones interpersonales, ya sean íntimas o profesionales, pero aún más importante le permite anticipar o predecir; también especialmente le deja establecer relaciones afectivas, indispensables en el proceso de apareamiento y reproducción. La habilidad de leer la mente es en su gran mayoría un fenómeno visual, asociado a experiencias simultáneas en otros sentidos, lo que hace que experiencias sociales similares se acompañen de otras no visuales -como acústicas u olfatorias- que registramos en la situación inicial. En esto último se basa el hecho por ejemplo, de que un drogadicto o un alcohólico sienta la urgencia o compulsión de utilizar la droga solamente en ciertas situaciones y no en otras. Una persona que padece ansiedad social es probable que ingiera bebidas alcohólicas en presencia de otras personas que se perciban -conciente o inconscientemente- como amenazadoras. De ahí que el estrés de índole social o profesional lleve a recaídas en el uso de diferentes drogas consideradas adictivas. Los pacientes con alteraciones neuro-psiquiátricas de diferente clase (como la esquizofrenia, el autismo, el síndrome de Asperger, desorden de personalidad, fobia social y enfermedad bipolar) son ciegos mentales en mayor o menor grado. De allí la aparente rudeza, falta de sutileza, carencia de compasión (o empatía), egocentrismo y arrogancia que exhiben muchos de estos enfermos. De hecho es probable que-como parte de nuestro desarrollo normal evolutivo- todos suframos de ceguera mental durante la adolescencia, en particular los de sexo masculino. De interés adicional es el hecho de que la Teoría de la Mente nos permite reconocer el sarcasmo, la ironía, o como bien lo dijera en previa edición el Editor de Tensiómetro Virtual, nos permite reconocer el mamagallismo. En conclusión, La teoría de la mente nos permite calzar los zapatos de otro.

Daniel Jácome–Roca, MD Profesor Clínico Asociado de Neurología Darmouth College y Universidad de Miami

Nota del editor. Tal vez en esto cabe aquello de romper el hielo, que normalmente ocurriría en situaciones de mucha tensión. Sin embargo pasa que por el sólo hecho de asistir a una fiesta, lleve a los jóvenes (y aún mayores) a ofrecer o a fumarse un cigarrillo, a tomarse un trago, en un gesto de complicidad que facilita la conversación o el acercamiento amistoso a las otras personas. En cuanto a las adicciones, no es infrecuente que haya gente que sólo fuma (y mucho) cuando bebe.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!