Antecedentes Ginecológicos/Urológicos

Los antecedentes ginecológicos referidos a las jóvenes se plantean desde la aparición de los caracteres sexuales secundarios, el ritmo menstrual, la última menstruación, los trastornos si se presentan, las inquietudes o dudas, la presencia de dolor. Además se debe obtener información acerca de flujos, enfermedades de transmisión sexual, tratamientos recibidos.

Se debe interrogar sobre embarazos, abortos, cirugías o procedimientos realizados.

En los jóvenes, los antecedentes urológicos se plantean, igualmente, desde la aparición de los caracteres sexuales secundarios, el inicio de las poluciones, la presencia o no de enfermedades de transmisión sexual, los tratamientos recibidos.

En ambos casos es importante la información sobre uso de métodos anticonceptivos, frecuencia, creencias en torno a éstos, e información recibida.

Antecedentes sexuales

Estos antecedentes se relacionan con el inicio de las relaciones sexuales en los jóvenes, la edad de inicio, el tipo de relaciones, la frecuencia, los problemas presentados; es importante averiguar sobre la orientación sexual, el tipo y número de compañeros sexuales. Si tiene relaciones sexuales activas, preguntar por los métodos de planificación.

Si actualmente tiene pareja, se debe profundizar en el conocimiento de ésta, su actividad, su edad, su educación.

Es importante, en este espacio, buscar información sobre posibles casos de abuso sexual, bien sea como víctima o como agresor.

Se debe tratar el tema de la sexualidad desde el aspecto cultural, para encontrar factores de riesgo o protectores en torno a ésta, desde la interpretación de la adolescente. Así mismo, se puede abordar el tema de la masturbación, con el fin de aclarar dudas o inquietudes sobre la misma.

Aspectos psicoemocionales

Los cambios emocionales continuos y de la personalidad pueden ser normales en la adolescencia, debe, sin embargo, obtenerse información de si estos cambios van en vía a la estabilidad y a la madurez, estados de depresión y conductas relacionadas, conductas suicidas desde ideación pasando por los gestos e intentos suicidas.

Es importante la información sobre la autopercepción y la imagen corporal al igual que sobre la existencia de un proyecto de vida.

Antecedentes familiares

La familia, sea funcional o disfuncional, es de vital importancia para el adolescente, ésta será el punto de referencia en sus actitudes y comportamientos para bien o para mal.

Por lo anterior, se debe dar gran importancia y tener una información completa sobre la familia, no solo en sus antecedentes patológicos, sino en condiciones que pueden generar un adecuado desarrollo o alteraciones en la salud del adolescente, como los hábitos de convivencia, formas de diversión, alimentación, violencia intrafamiliar, uso de sustancias como alcohol, drogas o tabaco, y presencia o no de factores que puedan influir directa o indirectamente en el desarrollo del adolescente.

Entorno familiar y socioeconómico

Es importante complementar la información familiar con el entorno en el que vive y el hábitat, al igual que las condiciones socioeconómicas en que se desenvuelve el adolescente. Con quiénes convive, nivel de escolaridad, situación laboral y tipo de trabajo que desarrolla la familia. Al igual que si no comparte con un núcleo familiar sino en condiciones de protección social en una institución o en condiciones de desamparo en situación de calle.

La escala del APGAR familiar es útil para medir la dinámica familiar, en esta prueba se puede evaluar el cumplimiento de los parámetros básicos de la función familiar: adaptación, participación, ganancia o crecimiento, afecto y recursos (21) (Anexo 2).

Examen físico

Se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones para realizar un examen físico completo:

Muy pocas veces el examen físico es inaplazable. Que el adolescente o el joven tienen el derecho a rechazar parte o la totalidad del examen físico, si no se siente cómodo con él.

1. Explicar al adolescente y el acompañante, si está presente, en qué consiste el examen físico.

2. El examen físico de un o una adolescente siempre se recomienda en presencia de una tercera persona, de preferencia (si el adolescente está de acuerdo) del mismo sexo del consultante, puede ser personal de enfermería o un familiar.

3. El consultorio debe tener un baño o un biombo que le dé privacidad al adolescente para quitarse la ropa y ponerse una bata.

4. Durante el examen físico ginecológico se le puede entregar a la adolescente un espejo de mano, para que el acto de examen físico se convierta en una experiencia educativa y pueda recibir la explicación del médico y a su vez observar el examen de sus genitales con el conocimiento de los mismos.

5. El examen ginecológico está indicado en pacientes con antecedentes de relaciones sexuales, flujos, dolor, embarazos, o en los casos específicos donde el médico considere se deba realizar. Tener en cuenta que el examen ginecológico de una adolescente virgen con frecuencia solo se remite a la inspección de los genitales, cuando es necesario realizar evaluación de genitales internos en estas jóvenes se realiza la palpación bimanual mediante el tacto rectal. El examen ginecológico puede requerir de una “preparación previa”, y con frecuencia puede ser suficiente la explicación y apoyo de la madre o una amiga.

El examen físico debe incluir:

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!