La masa y la pérdida óseas han sido examinadas en poblaciones arqueológicas a través del tiempo, según búsqueda en Internet realizada por Rudolph Martínez. La mayoría de las 79 citas encontradas se refieren a estudios esqueléticos de Sudán, Norteamérica y el Ártico, y unos pocos de poblaciones de Europa. La tecnología usada para estudiar estos restos óseos inculto radiografías, absorciometrìa de fotones, microscopìa y medición de la sección transversal, entre otros métodos utilizados. Se observó que el patrón de pérdida ósea en el pasado comprometìa a ambos sexos, siendo la pérdida más alta de las mujeres en categorías de edad joven. La prevalencia de fracturas es muy baja, a menudo ausente. Este patrón osteoporòtico es diferente del asociado a envejecimiento de nuestros días. Según la revisión – publicada en la Revista Colombiana de Osteología y Metabolismo Mineral (2003.2(2): 10-11) el término osteoporosis se acuñó en Francia hacia 1820, pero sólo empezó a capturar la atención de la comunidad médica hacia 1940, merced a los estudios del grupo de Albright en Boston. Quizás una reducción de la actividad física, los efectos del estrés nutricional y otros factores de estilo de vida aún no identificados jugaron un papel en la masa ósea reducida de poblaciones pasadas.

Compartir:

CLIC AQUÍ Y DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!