Características de la Cultura Tiahuanaco

La cultura Tiahuanaco estuvo dividida en tres clases: la élite, los artesanos y los campesinos. Sus principales fuentes económicas fueron la agricultura, la ganadería y las artesanías.

La cultura Tiahuanaco fue una cultura que tuvo presencia en el norte de Chile, en Bolivia y Perú principalmente. Se desarrolló entre los años 1.500 a.C a 1.187 d.C a orillas del lago Titicaca; la ciudad Tiwanaku fue la capital y principal centro religioso, ubicado a una altitud de 3.842 msnm.

Los Tiahuanaco fueron una de las civilizaciones más longevas ubicadas el sur de la zona Andina, se caracterizó por ser una sociedad teocrática, es decir, que creían que la autoridad política emanaba de Dios basando así su forma de gobierno. (Ver más Civilizaciones AQUÍ)

Características de la Cultura Tiahuanaco

Organización Social y Política

La organización social estuvo dividida en tres clases: la élite, los artesanos y los campesinos o comuneros. En algunas reseñas históricas se incluye una cuarta clase que era la de los comerciantes.

En cuanto a la organización política, como lo mencionamos antes eran teocráticos, el dominio de territorios no lo hicieron a través de guerras ni con fuerzas militares.

Al contrario, esta cultura reforzó su poder religioso concentrado en la ciudad capital, y así lograron ampliar su dominio hacia el bosque tropical por la zona oriental y hacia la costa por la zona occidental.

Ciudades de los Tiwanaku

Durante la época de la cultura Tiahuanaco se conocieron al menos seis ciudades importantes para el desarrollo de esta civilización. La principal fue la capital Tiwanaku, centro urbano y religioso, por ende, con poder político. Se ubicó en las riberas del lago Titicaca en los límites al sur de La Paz con Bolivia.

Otra ciudad importante fue Khonkho Wankane. Se le consideró como centro administrativo ubicado en el valle del río Desaguadero. Pajchiri, Conchamarca, Lukurmata fueron ciudades de la cultura Tiahuanaco que se ubicaron en Bolivia.

Conchamarca cuenta con dos caminos tallados en roca y una fortaleza; Pajchiri y Lukurmata se caracterizaron por contar con camellones para una agricultura intensa.

Ojje fue otra ciudad destacada de esta civilización, según los restos hallados tenían terrazas para cultivos, pues la cultura sufría de inundaciones debido al deshielo de Quelcceya. Por tal motivo construyeron plataformas y campos elevados para sembrar. (Te puede interesar también: Sitio Arqueológico de los Taironas)

Ciudad Arqueológica de Tiahuanaco

La Ciudad Arqueológica de Tiahuanaco es un sitio arqueológico ubicado en la meseta del Collao, cerca del lago Titicaca, en lo que hoy es Bolivia. Esta ciudad es el centro principal de la cultura Tiahuanaco, una civilización preincaica que floreció entre los años 200 a.C. y 1000 d.C.

La Ciudad de Tiahuanaco es famosa por sus monumentos y estructuras arquitectónicas impresionantes, que han despertado el interés y la admiración de arqueólogos y visitantes por igual.

Principales características de la Ciudad Arqueológica de Tiahuanaco

Templo de Kalasasaya: es uno de los monumentos más destacados de Tiahuanaco. Este templo rectangular tiene una plataforma elevada y está rodeado por columnas monolíticas. En el interior, se encuentra el famoso “Monolito Ponce,” una escultura tallada en una sola pieza de andesita.

Puerta del Sol: otro elemento icónico de Tiahuanaco, esta monumental puerta es conocida por su bajorrelieve esculpido en piedra, que representa una figura antropomorfa con características estilizadas. La Puerta del Sol ha sido objeto de debate en cuanto a su significado y función.

Monolitos: la Ciudad de Tiahuanaco cuenta con varios monolitos, incluyendo el Monolito Fraile, que representa una figura antropomorfa con rasgos estilizados y símbolos geométricos. Estas esculturas monumentales son ejemplos destacados del arte tiahuanacota.

