Síntesis del orden y desorden de los modelos cosmológicos

Desórdenes Psicopatológicos

A través de la historia se ha observado cómo todas las concepciones con respecto a la creación del universo en el cual se incluye el orden cosmológico tiene sus desarrollos igual que ocurre con otras ciencias del saber humano o no; de aquí que aparezca, como se explicita en otra parte, el conocimiento a priori, las expectativas innatas, el pensamiento mágico y omnipotente y aún el mítico para llegar a un conocimiento empírico a través de la observación y distinción de propiedades; es así como aparecieron diferentes teorías de la creación del universo: la heliocéntrica de Aristarco de Samos, luego la geocéntrica de Aristóteles, más adelante en 1500 d.C. encontró mayor precisión en el sistema heliocéntrico y éste fue Nicolás Copérnico y Newton en el Siglo XVI y XVII quien postuló la teoría del universo estático y uniforme. Al llegar el Siglo XX Albert Einstein planteó el modelo en expansión y así surgió la teoría del big bang.

Desde la física de Aristóteles se abrió el cuestionamiento con los cinco elementos (tierra aire, agua, fuego y éter) para explicar los fenómenos naturales conocidos y así elaborar un modelo. A su vez, la forma esférica por su simetría y con una categoría de perfección de los objetos celestes, producían una geometría espacial con sólidos fundamentos, los que llevaron o condujeron a un orden. Posteriormente Aristarco de Lamos (310-230 a.C.) postuló que el sol y las estrellas permanecían estáticas y la tierra con los demás planetas giraban alrededor del primero. He ahí el geocentrismo. Heráclito (535-475 a.C.) planteó dos fuerzas contrarias como la unidad de contrario y el fuego como ordenador; Anaxágoras (500-428 a.C.) supuso la existencia de una materia prima e inmutable y afirmó la divisibilidad indefinida del espacio y el tiempo y a la vez distinguió el espíritu de los diferentes elementos de lo que se componen las cosas; confusión, separación y mezcla serían los que determinan la formación de las cosas sobre las bases de semillas, que en un principio están confundidas y sin orden en un primitivo caos que solo ha podido ser ordenado por el espíritu, la inteligencia, la mente y el “nous” (46); este último es el principio del orden y también el de animación y el de individuación de las cosas que constituyen el orden armónico del universo; el “nous” también sería el principio del movimiento que existe como animación, más que por una necesidad de justicia. Demócrito (480-361 a.C.) presentó la incertidumbre de las impresiones sensibles y cómo sólo lo inteligible proporciona la verdad a la vez que todo acontece por razón y necesidad, no siendo solamente las cosas físicas sino las que parecen inmateriales; para éste filósofo los átomos parecían ser una división del ser único y aceptaba la irracionalidad del cambio. Fue así como se llegó a Sócrates.

Luego vino el modelo tolemaico del universo que dominó 2 mil años planteándose el geocentrismo en forma coherente, lógica, consistente, con sentido común y aún con cierto sentido teológico. Más adelante apareció el modelo de Copérnico Siglo XVI; este pensador era matemático, teólogo y astrónomo creador de la obra “Revolución de la órbita celeste”, con lo cual se construyó el modelo heliocéntrico sobre el sol en oposición al sistema geocéntrico de Tolomeo (Egipcio Siglo III a.C.), este matemático teólogo reconocía el estudio de los griegos al respecto. A Copérnico le siguió Kepler (Siglo XVI –XVIII d.C.), astrónomo matemático alemán quien siguió las ideas de Copérnico; descubrió las tres leyes del movimiento planetario y fue el creador de la mecánica celeste. A Kepler le siguió Galileo (siglo XVI-XVII) matemático y físico astrónomo italiano; descubridor de las leyes del peso, el termómetro, el compas, el telescopio y algunos satélites del sol; defendió las teorías de Copérnico y escribió el famoso tratado “del movimiento” o “ciencia de movimiento o dinámica de los cuerpos”. En esa misma época de la edad, medio apareció Bacon fundador del método experimental y exigió de la ciencia la ayuda para dominar la naturaleza “norum organum”.

Dentro de los siglos XVI y XVII apareció Newton físico matemático inglés descubridor del cálculo diferencial e integral y de la ley de la gravitación base de la “mecánica clásica” con las tres leyes fundamentales que se refieren: 1. Cuando la suma vectorial de todas las fuerzas que actúan sobre un cuerpo es cero, la aceleración del cuerpo también es cero y éste permanece en reposo o en movimiento uniforme con aceleración constante. 2. La segunda ley es cuando la resultante no es cero, el cuerpo adquiere la aceleración en la dirección y sentido de las fuerzas resultantes, y 3. La tercera ley se refiere a que en toda fuerza de acción hay una reacción. Luego estudió los colores espectrales de la luz y la emisión de la misma. Fue Newton quien realizó los grandes cambios en los conceptos de la física. Estableció el paradigma de la física de su tiempo.

