Endocarditis Infecciosa

Endocarditis Infecciosa

Buenos Aires. Un veintiséis por ciento de una serie de ochenta y cinco pacientes con endocarditis infecciosa vistos en un hospital local durante nueve años tenían implantados marcapasos o cardio-desfibriladores, aunque de esos veintidós casos a sólo tres se les había hecho el procedimiento en dicho servicio.

Comparados con el resto de los enfermos con endocarditis, estos se caracterizaron por presentar mayor edad, alta prevalencia (45%) de Estafilococo epidermidis como agente causal, mayor compromiso respiratorio y menor sensibilidad de la ecocardiografía para el diagnóstico de vegetaciones.

Según los cardiólogos Antonio F. De Rosa, María Tentori y colaboradores, se extrajo todo el material protésico en veintiuno de estos pacientes y la totalidad se curó de la endocarditis, cuyo diagnóstico se basó en los criterios de la Universidad de Duke. Es sabido que debido al implante de marcapasos y cardio-desfibriladores se ha registrado un número creciente de endocarditis infecciosa.

La edad fue menor y hubo mayor número de pacientes de sexo masculino en el grupo no implantado (Revista Argentina de Cardiología 2004; 72:203-207). Los pacientes del grupo I tenían –además del S.epidermidis- un estafilococo dorado en el 23%. La fiebre estuvo presente en el 86,3%, los síntomas respiratorios (tos, expectoración,

hemoptisis, opacidad pulmonar en la radiografía, etc., sugestivos de embolias pulmonares sépticas) en el 50%, la flogosis del bolsillo en el 36% y en el 32% se observó supuración de éste.

El tiempo transcurrido desde el implante y el diagnóstico de la enfermedad fue de 1.310 días de media y solamente en tres pacientes el diagnóstico se hizo dentro de las seis semanas del implante (forma aguda) y en el resto luego de este período (forma crónica). La sensibilidad del ecocardiograma trans-torácico y del ecocardiograma trans-esofágico fue del 23% y 59%, respectivamente.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!