Acapana: es una pirámide escalonada que formaba parte del complejo arquitectónico de Tiahuanaco. Se cree que tuvo funciones ceremoniales y religiosas, y su construcción refleja la habilidad técnica de los tiahuanacotas en el trabajo con grandes bloques de piedra.

Puma Punku: aunque no es parte directa de la Ciudad de Tiahuanaco, Puma Punku es otro sitio arqueológico cercano que contiene impresionantes bloques de piedra tallada con precisión. Se especula que pudo haber sido un centro ceremonial o un lugar de importancia en la planificación urbana de Tiahuanaco.

La Ciudad Arqueológica de Tiahuanaco ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a su importancia histórica y cultural. A pesar del tiempo transcurrido, las ruinas de Tiahuanaco siguen siendo un testimonio impresionante de la habilidad arquitectónica y artística de la cultura Tiahuanaco, proporcionando valiosa información sobre la antigua civilización andina.

Economía de la Cultura Tiahuanaco

Fueron principalmente agricultores, ganaderos y artesanos. De hecho, tuvieron un manejo intenso de la agricultura, sembraron principalmente quinua, papa, yuca, la oca que es un tubérculo andino y varias frutas. Justamente, a la cuenca del Lago Titicaca se le considera como el lugar de origen de la quinua.

A su vez, tenían suelos no aptos para la agricultura por lo que destinaron estas tierras para la ganadería, pues eran tierras cubiertas de pastos naturales. También se dedicaron al comercio y la caza.

Arte en la Cultura Tiahuanaco

El arte de la cultura Tiahuanaco se reflejó en varias expresiones, primero la arquitectura que fueron construcciones de piedra rectangulares o dólmenes como también se le conoce que hacían de vivienda. Las chulpas que fueron construcciones hechas con piedra y barro al comienzo y luego con base de piedra pulida y labrada con fines funerarios.

Entre los restos arqueológicos más importantes de la cultura Tiahuanaco se encuentran las chulpas de Sillustani, el palacio de Kalasasaya, las terrazas de Pumapunku, la fortaleza de Akapana y la Portada del Sol. (Lee también: Pirámides de Teotihuacán en México)

Ésta última es muy famosa, se trata de una piedra gigante de 3 metros de alto, 4 metros de ancho y casi 1 metro de espesor. Esta piedra gigante tiene un hueco en la parte inferior que es como si fuera una puerta, arriba se encuentra esculpida la figura del dios Wiracocha rodeado de otros dioses.

La cerámica, la metalurgia y la escultura también fueron expresiones artísticas importantes de los Tiahuanaco. En la escultura se destacan los monolitos muy grandes como el de Bennet y el de El Fraile; la metalurgia se evidenció en la producción de piezas en plata y oro como brazaletes, orejeras y otras piezas ornamentales.

Finalmente, la cerámica que se caracterizó por tener pintados de color blanco, rojo, anaranjado y café y de animales como la serpiente, el cóndor y felinos. El pebetero y el kero fueron las formas predominantes de la cerámica de la cultura Tiahuanaco.

Cronología y Periodos de la Cultura Tiahuanaco

La cultura Tiahuanaco se desarrolló a lo largo de un extenso período de tiempo, y los estudios arqueológicos han permitido establecer una cronología aproximada. Aunque las fechas exactas pueden variar según las fuentes y las investigaciones en curso, se puede ofrecer una cronología general de la cultura Tiahuanaco en base a las evidencias arqueológicas existentes:

Formativo Temprano (1500 a.C. – 200 a.C.)

Durante esta fase inicial, se evidencian las primeras ocupaciones humanas en la región del lago Titicaca. Aunque no se atribuyen directamente a la cultura Tiahuanaco, estos asentamientos tempranos sientan las bases para el desarrollo posterior.

Formativo Medio (200 a.C. – 500 d.C.)

Este periodo marca el surgimiento de la cultura Tiahuanaco propiamente dicha. Durante esta fase, se construyen las primeras estructuras arquitectónicas y se desarrollan las características distintivas de la cultura, como la cerámica y la escultura en piedra.

