Infecciones Oportunistas en VIH

Infecciones Oportunistas en VIH/SIDA

Medellín. A pesar de los avances en el tratamiento, diagnóstico y terapéutica de la inmunodeficiencia por VIH, las infecciones oportunistas permanecen como una importante causa de morbi-mortalidad en quienes tienen acceso limitado a servicios de salud, a la terapia antirretroviral altamente efectiva o a los fármacos quimio-profilácticos.

Las infecciones oportunistas que a menudo se relacionan con la de VIH son la del citomegalovirus, tuberculosis, candidiasis, sífilis, criptosporidiasis, neumonías recurrentes por bacterias como el neumococo y el H. influenzae y la enterocolitis; infecciones por hongos como la criptococosis, infecciones por parásitos como Pneumocystis carinii, Toxoplasma gondii, Criptosporidum y muchos otros menos frecuentes. Finalmente, la infecciones por virus como el del herpes simples, varicela-zoster el Adenovirus, Papilomavirus y Virus JC.

Con frecuencia no se hacen diagnósticos certeros y –en el caso de las infecciones oportunistas en pacientes de países pobres- está ampliamente basado en métodos convencionales, como la demostración directa del microorganismo, la histopatología y el cultivo, que produce demoras innecesarias en el diagnóstico. Muchos factores infieren en este, como el estadio o la forma clínica de la enfermedad, la recolección apropiada de la muestra clínica, el procesamiento y las técnicas utilizadas en el laboratorio.

En algunos casos, para el diagnóstico definitivo de una infección oportunista, el aislamiento repetido del microorganismo del mismo sitio, o del mismo microorganismo de múltiples sitios, es esencial para diferenciar entre un estado de colonización y una enfermedad activa.

El avance en técnicas moleculares de diagnóstico ha permitido mejorar la detección temprana de algunas infecciones oportunistas; tal es el caso de la PCR en tiempo real, una técnica rápida, altamente sensible y específica como la PCR convencional, que además, cuantifica el número de copias de ARN de un microorganismo lo cual permite la diferenciación entre una colonización (estado de portador) y una infección activa (enfermedad).Además, estas herramientas moleculares permitirán establecer la presencia de mutaciones en genes que confieren resistencia a ciertos antifúngicos; de igual manera, se hará necesario implementar las pruebas de susceptibilidad antifúngica como procesos rutinarios de laboratorio, debido al aumento en la resistencia de algunos microorganismos oportunistas a los antifúngicos más comúnmente utilizados, principalmente, en el caso de Candida spp. y C. neoformans.

Investigadores del Hospital Universitario Erasmo Meoz de Cúcuta, realizaron un estudio observacional descriptivo de revisión de historias clínicas, con el objeto de describir las infecciones oportunistas del sistema nervioso central en los pacientes con VIH.

Encontraron que las infecciones oportunistas del sistema nervioso central son frecuentes en esta población y tienen un gran impacto sobre su supervivencia.

La revisión incluyó pacientes que conviven con el VIH atendidos durante el periodo 1995-2005. Se estudió la frecuencia de aparición de las variables analizadas. Se encontraron ciento treinta y un casos de infección del sistema nervioso central. Predominaron los hombres (72,5%) y los adultos jóvenes (promedio 33,8 años).

La gran mayoría (94,7%) provenía del departamento de Norte de Santander. Las infecciones diagnosticadas del sistema nervioso central fueron: encefalitis por Toxoplasma gondii (56,5%), criptococosis meníngea (38,9%) y tuberculosis meníngea (4,6%). Sólo el 31,3% de los pacientes estaba recibiendo terapia antirretroviral de alta efectividad y la infección del sistema nervioso central definió el sida en 79,4% de los casos. De los pacientes evaluados, 93,0% tenía menos de 200 células CD4+/mm3. El 42% de los pacientes estaban vivos a los seis meses: la supervivencia en los pacientes con toxoplasmosis cerebral fue del 50% mientras que, para aquéllos con criptococosis meníngea fue del 37%.

Uno de los factores de riesgo más importantes asociado al desarrollo de infecciones micóticas oportunistas en pacientes infectados con el VIH, es un recuento de células CD4+ inferior o igual a 200 células/mm3. La introducción de la terapia antirretroviral altamente efectiva ha llevado a una importante disminución en la morbi-mortalidad, como también en la incidencia de infecciones oportunistas en estos pacientes.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Antioquia en Medellín estudiaron ciento tres pacientes en edades comprendidas entre 2 y 74 años; el 70% (72/103) presentaba diarrea al ingreso al estudio; la mayoría (83,5%) fueron hombres. La frecuencia global de microsporidiosis intestinal fue de 3,9% (4/103); se encontraron tres pacientes positivos para Enterocytozoon bieneusi y uno con Encephalitozoon intestinalis; otras parasitosis intestinales representaron el 39,8%. La frecuencia de microsporidiosis en este estudio fue relativamente baja; además, como era de esperarse, la mayoría de los casos de microsporidios estuvieron asociados con diarrea prolongada y recuentos de LTCD4+ menores de 100 cél/µl y cargas virales superiores a 100.000 copias (3/4).

Co-infección de VIH y Tuberculosis.

La información de la infección del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en el mundo parece aumentar en dos dimensiones: una es el número de infectados sobre la faz de la tierra y la otra es la cantidad de conocimiento que se genera en todos los campos acerca del tema. Sin embargo, la situación sobre la coinfección de tuberculosis y VIH/SIDA no se conoce debido al difícil acceso a las fuentes de información o la inexistencia de las mismas.

En este orden de ideas, se realizó un análisis de la situación de la coinfección de tuberculosis y VIH/SIDA en los sistemas de información nacional durante los últimos años.

Se evidenció que durante el 2005 sólo once de las treinta y seis entidades territoriales reportaron casos de coinfección de tuberculosis y VIH. Antes de la unificación en el sistema de información, las entidades territoriales realizaban diferentes análisis de la información, razón que no permitió la comparación de la situación de la coinfección de tuberculosis y VIH a nivel nacional. Se analizaron datos disponibles según las fuentes de información. Se espera que con la unificación en los sistemas de información se puedan obtener datos que permitan realizar un análisis de la situación a nivel nacional.

Lizarazo J, Castro F y col. Infecciones oportunistas del sistema nervioso central en pacientes con VIH atendidos en el Hospital Universitario Erasmo Meoz, Cúcuta, 1995-2005. Infectio 2006; 10(4) : 226-231
Botero JHm Montoya MN y col. Frecuencia de microsporidiosis intestinal en pacientes positivos para VIH, mediantes las técnicas de Gram cromotropo rápido y PCR. Biomédica 2004; 24: 375-384
Navarro-I-Martinez L, da Silva AJ, Botero Garces JH, Montoya Palacio MN, Del Aguila C, Bornay-Llinares FJ. Cryptosporidiosis in HIV-Positive Patients from Medellin, Colombia.
J Eukaryot Microbiol. 2006 Nov;53 Suppl 1:S37-9.
González Á, Tobón AM. Infecciones micóticas oportunistas en pacientes con VIH/SIDA Infectio 2006; 10 (4).
Castiblanco CA, Ribón W. Coinfección de tuberculosis en pacientes con VIH/SIDA: un análisis según las fuentes de información en Colombia. Infectio 2006; 10(4) : 232-242

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!