Cortina: Mezcla de Compuestos Esteroideos

Compuestos Esteroideos

Varios bioquímicos, particularmente Edward C. Kendall (1886-1972) de la Clínica Mayo en Rochester y Tadeusz Reichstein, de Basilea, hicieron importantes contribuciones. Kendall cristalizó una cortina, que contenía carbono, hidrógeno y oxígeno, pero no sabía que no era un compuesto homogéneo. Experimentos posteriores mostraron que se trataba de una mezcla de compuestos estructuralmente parecidos, que sumaban dos o tres decenas de ellos. Vino la puja por diferenciarlos en medio de grandes dificultades. Las moléculas debían ser esteroides, ya que Reichstein logró transformar una de ellas en otra con efecto masculinizante, según la prueba de la cresta del gallo capón. Trabajando aquí, experimentando allá, dentro de las treinta moléculas se lograron identificar seis compuestos activos (que mantenían en su núcleo los dobles enlaces), nombrados de manera diferente pero con letras, de la A a la F. El suizo consiguió diseñar un método para obtener esteroides en cantidades aceptables a partir de los ácidos biliares, provenientes del colesterol. Había esteroides también en las vitaminas D y en la hoja de digital; había tumores suprarrenales asociados con precocidad sexual; había diversos efectos en los diferentes compuestos. Luego se identificó la estructura esteroidea de cada uno de estos compuestos: el A era 11-dehidrocorticosterona, el B, corticosterona, el E, cortisona, el F, hidrocortisona. En 1940, Long y Thorn (quien luego estandarizaría una prueba diagnóstica para la insuficiencia suprarrenal, la caída de los eosinófilos durante la infusión de ACTH) demostraron el efecto de la corteza sobre el metabolismo de los carbohidratos. La guerra estimuló ciertas líneas de investigación, además de la de los esteroides suprarrenales, la de la penicilina y la de las drogas antimaláricas. Lo de las suprarrenales se basó en rumores (¿o propaganda?) inexacta de los nazis; se suponía que estos estaban comprando cantidades industriales de adrenales bovinas en Suramérica, de las que hacían un extracto para contrarrestar la hipoxia de las grandes alturas en los pilotos de la Luftwaffe. Se logró producir una cantidad grande de compuesto A, cuyo uso en animales y voluntarios sanos resultó decepcionante; se trataba en realidad del metabolito inactivo (dehidro) de la corticosterona, principal glucocorticoide de las ratas; es diferente de la 11-DOCA (deoxi) que sí tiene acción mineralocorticoide.

Tadeusz Reichstein era un bioquímico suizo de origen polaco que enseñó en Zurich y Basilea; aunque su fuerte fueron los esteroides, pues aisló la cortisona independientemente de Kendall y obtuvo unos cuarenta corticoides de los cuales sólo seis eran hormonas biológicamente activas, fue también quien sintetizó el ácido ascórbico a partir del sorbitol y el precursor del Nescafè por sus investigaciones sobre los productos aromáticos del café tostado.

Osler A. On six cases of Addison’s disease with a report of a case greatly benefited by the use of the suprarenal cortical extract. Proc Johns Hopkins Med Soc Hopkins Hosp Bull 1896; 7: 208
Reichstein T. Constituents of the adrenal cortex. Helv Chim Acta 1936; 19: 402
Reichstein T, von Euw J. Ueber bestandticle der nebennierinde isolierung der substanzen Q (desoxycorticosterone) and R sowie weitere stoffe. Helv Chim Acta 1938: 21: 1197

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!