Formativo Tardío (500 d.C. – 700 d.C.)

Durante esta etapa, la ciudad de Tiahuanaco experimenta un auge en su desarrollo. Se construyen monumentos imponentes, como el Templo de Kalasasaya y la Puerta del Sol. También se observa una expansión en la influencia cultural de Tiahuanaco en las regiones circundantes.

Horizonte Medio (700 d.C. – 1000 d.C.)

Esta fase marca el apogeo de la cultura Tiahuanaco, con la consolidación de su poder y la expansión de su influencia. Sin embargo, hacia el final de este periodo, se evidencian señales de declive, como la decadencia de algunas estructuras y cambios en la iconografía.

Colapso y Desaparición (1000 d.C. en adelante)

Después del Horizonte Medio, la cultura Tiahuanaco experimenta un declive marcado. Se especulan varias teorías sobre las causas, incluyendo factores climáticos, cambios en la gestión del agua y conflictos internos. La ciudad de Tiahuanaco deja de ser un centro urbano importante, y la cultura gradualmente desaparece.

¿Qué Cultura dio Origen a la Cultura Tiahuanaco?

La cultura que dio origen a la civilización Tiahuanaco es un tema que aún no se ha esclarecido de manera definitiva y sigue siendo objeto de investigación y debate entre los arqueólogos y los historiadores.

La cultura Tiahuanaco emergió en la región andina alrededor del lago Titicaca, pero sus orígenes específicos y la identidad étnica de sus fundadores no están completamente determinados.

Algunas teorías sugieren que la cultura Tiahuanaco pudo haberse desarrollado de manera autónoma, evolucionando a partir de comunidades locales en la región del lago Titicaca. Otros investigadores plantean la posibilidad de influencias externas y la interacción con culturas vecinas.

Es importante señalar que la región andina era habitada por diversas culturas y grupos étnicos antes del surgimiento de Tiahuanaco, y las interacciones culturales y los intercambios pueden haber sido complejos. Además, la falta de evidencia escrita en esta cultura hace que la reconstrucción de su historia sea más desafiante.

Religión y Dioses de la Cultura Tiahuanaco

La información sobre la religión y los dioses de la cultura Tiahuanaco es limitada debido a la ausencia de registros escritos y la antigüedad de esta civilización preincaica.

Sin embargo, se han realizado interpretaciones basadas en la iconografía y las representaciones artísticas encontradas en las ruinas arqueológicas de Tiahuanaco.

Figuras antropomorfas y zoomorfas: la iconografía de Tiahuanaco presenta numerosas esculturas y relieves que representan figuras estilizadas con características antropomorfas y zoomorfas. Algunas de estas figuras pueden haber representado deidades, seres sagrados o símbolos con significados religiosos.

Puerta del Sol: la Puerta del Sol es una estructura monolítica tallada en piedra que ha sido objeto de mucha atención e interpretación. La figura central en la Puerta del Sol, con sus rayos y detalles estilizados, ha llevado a algunas especulaciones sobre su papel como representación de una deidad solar o celestial.

Templos y estructuras ceremoniales: los templos y estructuras en Tiahuanaco, como el Templo de Kalasasaya y otras construcciones ceremoniales, sugieren prácticas religiosas y rituales. Estas estructuras podrían haber sido utilizadas en ceremonias religiosas o eventos rituales importantes.

Adoración a elementos naturales: dada la ubicación geográfica de Tiahuanaco en la región andina, es probable que la cultura haya venerado elementos naturales como el sol, la luna, las montañas y el agua. Muchas culturas andinas tenían una conexión espiritual con la naturaleza, y esto podría haber sido también el caso en Tiahuanaco.

¿Cómo Eran las Viviendas de la Cultura Tiahuanaco?

La información sobre las viviendas de la cultura Tiahuanaco se obtiene principalmente a través de evidencias arqueológicas, ya que no existen descripciones escritas de la arquitectura doméstica de esta civilización preincaica.