En el siglo XVII el famoso filósofo matemático francés René Descartes escribió el texto “El discurso del método” y “Las meditaciones metafísicas” en que puso en evidencia a la intuición, la deducción, el proceso del pensamiento, las asociaciones, la duda metódica y la introspección; concluyó que todo era puro mecanicismo y dualismo entre alma-cuerpo e inventó la geometría analítica. A él le siguió el naturalismo lógico con Kant en el siglo XVIII, (47).

Por esa época en el siglo XVII hay una proliferación de pensadores filósofos con sus distintos modelos y surge la escuela de “la ilustración” para seguir con la del “idealismo” romántico de Kant y otros seguida de la escuela positivista con Auguste Comte (1798-1857). En el siglo XIX Edward von Hartmann escribe sobre la Filosofía del inconsciente; Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831) y Karl Marx (1818-1903) plantean la crítica de la escuela antropológica y materialista; Humboldt (1769-1859) concibe al planeta como un todo y Charles Darwin escribe el “Origen de las especies” (1809-1882 d.C.). Es así como llegamos a Gastón Bachelard quien realizara el vínculo entre la filosofía y la ciencia, estimando que la segunda crea la primera; a su vez la epistemología y el análisis crítico de la ciencia serían la labor indispensable para toda construcción de pensamiento científico; con él se crea el movimiento neopositivista. A él le siguen Ferdinand de Saussure, Levi Strauss, Jean Piaget, Karl Popper, Sigmund Freud con el descubrimiento de la dinámica del mundo inconsciente y Albert Einstein con la teoría de la relatividad; Max Planck (creador del término “quantum de acción” y la constante de Planck); así mismo concibió la teoría de la “física cuántica o mecánica cuántica” que explica la distribución espectral de la radiación del cuerpo negro que también absorbe energía y luz; todo esto para dar una explicación física real a la energía que condujo al entendimiento de la entropía y la probabilidad, así como a la radiación que emite un cuerpo que tiene una longitud de onda de acuerdo con la temperatura: a mayor temperatura, mayor longitud de onda. A él le siguieron Heisemberg, Niels Bohr, David Bohm, Wolfgang Pauli, los conceptos de materia-antimateria, el modelo del “Big bang” y todos los otros modelos de múltiples big bang, de múltiples universos y universos paralelos (48).

Nótese que en todo este pensamiento presocrático, socrático y post socrático aristotélico y platónico se traen las bases del pensamiento científico comprobados 2500 años después, no sin pasar por cambios para ordenar las ideas, los principios con modelos originados a través de cuestionamientos, lo cual también produce otro desorden por aquel cambio y otro orden. Así ha ocurrido en estos milenios al observar un desorden se crea un pensamiento ordenado que luego cambia, se desordena y vuelve a ordenarse; he aquí el orden, desorden y nuevo orden en los conceptos o modelos cosmológicos y ontológicos. Todo este proceso para encontrar el modelo ideal de comprensión cosmo y ontológico.

El fin es tratar de construir ordenaciones de la naturaleza, para conformar una unidad ordenada en el ser humano y convertirlo en sano, e indiviso, con una plenitud y un conjunto armónico completo y así un ser integral lo que equivale a un ideal para ser un “hombre ideal” (antropoeidos).

FractalFigura 89. Fractal. Figura geométrica con estructuras complejas en red a cualquier escala en la que se puede observar una curva. Muchas de las estructuras fisicoquímica funcionan dentro de esta estructura geométrica. Ref: tomado de https://www.zazzle.es/radiacion_de_arrebato_del_fractal_impresiones-228346159335813320


45 Ver libro “El Azar Determinista. El Lazo del Destino”, pág. 585-595, (Sánchez Medina, G.,2011).

46 “Nous como armonía, orden y principio de individuación” (De Francisco, 2012).

47 “En general los filósofos del os siglos XVI a XVII, no en simples filósofos, sino además versados en las ciencias contemporáneas y sobretodo en matemáticas”, (De Francisco, 2012).

48 “Los pares anteriores, que no sólo se encuentran en las ciencias sino también en la religión, a partir del Mazdeísmo, y en la filosofía propia (bien-mal, etc.)”, (De Francisco, 2012).

Volver Índice Siguiente