El Arte de Aprender y Enseñar, Introducción

El escrito que a continuación presento es el resultado del estudio de la materia y de la experiencia, no sólo de cómo se aprende, o de pensar cómo se hubiera podido aprender mejor, sino de la actividad en la enseñanza a profesores y maestros; igualmente es el fruto de las opiniones de los padres de familia y de la crítica de los mismos a la aplicación de los métodos clásicos en la enseñanza de sus hijos. También las críticas de los mismos estudiantes me sirvieron para analizar los problemas de la enseñanza-aprendizaje. Por otra parte, todos pasamos por el proceso de enseñanza-aprendizaje; cada ser humano en la actualidad anhela cómo aprender más y más rápido, con mayor facilidad; la preocupación se ha llevado hasta intentar la enseñanza, o mejor, el aprendizaje por medio de aparatos electrónicos, que mediante audífonos aplicados mientras el sujeto están en período de sueño normal, inconscientemente aprenda sin darse cuenta; el sujeto graba como si fuera otra máquina grabadora que automáticamente funciona captando las frecuencias de ondas que llevan mensajes con contenido previamente programados. Está forma enseñanza contrapone a las clásicas, antiguas, en las que se empleaban la memoria consciente  del material. De una a otra manera existe una variedad de métodos, con audiovisuales o sin ellos, pese a que éstos, ahora, casi nunca se omiten.

Este libro está dedicado más a los padres de familia, a los pedagogos y psicólogos y a los alumnos que deseen conocer la dinámica del aprendizaje, las teorías psicoanalítica aplicadas al aprendizaje, la psicología de la vida moderna y su importancia en la educación, el proceso de aprendizaje propiamente dicho, los elementos básicos del aprendizaje, los métodos, la dinámica, la neurosis, la inhibición, la psicoterapia y el aprendizaje, la tecnología moderna aplicada al aprendizaje, los premios, los castigos, los estímulos y la disciplina; finalmente planteó la evaluación en el proceso de enseñanza- aprendizaje y la orientación vocacional; todo esto con el objetivo de aprender a pensar mejor con respecto a la enseñanza y el mismo aprendizaje.

Con todas estas líneas no se intenta realizar una obra didáctica para pedagogos o metodólogos, sino más bien están dirigidas a despertar interés en las disciplinas de la psicología especialmente del psicoanálisis, con las cuales se pueden tener un nuevo enfoque y una nueva actitud ante la tan difícil labor que es la de enseñar y aprender. Recordemos aquellas frases que dicen “Cuán difícil, si no imposible, es enseñar, gobernar y ser padre al mismo tiempo”; “aprendemos de quien más amamos” y “quien trabaja con amor no trabaja”. Es conociendo como podemos aprender a amar,  y es amando como no sentimos el peso del trabajo sino el placer del mismo.

No se trata de plantear la metodología de cómo se pueden desarrollar las capacidades mentales, las de la memoria, las de la  inteligencia, pero sí facilitar las diferentes funciones mentales para hacer posible comprender, asociar, interpretar, encontrar las soluciones y con ellas poder abstraer mejor para llegar a realizar un discurso que, gramatizado e integrado a otras funciones, pueda conceptualizarse progresivamente y comunicarse el pensamiento realizando análisis y síntesis. Conociendo todas estas disciplinas, no se logra el prender propiamente dicho y menos la perfección en el enseñar; para ello hay que trabajar, y ahora en esta época hay que hacerlo arduamente, puesto que es necesario conocer más y mejor, ante un mundo de competencia en donde los otros, y cada uno de nosotros, estamos luchando por la subsistencia.

En esta obra se plantea, en otras palabras, la teoría y la teoría de la práctica de la enseñanza y del aprendizaje. La práctica se realiza mejor, obviamente, con una teoría, pero es de aquella, de la práctica, de la que también proviene la teoría. En realidad es la experiencia la que nos puede dar la guía o la evaluación y/o validación de los hechos. Así como existe una teoría y una práctica en el aprender y en el enseñar, también este proceso es un arte, lo que implica un hacer o una realización con orden, funcionante y válido, todo lo cual nos da la armonía o el equilibrio. Ahí residirá el arte. El arte de enseñar y aprender puede, en parte, estudiarse en textos, pero el maestro nace para tal aunque se hace para cual. En la vocación del maestro reside en parte ese arte de enseñar. Podemos aprender muchas técnicas para enseñar, pero si no existen la vocación y el arte innato, estaremos frente a técnicos fríos, sin la comprensión humana de la innumerable variedad de acciones y actitudes que tiene el ser humano en el transcurso de la vida y en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Este libro intenta satisfacer grandes necesidades con respecto a la educación y llenar vacíos en cuanto al pensamiento, al conocimiento, al aprendizaje y a la enseñanza, sin caer en la falacia y omnipotencia de que la metodología, la educación personalizada, la comprensión del pedagogo, del padre de familia o del profesional (médico psicoanalista, psicólogo, pedagogo, fonoaudiólogo, etc.) van a poder solucionar todos los problemas del aprender y del enseñar. Además, todo no está expuesto, comprendido y menos, resuelto. Este escrito es sólo un acercamiento más al problema del enseñar y del aprender, y una demostración de que es un trabajo difícil que implica no sólo utilizar capacidades, métodos, instrumentos y medios, sino que entraña todo un arte.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!