Modalidades del Maltrato y Abuso

MEDICINA FAMILIAR
EDUCACIÓN CONTINUADA PARA EL MEDICO GENERAL

Las siguientes son algunas formas de maltrato:

Modalidades de maltrato
Maltrato Psicológico:
Angustiar, amenazar, atemorizar, aislar e infantilizar (esto es, tratarlos como si fueran niños), agredirlos verbalmente como cuando les decimos: “Hágase a un lado”, “Muévete rápido, “¡Ah, cómo molestas…!”
Negligencia psicológica:
Aislarlos socialmente por el temor de que descubran que esta demenciado y entonces se les deja solos por periodos prolongados; no dialogar con ellos o no escucharlos, incluso no acompañarlos a comer o no salir con ellos de la casa.
Negligencia física:
Se traduce en desprotección, descuido y/o abandono. El paciente con enfermedad de Alzheimer, también se halla en riesgo de negligencia física, esto es que ignoramos sus necesidades físicas de alimentación, alojamiento y vestido apropiados. También: ignorar las necesidades para el cuerpo, como hidratación o cuidados adecuados de la piel, uñas y dientes. Ignorar el cuidado médico apropiado: es la no administración de los cuidados o supervisión necesarios respecto a la alimentación, vestido, higiene, cobijo y cuidados médicos. Entre los ejemplos se señala el dejar solo a un anciano que no puede valerse por sí mismo, la consulta tardía, la recurrencia o agudización de enfermedades por desatención y la exclusión forzada o mediante engaños del anciano del hogar para dejarlo en habitaciones aisladas, instituciones, hogares geriátricos o en la calle. Asimismo se incluye el aislamiento en un edificio separado o en una parte remota y aislada de un inmueble común.
Abuso sexual:
Consiste en obligar o persuadir a un anciano/a para que participe en actividades sexuales no consentidas.
Abuso Material:
Es otra forma de maltrato visto con frecuencia en la Enfermedad de Alzheimer y son comunes los ejemplos de personas conocidas que se apoderan de los recursos financieros y económicos o no utilizan el dinero en fines médicos, sino en necesidades propias del cuidador.
Maltrato Físico:
Este implica actos de daño físico o coerción, actos de violencia tales como golpear, descuidar, molestar o abusar sexualmente, encerrar o encadenar. Es toda forma de castigo corporal (incluye encierro o privación intencional de cuidados o alimentos).
Negligencia médica
Violencia medicamentosa, mala atención médica, institucional etc.
Auto-negligencia y autoabandono
Hacerse el de la vista gorda o permitir la auto-negligencia y autoabandono del adulto mayor o anciano
Violación de derechos
Estos son actos que incluyen el confinamiento o cualquier otra interferencia con la libertad personal como, por ejemplo, la negación de conceder intimidad al anciano o a la toma de decisiones, aislamiento de los amigos y de la información proporcionada por los medios de comunicación.
Todo acto u omisión que vulnere los derechos fundamentales consagrados en la constitución o los Principios Generales o Derechos del Anciano promulgados por la Asociación Médica Mundial sobre el maltrato de los ancianos.

Perfil del adulto mayor o anciano maltratado

Dentro del perfil del paciente maltratado se han encontrado las siguientes características que denotan riesgo:

Perfil del adulto mayor o anciano maltratado
• Ser una persona dependiente
• Aislada
• Demenciada
• Con conducta problemática
• Deprimida
• Con necesidades prolongadas
• Que para el cuidador resulta ser una carga pesada

 

Si observamos este perfil de riesgo, nos daremos cuenta que el paciente con la Enfermedad de Alzheimer y/o otro tipo de demencias es el que más reúne estas características lo que lo hace muy vulnerable a ser sujeto de maltrato.

Diagnóstico del maltrato y abuso

Diagnosticar el maltrato en el anciano no es una tarea sencilla, muchas veces el paciente tiene temor de denunciar o hablar de este tema. O, su misma incapacidad mental o demencial se lo impide, además de que no puede a veces distinguir que está siendo objeto de abuso.

Indicadores clínicos potenciales de maltrato y abuso

Los siguientes pueden ser indicadores de maltrato y abuso en el adulto mayor y el anciano:

Síntomas de Maltrato en el Anciano
• Trauma dental , golpes y hematomas principalmente en cabeza y cuello, cortes , fracturas , quemaduras y/o abortos .
• A largo y mediano plazo provoca el llamado “Battering Síndrome” caracterizado por cefalea crónica , disfunción sexual , dolor abdominal crónico , úlcera péptica , trastornos gastrointestinales inespecíficos , dolor precordial atípico, trastornos del sueño, enfermedades de transmisión sexual, estrés, crisis de pánico, alteraciones de la alimentación, ideas suicidas, embarazo no deseado, síntomas musculoesqueléticos, disnea, mareos, depresión, irritabilidad, sentimientos de inseguridad, fobias, baja autoestima, insomnio , ansiedad , abuso de sustancias tóxicas.
• Síntomas neurológicos como pérdida de la agudeza visual o auditiva, “stroke” inexplicable en una mujer joven y cualquier tipo de lesión ocasionada por abuso sexual. Además las víctimas utilizan los servicios médicos con mucha frecuencia, realizan una vaga descripción de los síntomas, demandan explicaciones médicas para síntomas inespecíficos , tienen poca satisfacción con el médico tratante y cambian frecuente de médico de cabecera.

La relación cuidador – anciano

Una carga pesada, un vínculo negativo, un conflicto, una relación en crisis o una oportunidad de servir y crecer y terminar un proyecto de vida …? La relación “Cuidador

– Anciano”, es una relación especialmente “singular”, con características muy propias, que la hacen diferente de otras relaciones interpersonales y familiares, lo que amerita su comprensión y profundización. Para lograr una aproximación, es necesario traer algunos elementos de la Psicología Social, la teoría del conflicto, la teoría del estrés, la terapia sistémica y el psicoanálisis.

En las relaciones interpersonales normales, el conflicto siempre estará presente, El conflicto es positivo y es la base del desarrollo y crecimiento personal y social, por lo tanto lo que debe pretenderse no es suprimirlo, lo que resulta imposible, sino manejarlo adecuadamente y solucionarlo con inteligencia emocional y sabiduría.

La relación “Cuidador – Anciano”, no está exenta de este. Por lo general el conflicto suele agravarse, por factores tales como el cambio de roles personales y familiares, la falta de recursos psicológicos de afrontamiento, la falta de recursos económicos familiares, los antecedentes psicopatológicos familiares, la pérdida de la autonomía e independencia personal, el choque de intereses de cada uno de sus protagonistas en su propio ciclo vital, el choque de dos generaciones, la transición de la autovalencia o autonomía del adulto mayor a la dependencia y minusvalía del anciano demencial o enfermo y la tensión y angustia generada por esta ambivalente relación.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!