Frustración Médica

Frustración Médica

Bogotá. El ejercicio de la profesión se ha vuelto por no decir lo más, frustrante e ineficiente. Estamos preparando médicos para que sean “despachadores” de pacientes. Por otro lado, los médicos recién graduados además de tener unos ingresos poco “dignos” para un profesional con una escolaridad de por lo menos siete años universitarios, están con la incertidumbre de ser reemplazados por otros colegas que están haciendo cola, sino cumplen con las reglas que les impone el mercado. Las anteriores consideraciones se pueden presentar con o sin ministerio (de Salud, independiente del de Protección Social) pues son algo inherente al nuevo régimen de seguridad social colombiano; pero manejar en un solo ente gubernamental dos carteras de tal complejidad acarrea definitivamente ineficiencia para ambas. Si continuamos en esta forma lo bueno que pueda haber tenido la reforma a la salud puede llegar a fracasar; los médicos sin ministerio no tenemos ni siquiera adónde ir a consultar nuestras penas. Queremos volver a tener un espacio de discusión, tener voz, voto y veto –por supuesto– salir de la depresión que nos aqueja y posicionar de nuevo a la medicina y a sus profesionales en el lugar que nos merecemos. ¡Paz en la tumba del profesor Bejarano!

Apartes de la columna del internista-endocrinólogo y epidemiólogo, Enrique Ardila Ardila, De la chicha a la protección social, publicada en Ámbito Médico, Volumen 7, No. 98, 2006.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!