Complicaciones de la Obesidad Mórbida

Obesidad Mórbida

Cuando el editor de Tensiómetro Virtual viajó a los Estados Unidos para trabajar como House Officer (léase, interno y residente), lo que más le sorprendió fue ver tantos gordos (de verdad obesos) en las calles. Los de nuestro colegio no eran más que gorditos si acaso; se veían muchachas con sobrepeso en la universidad y cariñosamente se les podía decir gordis. Pero aquellas deformidades que uno observaba tan a menudo –en supermercados y hospitales- sólo se explicaban por la comida chatarra que se expendía en tamaños súper jumbo. A nuestro medio colombiano también la está invadiendo la epidemia de globesidad. Hace poco observamos en dos mesas vecinas de un restaurante bogotano, sendas familias de obesos de verdad, como si eso fuera lo corriente en nuestro país, donde la desnutrición campea en los niños de las clases populares y la anorexia lo hace con las niñas que aspiran al modelaje. Los trastornos de tipo alimentario –tan a la moda- irán de la mano de los del metabolismo (diabetes, osteoporosis, dislipidemia), que se están convirtiendo en una pesada carga para el sistema sanitario. La endocrinología de mediados del siglo XX era un circo de casos raros: gordos, enanos, mujeres barbudas, fascies acromegálicas, niñas –casi bebés- embarazadas, cotudos y exoftálmicos, cuellos palmeados. Ya no lo es tanto, merced a los diagnósticos y a los tratamientos precoces. Pero siempre nos han apasionado los datos que trae el Record Guinness, como el siguiente que les cuento.

La persona de mayor peso en la historia médica fue el americano Jon Brower Minnoch (1941–83), quien fue obeso desde niño. En 1963 medía 1.85 y pesaba 178 Kg, aumentando en 1966 a los 317 y a 442 Kg en septiembre de 1976. Es decir, que fue contemporáneo de los pacientes que el Editor tuvo que ver en los hospitales americanos durante su periodo de entrenamiento. En marzo de 1978, Minnoch fue hospitalizado en el Hospital Universitario de Seattle, en el que el endocrinólogo Robert Schwartz le calculó un peso de 635 kg, mucho del cual se debía a un edema por falla cardiaca. Para que pudiese ingresar al hospital, se requirió de doce bomberos y una camilla especial improvisada para trasladarlo de su casa a un ferry-boat. Cuando llegó a la clínica –saturado de líquido y con falla respiratoria- requirió dos camas unidas para ser acostado con la ayuda de trece personas. Después de dos años de estar en una dieta de 1,200 calorías diarias, salió del hospital pesando 216 Kg. –batiendo el récord de mayor pérdida de peso por parte de un ser humano- pero solo para ser ingresado de nuevo en el hospital en octubre de 1981, después de volver a ganar 89 Kg. Al morir en Septiembre 10 de 1983, pesaba más de 362 Kg. Se puede decir que este pobre hombre vivió para pelear con la cuchara y para convertirse en un emblema del drama que cada vez más seres humanos deben enfrentar.

ALTERACIONES MÉDICAS EN LOS OBESOS MÓRBIDOS

Metabólicas

• Hiperlipidemia
• Resistencia a la insulina
• Diabetes
• Síndrome de ovarios poliquísticos

Respiratorias

• Disfunción
• apnea del sueño
• hiperglobulia
• hipertensión pulmonar
• disnea de decúbito
• Capacidad residual funcional disminuida
• Volumen de reserva espiratorio descendido
• Flujo máximo espiratorio descendido
• Síndrome de Pickwig con retención de CO2

Cardiovasculares

• Cardiopatía isquémica (angina, infarto)
• Hipertensión arterial
• Miocardiopatía
• Accidente cerebro vascular
• Hipertrofia ventricular izquierda
• Arritmias
• Insuficiencia cardiaca congestiva
• Muerte súbita
• Estasis venoso y edemas

Tumores

Mujeres
• carcinomas de vesícula y vías biliares
• mama (en posmenopáusicas)
• ovario
• cuello uterino
• endometrio

Hombres
• cáncer de recto
• próstata

Articulares

• Artrosis
• Hernias discales
• Gota e hiperuricemia
• Necrosis avascular de cabeza de fémur

Gastrointestinales

• Reflujo
• Esteatosis
• Esteatohepatitis no alcohólica
• Colelitiasis

Renales

• Hipertensión
• Litiasis renal
• Incontinencia urinaria
• Glomerulopatía

Neurológicas

• Accidentes cerebro-vasculares
• Hipertensión endocraneana idiomática
• Pseudo tumor cerebral

Dermatológicas

• Acantosis nigricans
• Intertrigo
• Hirsutismo

Ginecológicas

• Menstruaciones irregulares
• Ciclos anovulatorios
• Fertilidad reducida

Obstétricas

• Toxemia gravídica
• Diabetes gestaciones
• Embarazo múltiple
• Anemia
• Muerte fetal
• Partos prolongados
• Mayor uso de la cesárea

Quirúrgicas

• Complicaciones anestésicas
• Hipoventilación
• Retención de gas carbónico
• Desconexión de ventilador requiere más tiempo
• Doble mortalidad en apendicitis
• Atelectasias
• Neumonías
• Trombo embolismo pulmonar
• Peor cicatrización
• Presencia de infecciones
• Pobre acceso quirúrgico
• Dificultad para suturar
• Dehiscencia de suturas

Psicológicas

• Descenso de la autoestima
• Ansiedad
• Depresión
• Hostilidad
• Culpabilidad
• Mayor rechazo laboral
• Rechazo escolar y social

MORBI-MORTALIDAD EN LOS OBESOS

La elevación en la grasa corporal total, los depósitos de grasa central incrementados que constituyen la grasa visceral y la ganancia excesiva de peso se asocian todos con riesgo aumentado de muerte. En conjunto, la obesidad es, tras el tabaquismo, la segunda causa prevenible de muerte en los Estados Unidos y ocasiona alrededor de trescientos mil muertes al año. La mortalidad en obesos mórbidos es doce veces superior que en la población normal. Cuando se eleva el cociente circunferencia de la cintura/circunferencia de la cadera -indicador de obesidad central- aumenta la mortalidad y el riesgo de ataques coronarios.

CIRUGÍA BARIÁTRICA

En Colombia no se conocen las cifras exactas de la obesidad, pero está aumentando lo mismo que la práctica de la cirugía bariátrica. En un estudio realizado en la Clínica Universitaria Bolivariana de Medellín (2003-2004) treinta y dos pacientes recibieron un protocolo de manejo anestésico estándar para la cirugía. El 68.75% fueron mujeres, con edad promedio de treinta y seis años, peso 118 Kg. e Índice de Masa Corporal de 43.3. Al 65.6% de los pacientes se les realizó un bypass gástrico, con una duración promedio de ciento noventa y ocho minutos. El 84.4% de los pacientes fueron riesgo ASA II y las principales comorbilidades fueron enfermedad ácido péptica, hipertensión arterial y osteoartrosis. Dos pacientes presentaron complicaciones: laringoespasmo y edema agudo de pulmón y el otro, anemia. El 78% de los pacientes se recuperaron durante la hospitalización, con un promedio de días de estancia de 2.2.

Indicaciones de la cirugía bariátrica

• Edad de 16 a 60 años
• Porcentaje de sobrepeso mayor del 40 %
• Índice de masa corporal mayor de 40 Kg./m2 o mayor de 34 si tiene problemas de salud directamente relacionados a su obesidad
• Tener mas de cinco años de padecer obesidad
• Haber intentado sin éxito otros métodos no quirúrgicos para el control de su obesidad
• Riesgo quirúrgico bajo o disminuido
• No adicción a drogas ni alcoholismo
• Estabilidad psicológica (no padecer ninguna enfermedad psiquiátrica)
• Entendimiento completo de todos los puntos del tratamiento
• Disposición completa a seguir todas las instrucciones del médico
• Visión positiva hacia el tratamiento

Los procedimientos más comunes son la gastroplastia con banda gástrica ajustable por laparoscopia (procedimiento puramente restrictivo mediante el cual no se producen cambios en su nivel de absorción ni en la digestión propiamente dicha de los alimentos); y el By-pass gastroyeyunal por laparoscopia (procedimiento que conjuga el aspecto restrictivo con la malabsorción).

Forga L, Petrina E, Barbería JJ. Complicaciones de la obesidad. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, 2002 volumen 25, Suplemento 1(Obesidad) https://www.cfnavarra.es/SALUD/ANALES/default.html
El libro de los Récord Guinness. https://www.guinnessworldrecords.com/content_pages/search.asp
Escobar ID, Rossi AB. Sobrepeso y obesidad incrementan la epidemia de diabetes tipo 2. Diabetes al Día, 2004; 2(2).
https://encolombia.com/medicina/sociedadescien/diabetes2042-sobrepeso.htm
Uribe MA, Mejía de Bedout JA y col. Anestesia para cirugía bariátrica. Revista Colombiana de Anestesiología 2005; 33 (3)
American Society for Bariatric Surgery. https://www.asbs.org/

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!