Alimentación Recomendada en Guías Alimentarías Gestantes

El estado nutricional de la gestante ejerce una influencia decisiva en el bienestar del hijo o hija que va a nacer. En consecuencia, es importante tanto el estado nutricional previo como la adecuada ganancia de peso durante la gestación, por cuanto esta es la medida más certera para prevenir el bajo peso al nacer.

Así mismo, el amamantamiento es un periodo donde las necesidades energéticas y nutricionales son mayores que durante la gestación, y la composición de la leche materna puede afectarse en algunos de los nutrientes cuando la madre está desnutrida. Al inicio de la lactancia el organismo puede tomar las reservas de la madre y hacer adaptaciones pero este proceso tiene un límite.

Es importante orientar a las mamás sobre la necesidad de una alimentación adecuada durante estos períodos, pero especialmente durante la lactancia pues es común ver que las madres después de tener a su hijo o hija inician dieta restrictiva para bajar rápidamente los kilos aumentados, ignorando que éstos constituyen la principal reserva orgánica y que amamantar permite a la mujer recuperar su peso sin someterse a ninguna dieta en especial.

Perfil Nutricional y Composición de los Alimentos

El perfil nutricional de los alimentos hace referencia a las cantidades de nutrientes y otros componentes considerados sustancias no nutrientes, que se espera obtener en promedio de una porción de alimentos en cada uno de los 7 grupos en que se clasifican hoy los alimentos colombianos.

Con el fin de facilitar el cálculo del menú para las gestantes y madres en lactancia y poder definir el número de porciones de cada uno de los grupos de alimentos que se requieren para llenar la recomendación de macronutrientes (proteínas, grasas y carbohidratos) y micronutrientes (vitaminas y minerales) se calculó el contenido de energía, carbohidratos, grasas y proteínas de la unidad equivalente a una porción de cada uno de los grupos de alimentos.

Consideraciones que se Tuvieron en Cuenta para la Reagrupación de los Alimentos Colombianos .

Tradicionalmente, en el país se utilizó el círculo de la buena alimentación, como herramienta educativa para orientar la alimentación de los colombianos; sin embargo, a partir del año 1999, con la elaboración de

las Guías Alimentarias para la población colombiana menor y mayor de 2 años, se estableció una agrupación diferente, ya no por nutrientes (formadores, reguladores y energéticos) sino por alimentos.

Para establecer los grupos en la gráfica que ilustra las Guías Alimentarias de Colombia, se tuvieron en cuenta consideraciones como las siguientes:

Estudios sobre hábitos alimentarios, los cuales muestran que la base de la alimentación colombiana la constituyen los cereales, las raíces, los tubérculos y los plátanos, los cuales aportan cerca de la mitad de la energía diaria y parte de las proteínas. El consumo de hortalizas y verduras mantiene la tradición de ser escaso en la alimentación. Las frutas se consumen en jugos colados con pérdida de su contenido de fibra y vitamina C, entre otras. En consecuencia, se requiere orientar por separado el consumo de cada uno de estos grupos de alimentos.

Por otra parte, el perfil epidemiológico y nutricional de la población reporta las enfermedades crónicas como causas de mortalidad específica y de enfermedades asociadas con alto consumo de sal, grasas saturadas, azúcares, dulces, y bajo consumo de fibra y vitaminas. Todas estas patologías pueden ser prevenidas reorientando los hábitos alimentarios de la población, principal propósito de las Guías Alimentarias.

Otra consideración que se tuvo en cuenta para reagrupar los alimentos fue la disponibilidad, la cual es suficiente hoy en el país para toda la población; sin embargo, el acceso de algunos de ellos se ve limitado por las condiciones socioeconómicas o por la tradición de una alimentación no variada.

Por estas razones, se reagruparon los alimentos de manera que el grupo de los energ°ticos, que estaba conformado en el círculo de la buena alimentación por cereales, raíces, tubérculos, plátanos, azúcares, dulces y grasas, se dividió en los siguientes tres grupos:

Cereales, Raíces, Tubérculos y Plátanos

Estos alimentos se ubicaron en el primer lugar de la nueva agrupación porque constituyen la base de la alimentación de los colombianos, le aportan al organismo cerca del 50 por ciento de la recomendación diaria de kilocalorías, y por la necesidad de orientar el consumo de cereales integrales en lugar de los refinados.

Grasas

Se ubicaron en la nueva agrupación en el sexto lugar, porque su consumo si bien en términos generales ha aumentado sin exceder los límites normales (el consumo promedio es hoy de 23 por ciento), sí se requiere desestimular el consumo de las de origen animal (con excepción de la de pescado que es fuente importante de ácidos grasos esenciales) así como la manteca y la margarina, por cuanto su consumo se asocia con enfermedades cardio-cerebro-vasculares, dislipidemias y cáncer de colon, seno, estómago y próstata, entre otras.

Azúcares y Dulces

Se colocaron en el séptimo lugar de la nueva gráfica, según los perfiles nutricionales de la – FAO- y los estilos de vida caracterizados. El consumo de carbohidratos simples ha aumentado en asocio con el sedentarismo y la obesidad, especialmente en las mujeres; en consecuencia, se requiere controlar el exceso en algunos grupos de edad. El grupo de alimentos formadores, integrado en el círculo de la buena alimentación por carnes, huevos, leguminosas secas, mezclas vegetales y lácteos, se dividió en dos grupos:

Carnes, Huevos, Leguminosas Secas y Mezclas Vegetales

Estos alimentos se ubicaron en el cuarto vagón del tren por su contenido de hierro, cuya deficiencia es marcada en el país, y porque le aportan al organismo gran parte de la proteína de alto valor biológico. Inicialmente se había incluido en este grupo el queso, por considerar que con frecuencia se intercambia con el huevo y la carne, pero finalmente se ubicó en el grupo de lácteos por considerar que su mayor aporte es en calcio y no en hierro.

Lácteos

Por su aporte en calcio y la necesidad de incrementar su consumo para el crecimiento y desarrollo de los niños y para prevenir la osteoporosis, estos alimentos se separaron del grupo anterior y se ubicaron en el quinto lugar o vagón del tren. Se requiere orientar con mayor precisión la cantidad necesaria de alimentos fuente de calcio para cada grupo de población.

El grupo de los alimentos reguladores del círculo de la buena alimentación, conformado por hortalizas, verduras, leguminosas verdes y frutas, se dividió en dos:

Hortalizas y Verduras

Se ubicaron en el segundo lugar o vagón del tren, por cuanto su hábito alimentario debe ser promovido de acuerdo con los resultados de los estudios, los cuales señalan el bajo consumo de estos alimentos en todo el país. Las leguminosas verdes se incluyeron en este grupo por su bajo aporte de proteínas en relación con las secas y porque se utilizan como hortalizas y verduras en las preparaciones.

Frutas

Se ubicaron en el tercer lugar o vagón del tren, con el fin de promover el consumo de estas al natural en lugar de los jugos colados, con agregado de azúcar y con disminución de la fibra y oxidación de las vitaminas por procedimiento inadecuado de conservación y preparación.

Se sabe hoy que un buen consumo de verduras, hortalizas y frutas disminuye el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles -ECNT- y el cáncer, por su aporte de fibra y antioxidantes, principalmente.

La nueva agrupación de los alimentos responde a los siguientes propósitos:

Prevenir los problemas de nutrición y salud relacionados con exceso o déficit en el consumo de alimentos.

_ Apoyar la labor educativa a través de los mensajes contenidos en las Guías Alimentarias.
_ Presentar en forma clara y práctica los conceptos de variedad, proporcionalidad y balance en el consumo de alimentos.
_ Traducir a cantidades de alimentos las recomendaciones de nutrientes, para facilitar la selección de una alimentación saludable.
_ Aportar una herramienta didáctica, para introducir en la comunidad modificaciones favorables en los hábitos y costumbres alimentarias.

Para definir la gráfica que ilustra la agrupación de los alimentos se recogieron ideas en las reuniones de los comités operativos regionales, conformados para apoyar la elaboración de las Guías Alimentarias.

Las tres gráficas de mayor acogida en el país (canasta, sol y tren) se validaron con grupos poblacionales y, como resultado, la de mayor aceptación en la comunidad en el ámbito nacional fue el tren.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!