Las viviendas en Tiahuanaco eran construcciones simples, generalmente de forma rectangular, y estaban adaptadas al entorno geográfico y climático de la meseta del Collao.

Algunas características típicas de las viviendas tiahuanacotas incluye

Materiales de construcción: las viviendas estaban construidas principalmente con materiales locales, como adobe (bloques de tierra secados al sol) y piedra. Estos materiales eran abundantes en la región y proporcionaban aislamiento térmico, algo crucial en las altitudes elevadas de la meseta.

Estructuras de piedra: aunque las viviendas domésticas eran más modestas en comparación con las estructuras monumentales, la cultura Tiahuanaco mostraba habilidades avanzadas en el trabajo con la piedra. Los muros de algunas viviendas estaban construidos con bloques de piedra tallada con precisión.

Techos de paja o ichu: se cree que los techos de las viviendas eran generalmente de paja o ichu, una gramínea de la región andina. Estos materiales eran abundantes y proporcionaban aislamiento térmico contra las variaciones de temperatura en la meseta.

Estructuras rectangulares: las viviendas típicas tenían forma rectangular y estaban organizadas en patrones regulares en los asentamientos. La disposición de las estructuras sugiere una planificación urbana cuidadosa, aunque a menor escala que las monumentales estructuras ceremoniales.

Espacios multifuncionales: las viviendas podían tener divisiones internas para crear espacios específicos, pero la disposición exacta variaba. Se piensa que algunas estructuras servían para propósitos multifuncionales, como áreas de vivienda y talleres.

Adaptación al entorno: dada la altitud y las condiciones climáticas de la meseta del Collao, las viviendas estaban diseñadas para resistir las temperaturas frías y las posibles variaciones climáticas. Además, las estructuras urbanas de Tiahuanaco se adaptaban al relieve del terreno.

Resumen Cultura Tiahuanaco

La cultura Tiahuanaco fue una civilización preincaica que floreció en la meseta del Collao, en la región andina de América del Sur, entre los años 200 a.C. y 1000 d.C. Su centro principal fue la ciudad de Tiahuanaco, ubicada en lo que hoy es Bolivia.

Aunque no se conoce con certeza la etnicidad de sus habitantes, la cultura Tiahuanaco dejó un legado arquitectónico y artístico impresionante que ha fascinado a los arqueólogos y estudiosos.

Principales características de la cultura Tiahuanaco

Arquitectura monumental: los tiahuanacotas construyeron impresionantes estructuras arquitectónicas, siendo el Templo de Kalasasaya y la Puerta del Sol dos de sus monumentos más destacados. Utilizaron bloques de piedra tallada con gran precisión, creando estructuras duraderas que aún perduran en la actualidad.

Esculturas y monolitos: la cultura Tiahuanaco es conocida por sus esculturas de piedra, incluyendo los famosos monolitos Ponce y Fraile. Estas esculturas representan figuras humanas estilizadas y zoomorfas, con detalles geométricos y simbólicos.

Agricultura: desarrollaron sistemas avanzados de agricultura en la altiplanicie andina, aprovechando las técnicas de terrazas y canales de riego para cultivar alimentos en un entorno desafiante.

Cerámica: la cerámica tiahuanacota es reconocida por su calidad y diseño. Los ceramistas producían piezas decoradas con motivos geométricos y figuras estilizadas.

Comercio: se cree que la cultura Tiahuanaco mantuvo extensas redes comerciales con otras culturas de la región, intercambiando productos como cerámica, textiles y metales.

Declive: aunque la razón exacta del declive de la cultura Tiahuanaco no está clara, se especula que factores como cambios climáticos, conflictos internos o presiones externas podrían haber contribuido a su desaparición.

El legado de la cultura Tiahuanaco ha perdurado a lo largo del tiempo, influyendo en las culturas posteriores de la región andina. Su arte y arquitectura continúan siendo objeto de estudio y admiración, proporcionando pistas sobre la complejidad de esta antigua civilización.

CLIC AQUÍ Y DÉJANOS TU COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *