Apolipoproteínas

Apolipoproteínas

La apolipoproteína E (Apo E) es una proteína de gran importancia en la regulación metabólica de las lipoproteínas así como en el transporte de lípidos desde diferentes tejidos y dentro de éstos. El elaborado sistema de almacenamiento, liberación y reutilización del colesterol dependen de una regulación coordinada entre la síntesis de Apo E y la expresión de los receptores de LDL celulares. El polimorfismo genético en Apo E resulta de la combinación de diferentes alelos que codifican proteínas que presentan sustitución en un único aminoácido, cambio que define a nivel celular y molecular el papel de esta proteína en el metabolismo normal y anormal de las lipoproteínas. De esta manera, la hipercolesterolemia tipo III que es asociada a aterosclerosis prematura, es efecto secundario de la presencia de una variante de Apo E, la cual no se une en forma normal al receptor celular de lipoproteínas y produce un metabolismo irregular y disminuido de las mismas.

En una revisión aparecida en la Revista Colombiana de Cardiología (2003. 10, No.4), Ana María García informa que la Apo E es una proteína plasmática constituyente de las lipoproteínas, que tiene como función mantener la estructura y regular el metabolismo de varias de ellas. Los tres alelos más comunes del gen de Apo E son e2, e3 y e4, los cuales producen tres isoformas de la proteína, llamadas E2, E3 y E4. Estos tres alelos diferentes son heredados en forma co-dominante dando como resultado seis genotipos, de los cuales el E3/E3 es el normal, con una frecuencia poblacional de 77%. Se ha estimado que 60% de la variación plasmática del colesterol está determinada genéticamente; el polimorfismo de Apo E corresponde a 14% de esas variaciones genéticas.

El origen étnico es un factor determinante en la proporción de los genotipos. Es así como en la población afro-americana, e4 se presenta con mayor frecuencia que en la población caucásica e hispánica, y el alelo e2 se presenta en una proporción inusualmente baja en nativos americanos, viéndose con mayor frecuencia casos de hipercolesterolemia tipo III en este grupo. La deficiencia de Apo E causa hipercolesterolemia severa. Genotipos específicos han sido implicados en el desarrollo de aterosclerosis, de enfermedad coronaria, de hiper-lipoproteinemia tipo III (HLP tipo III), de enfermedad cerebro-vascular y de formas familiares y esporádicas de enfermedad de Alzheimer.

Los factores ambientales, el estilo de vida y los hábitos alimenticios pueden tener efecto sobre la predisposición a la hipercolesterolemia resultante de la presencia del alelo e4. La disminución en el contenido de colesterol consumido en la dieta, puede llevar a pacientes con alelos e4 que presentan niveles altos de colesterol total, a decrementos sustanciales de estos niveles e incluso a niveles normales.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!