Hipertensión Endocrina

Hipertensión Endocrina

Está demostrado que la hipertensión arterial sistémica es un factor de riesgo coronario, principal causa de mortalidad en el mundo; si bien uno de cada cinco adultos la padecen, la enorme mayoría caen dentro de la categoría “esencial”, sin etiología conocida. Si exceptuamos la hipertensión que se asocia con los anticonceptivos orales, las endocrinopatías se encuentran sólo en uno de cada 100 hipertensos; aunque son casos de difícil diagnóstico, podríamos decir que por lo esotéricos, el tratamiento es agradecido pues son entidades que se consideran causas curables de hipertensión.

Aunque de hecho en muchos casos de hipertensión participan hormonas como la angiotensina II, la aldosterona o las catecolaminas, donde la activación del sistema renina-angiotensina se observa mas claramente en la estenosis de la arteria renal y en la administración de preparados anovulatorios (Tabla). Aquí haremos un repaso somero de las causas de hipertensión endocrina, que además de asociarse a enfermedad coronaria, contribuye a la presentación de hipertrofia ventricular izquierda, falla cardiaca, peligrosas arritmias y a una incidencia aumentada de accidentes cerebro-vasculares trombóticos y hemorrágicos.

La enfermedad de Cushing es una enfermedad seria y de difícil tratamiento, que puede asociarse no sólo a hipertensión sino también a diabetes y a hipocalemia; esta última es característica del hiper-adrenocorticismo producido por elaboración para-neoplásica de ACTH. Aunque es menos común la hipertensión en el Cushing iatrogénico que en la enfermedad de Cushing de origen hipofisiario (micro adenoma central) o suprarrenal (adenomas o carcinomas), es tan frecuente en pacientes sometidos, a veces sin razón, a tratamientos largos con gluco-corticoides, que esta etiología debe tenerse muy en cuenta. Los medicamentos gluco-corticoides más potentes son usualmente generadores de menos efecto mineralo-corticoide que el que se observaría en la enfermedad de Cushing.

Hipertensión Endocrina. Causas

Gluco o mineralocorticoidesVasoconstricción yaumento de la resistenciaOtros mecanismos
Síndrome de Cushing Hiper aldosteronismo primarioActivación del sistema renina-angiotensinaHiperparatiroidismo primario
Hiperplasia suprarrenal congénitaEstenosis de la arteria renalAcromegalia
Deficiencias de 11 y 17 hidroxilasasAnticonceptivos orales.Exceso de catecolaminas: feocromocitomaDeficiencia de hormona tiroidea: hipotiroidismoSíndrome carcinoide

El hiperaldosteronismo primario (Síndrome de Conn), es sin duda una causa rara de hipertensión. Cuando esta se ve, generalmente es modesta, resultando más llamativas la hipokalemia, miastenia asociada y la alcalosis. ¿Qué decir de los extraños síndromes adrenogenitales? El síndrome de Biglieri, descrito a finales de los 60, implica la deficiencia de la enzima 17-alfa-hidroxilasa, la que interviene en la síntesis de todos los corticoides y hormonas sexuales excepto en la producción de aldosterona. Así el curioso cuadro clínico nos muestra un paciente con hipogonadismo (amenorrea y disminución de caracteres sexuales secundarios en mujeres, pseudo hermafroditismo en los hombres). Infantilismo genital notorio al examen físico del paciente adulto. El cortisol plasmático es bajo y el ACTH, alto (como en un Addison), pero al revés del Addison aquí hay falta de aldosterona e hipertensión (por acúmulo de 11-doca, mineralocorticoide producido aquí por una vía alterna, por la 21-hidroxilación de la pregnenolona y progesterona generadas en exceso).Este modelo fisiopatológico natural es tan excitante desde el punto de vista diagnóstico y clínico como el de la deficiencia de 11 beta hidroxilasa, donde hay cero cortisol, mucha Doca (en vez de aldosterona) y por este mecanismo, hipertensión e hipocalemia; el exceso de ACTH que produce la falta de cortisol se traduce en hiper-producción androgénica (dehidroepiandrosterona o DHEA), que produce virilización en niñas y pseudo-pubertad precoz en niños, con vello púbico y pene de adulto mas con testículos pequeños por falta de gonadotropinas.

La perfusión renal disminuida por la estenosis de la arteria de este órgano aumenta la renina y la angiotensina, que causa vasoconstricción e hipertensión. Igualmente vasoconstricción arteriolar periférica e hipertensión, a veces paroxística (sobre todo en niños) pero a veces estable, se observa en el feocromocitoma, tumor neuroendocrino.

El hipotiroidismo en los viejos causa hipertensión diastólica que cede a la tiroxina. La hormona tiroidea es necesaria para la acción vasodilatadora beta-adrenérgica, por lo que predomina la vasoconstrictora alfa-adrenérgica. Como mecanismos secundarios estarían la resistencia tisular dada por el mixedema y la hipercolesterolemia secundaria que con la edad favorece la ateromatosis, con menor adaptabilidad arterial.

Aunque el hiperparatiroidismo primario no es común en nuestro medio, la hipertensión es frecuente en esta entidad. El grado de compromiso renal y la hipercalcemia juegan un papel. La hipercalcemia crónica estimula la contracción cardiaca y la vasoconstricción periférica, por liberación de catecolaminas.

En la acromegalia hay hipertensión y diabetes y órgano-megalia con una posible cardiomiopatía de origen somatotròfico. Uno de cada 3 pacientes es hipertenso, pero no es claro el mecanismo de producción. El síndrome carcinoide asociado con hipertensión es raro y se debe a la producción de neurotransmisores del tipo serotonina e histamina. Más común es la hipotensión y el rubor asociado a diarrea, y otras manifestaciones asociadas con la malignidad en sí.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!